Artículo El poder del Pensamiento, la Voluntad y el Karma

El poder del Pensamiento, la Voluntad y el Karma
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Este Artículo se encuentra bajo las categorías de En la categoría , ,

Del libro «La Esencia de la Autorrealización» – Citas de Paramahansa Yogananda

Notas tomadas y compiladas por su discípulo, Kriyananda (J. Donald Walters).

Para comprender el karma debes darte cuenta de que los pensamientos son cosas. El propio universo, en esencia, no se compone de materia, sino de conciencia.

 

La materia responde al poder del pensamiento mucho más de lo que la mayoría de la gente sospecha, porque la fuerza de voluntad dirige la energía y ésta, a su vez, actúa sobre la materia. En realidad, la materia es energía. Cuanto mayor sea la voluntad, mayor será la fuerza energética y mayor será, en consecuencia, el impacto energético en los eventos materiales.

 

Una fuerte voluntad, especialmente combinada con el conocimiento de la energía cósmica, puede hacer milagros. Puede curar enfermedades, sanar a una persona o asegurar el éxito en cualquier empresa. Las propias estaciones obedecen al individuo de gran fuerza de voluntad y profunda fe.

Hasta los seres humanos no iluminados moldean su destino mucho más de lo que sospechan, en función de cómo utilicen su fuerza de voluntad, porque ninguna acción es un acontecimiento aislado. Siempre produce en el universo una reacción que corresponde exactamente a la fuerza y a la clase de energía que hay detrás de la acción. La acción se origina en la voluntad y ésta dirige la energía hacia el fin deseado. De modo que la voluntad se define como: deseo de más energía, dirigido hacia un objetivo.

La energía, como la electricidad, genera un campo magnético y éste atrae sobre sí mismo las consecuencias de la acción. Sin embargo, tarde o temprano cada acción, ya sea de obra, pensamiento o deseo, cosechará su reacción. Es como un círculo que se completa a sí mismo. De modo que el hombre, hecho a imagen de Dios, se convierte a su vez en creador. Cada acción, cada pensamiento, cosecha sus correspondientes frutos.

El sufrimiento humano no es un signo de que Dios esté enojado con el género humano, sino de la ignorancia del hombre respecto de la ley divina. La ley actúa siempre de modo infalible.

 

 

Edición: Romina Medina – Profesora de Hatha Yoga Dinámico

Fuente:  Del libro «La Esencia de la Autorrealización» – Citas de Paramahansa Yogananda

Dejanos tu comentario sobre El poder del Pensamiento, la Voluntad y el Karma