Artículo Estreñimiento – y Su Relación Mental / Emocional

Estreñimiento – y Su Relación Mental / Emocional
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Este Artículo se encuentra bajo las categorías de En la categoría ,

“El Gran Diccionario de las Enfermedades”

Extraído del libro anterior por Jacques Martel.

El estreñimiento toma lugar en el interior del intestino cuando los movimientos musculares que permiten la eliminación se hacen en ralentí, lo cual provoca un atascamiento de residuos. Estos residuos sólo son la manifestación física de mis ideas negativas, mis preocupaciones, mi ira, celos que me entorpecen. El estreñimiento generalmente está asociado a una dieta pobre en fibras alimentarias. Esto es la indicación de una gran voluntad de controlar los acontecimientos de mi vida y que resulta de una inseguridad interior. Soy una persona muy trastornada que necesita la aprobación de los demás. Por mi inseguridad, incluso llego a ser mezquino. Las situaciones favoreciendo el estreñimiento pueden producirse cuando experimento una situación financiera difícil, cuando tengo relaciones conflictivas o cuando salgo de viaje, porque es cuando soy más vulnerable a sentirme inquieto y “sin anclaje”. Me agarro a mis viejas ideas y a mis bienes personales. Lo que ya conozco me permite cierto control y me da una ilusión de seguridad. Tengo tanto miedo a estar juzgado que rechazo mi espontaneidad, me impido adelantar. Rechazo también mis “problemas” y mis emociones pasadas, por miedo a que vuelvan a aflorar y a que tenga que enfrentarme a ellas. ¿Cuándo me autoricé a tomar mi lugar y a ser yo mismo? ¿Cuál es la última vez que me sentí libre y lleno de entusiasmo? ¿Qué es lo que me detiene?

Debo absolutamente abandonar todo lo que ya no me conviene, soltar. Acepto, aquí y ahora, liberarme del pasado, ir hacia delante y vivir una vida más excitante. Me siento más relajado y hago confianza en la vida.

OBEDECE A TU CUERPO, ¡ÁMATE!

Extraído del libro anterior por Lise Bourbeau.

Bloqueo físico: Se sufre estreñimiento cuando las heces permanecen demasiado tiempo en el intestino.

Bloqueo emocional: Como la función del intestino grueso es evacuar lo que ya no le sirve al organismo, el estreñimiento tiene una relación directa con soltar viejos pensamientos que ya no son útiles. Una persona que retiene sus heces es aquella que se contiene generalmente de decir o hacer algo por miedo a disgustar o a perder algo o a alguien. También es posible que sea una persona mezquina que se apega demasiado a sus bienes y que tiene dificultad para dejar ir aquello que ya no necesita por si llegara a necesitarlo algún día, lo cual es poco probable. El estreñimiento se puede producir también cuando una persona se siente forzada a dar algo (su tiempo, su persona o su dinero). Cuando da, lo hace para no sentirse culpable, pero preferiría guardarlo para sí. Puede ser que tenga ideas fijas acerca de un incidente del pasado y que lo dramatice en exceso. No puede soltar sus ideas. Esta tensión, causada por la dificultad para alejarse del pasado, engendra preocupaciones, malas ideas, furor, miedo de ser humillado e incluso celos.

Bloqueo mental: Si padeces estreñimiento, tu cuerpo te dice que es el momento de dejar ir las viejas creencias, que ya no te sirven. Deja lugar para lo nuevo. Te dice que es necesario dejar que el intestino evacue como debe si quieres ingerir más alimentos. Lo mismo ocurre con tus pensamientos. Las preocupaciones, las malas ideas, etc., deben ser tratadas como desechos del plano mental y deben ser evacuadas como tales. El hecho de creer que debes retener siempre por miedo a perder a alguien o algo no es bueno para ti. Sería mucho mejor que verificaras si realmente pierdes algo al permitirte decir o hacer lo que quieres. Esta es una nueva actitud que seguramente te beneficiará más.

Bloqueo espiritual: Para conocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad importante de tu SER, utiliza las preguntas sugeridas.

La Enfermedad Como Símbolo

Extraído del libro anterior por Ruediger Dahlke.

Plano corporal: intestino grueso (subconsciente, mundo subterráneo).

Plano de los síntomas: No querer albergar algo, mantener (heces=oro); ahorro/avidez; incapacidad de desprendimiento en el área material; miedo a quedarse sin medios; quedarse con lo que hay que devolver al mundo y que a uno le es superfluo; cargarse con cosas inutilizables; lentitud: no acabar con la digestión; perfeccionismo: tomar al pie de la letra lo de «no la cagues»; miedo a que salgan a la luz del día los contenidos inconscientes (del reino de las sombras); avergonzarse del lado oscuro propio; rechazo de las sombras profundas; incapacidad de dejar detrás de sí las impresiones psíquicas; resistencia: boicotear el cambio de lo viejo (heces) por lo nuevo (vida); no participar en el ciclo de la vida; rigidez y lentitud; vida dura y seca; secar el pantano plutónico subterráneo por miedo (a lo femenino primigenio); postura interior: 1. el mundo no vale que le de mis tesoros (simbólicamente el contenido de los reinos de las sombras y de los muertos es muy valioso: el asno de oro); 2. me divierte poseer: placer en el poder mediante la posesión, avidez (sensaciones de placer al retener las heces ya que en el recto hay muchas terminaciones sensibles); 3. No me interesan los intereses del mundo.

Realización: abrir las fronteras pero aprender a mantener lo que necesita todavía; aprender a conservar las estructuras fiables; confesar la propia incapacidad de desprendimiento y, cuando se sienta uno inseguro en sus fronteras, aprender a recoger y soltar el polo opuesto; mostrar contenidos inconscientes: psicoterapia; aprender a conocer y aceptar la corriente de la vida «todo fluye»; confrontación con las sombras; reconciliación con lo femenino primigenio oscuro; retener los tesoros interiores (aprender a guardar secretos); desarrollar más la integridad, en lugar de «maldecir» a los demás.

Resolución: Encontrar el centro entre los impulsos de guardar y de entregar; aprender la necesidad de dar y recibir del propio intestino; reconocer el principio de «morir y ser» y aprender a entender que todo en la vida es pasajero.

Relación con los principios elementales: Plutón.

Estreñimiento del viajero

Plano corporal: intestino grueso (subconsciente, mundo subterráneo).

Plano de los síntomas: miedo a desviarse de lo normal, de las normas y de las reglas de la vida; miedo al caos, al extranjero «falto de higiene»; miedo al femenino primigenio, a lo viviente original, que por seguridad se deja secar (en el estreñimiento se extrae demasiada agua en el intestino grueso); inseguridad en cuanto al aprovisionamiento; mejor comer lo malo conocido que lo nuevo por conocer; negativa al intercambio con el nuevo país (huelga inconsciente); mejor llevarse a casa los tesoros recién adquiridos; problemas con el dar y tomar; reserva, falta de vida.

Realización: confesar que el estrecho vínculo con las normas y estructuras es sinónimo de miedo; reconocer el rechazo propio al mundo inferior femenino; la próxima vez llevar a efecto con toda sinceridad el sentimiento de «mejor me habría quedado en casa»: reconocer que no tiene sentido visitar un país para boicotearlo.

Resolución: reconocer la estrechez propia y echar raíces en el pequeño mundo propio antes de aventurarme al polo opuesto: reconciliarse con el mundo y resolver los miedos propios, iniciar un intercambio vivo.

Relación con los principios elementales: Luna / Plutón.

Sana Tu Cuerpo

Tomado del libro anterior por Louise Hay.

Estreñimiento: Negativa a abandonar viejas ideas. Estancamiento en el pasado. A veces, mezquindad, tacañería.

Afirmación: A medida que libero el pasado entra en mí lo nuevo y vital. Permito que la vida fluya a través de mí.

Dejanos tu comentario sobre Estreñimiento – y Su Relación Mental / Emocional