Artículo No Soy Un Maestro Espiritual

No Soy Un Maestro Espiritual
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Este Artículo se encuentra bajo las categorías de En la categoría ,

El tema de mi artículo de este mes vino después de una serie de pequeños eventos recientes. No me estoy quejando o despotricando, sino que estoy aclarando. Debería sentirme halagado por el reconocimiento, pero en cambio me encuentro algo irritado.

Me refiero al título de Maestro Espiritual. No soy un maestro espiritual. Soy muchas cosas, pero maestro espiritual no es una de ellas.

La semana pasada me presentaron a alguien como maestro espiritual. «¿Quién yo?» Pensé para mí mismo. No corregí a la persona que me presentó, pero simplemente no me sentó bien a pesar de que la otra persona parecía medianamente impresionada. No pensé más en eso hasta el día siguiente cuando tuve que aprobar una biografía que alguien escribió sobre mí para una próxima publicación. Usaron el término «Maestro Espiritual» en mi biografía. Ahí ya sentí una punzada de irritación, y además me irritaba porque no sabía por qué me irritaba.

¿Sabes cómo es cuando Tu Energía (anteriormente conocida como El Universo) quiere llamar tu atención? Suele ocurrir tres veces seguidas. Efectivamente, unos días después recibí un correo electrónico de una nueva Shaumbra de Europa que descubrió recientemente al Círculo Carmesí. Ella agradeció profusamente al personal por su dedicación y trabajo, y me agradeció por ser un maestro espiritual. Ahora no podía ignorarlo. No soy un maestro espiritual, y en ese momento decidí escribir este artículo sobre por qué este título se me mete en la piel.

Investigué un poco en internet antes de comenzar a escribir mi artículo. Un sitio web describió a un maestro espiritual como: “Una persona con el rol y la responsabilidad de enseñar a un ser humano o ser universal lo que necesita saber, aprender y comprender a nivel espiritual para contribuir a su acuerdo con el alma, el propósito del alma o la evolución espiritual». Wou, esa es una gran responsabilidad para que cualquiera asuma por otra persona. ¿Es incluso posible que un supuesto maestro espiritual le enseñe a alguien lo que necesita saber, aprender y comprender?

Incluso hay un sitio web llamado SpiritualTeachers.org. El autor del sitio web revisa a los maestros espirituales en una escala de 1 (peor) a 5 (mejor). Afortunadamente, no estoy en la lista en el sitio. Hay algunas cosas interesantes allí, pero creo que el autor se considera un maestro espiritual, por lo que sospeché de inmediato. Nada como un maestro espiritual clasificando a otros maestros espirituales.

Wikipedia enumera alrededor de 4,000 maestros espirituales estadounidenses. Estoy en esa lista, aunque no tengo idea de cómo llegué allí. También veo que estoy incluido en varias listas diferentes de «vigilancia de culto» como maestro espiritual de reputación cuestionable. Por cierto, nunca hagas una búsqueda en Google de ti mismo a menos que hayas dormido lo suficiente y que tengas un plato de Wheaties para el desayuno. Puede ser feo.

Me molestó que todo este asunto del «maestro espiritual» me molestara. «No es gran cosa, déjalo ir», me dije. Pero aun así sentí una profunda molestia. Finalmente, me hizo ver lo que soy, en lugar de lo que no soy.

Soy un canalizador, que es muy diferente a ser un maestro espiritual. Mi función es traducir información de entidades como Adamus. No me da las palabras para decirlas, sino que transmite una corriente de conciencia. Tengo que ponerlo en palabras, así como seguir su ritmo, gestos, énfasis, etc. Incluso Adamus no dice ser un maestro espiritual, aunque lleva el título exaltado de Gran Maestro Ascendido y el presidente autonombrado del Club de Maestros Ascendidos. Adamus simplemente reúne nuestra energía y nos devuelve lo que ya sabemos y lo que estamos listos para escuchar. Es un gran espejo, pero no un maestro espiritual. Entonces no, solo porque alguien es un canalizador no lo califica para ser un maestro espiritual.

Son solo traductores multidimensionales.

Soy un contador de historias. Cuando las personas acuden en busca de consejos y orientación, encuentro que contar historias es una de las mejores maneras de permitirles ver cosas que ya están dentro de sí mismas. Aprendí esto de Adamus. ¿Por qué dar una conferencia didáctica aburrida cuando puedes ofrecer una historia llena de expresión y sabiduría? Contar historias requiere que seas conciso, inteligente e imaginativo. Es mucho más fácil y entretenido para alguien escuchar una historia o una fábula en comparación con muchos conceptos mentales bla, bla, bla.

Soy una persona de negocios y estoy orgullosa de ello. Nunca tomé una clase de negocios en mi vida, pero en el camino aprendí a operar un negocio. Cuando comencé a canalizar por primera vez frente a grupos de la Nueva Era, me sorprendió bastante su profunda distancia para con los negocios. Hubiera sido mejor decirles que era un convicto fugitivo en lugar de admitir que era una persona de negocios. Como casi todo en la vida, las empresas pueden fomentar la corrupción o los juegos de poder, pero en esencia una empresa es una forma de administrar y equilibrar un esfuerzo creativo, ya sea que esté fabricando asientos de inodoro o dirigiendo una empresa de distribución de contenido. He visto fracasar a muchas organizaciones espirituales porque no supieron cómo administrar un negocio. El Círculo Carmesí opera como una compañía internacional impecable con 15 miembros del personal. Entendemos claramente que el negocio está aquí para apoyar a Shaumbra en todo el mundo, no solo para ganar dinero. La empresa admite el contenido (mensajes), no al revés. Llamamos a nuestro negocio «sostenible», lo que significa que devolvemos cualquier beneficio a nuevos servicios para Shaumbra.

Soy un facilitador del espacio seguro. Lo que me da la mayor satisfacción, y es mi verdadera pasión, que es crear un espacio seguro. No soy un maestro espiritual, pero me encanta crear el espacio seguro para que los Shaumbra se conviertan en sus propios maestros espirituales. El espacio seguro tiene lugar en muchas formas diferentes. Cada vez que realizamos un taller, estamos creando un espacio seguro para que Shaumbra permita sus propias transformaciones. Aunque los asistentes piensan que van a escuchar algo nuevo de Adamus, la verdad es que vienen para sus propias realizaciones mientras Adamus distrae y entretiene. Soy un poco fanático de configurar el espacio seguro. El espacio tiene que ser correcto, desde las dimensiones de la sala hasta la colocación de las sillas, el sistema de sonido, las ventanas, los refrigerios y la iluminación. Si la sala se siente segura, los asistentes pueden relajarse y permitir que salga el maestro espiritual dentro de sí mismos. El mismo principio de espacio seguro se aplica a las transmisiones por internet, las clases en la nube, las interacciones con el servicio al cliente, la revista mensual Shaumbra, los libros y cualquier otro «punto de contacto» que Shaumbra tenga con el Círculo Carmesí. El nuevo Pabellón Shaumbra en Villa Ahmyo en Kona es un hermoso ejemplo de espacio seguro. Todo se tuvo en cuenta, incluidas las proporciones del edificio, la madera, la iluminación y la circulación del aire, los sistemas de sonido, los jardines, la posición del sol, el área de descanso y miles de otros detalles que lo convierten en un verdadero espacio seguro de Shaumbra. El trabajo del personal del Círculo Carmesí es asegurarse de que sea un espacio seguro, sin importar la forma que tome. Dentro del espacio seguro, Shaumbra puede aportar sus aspectos más oscuros a la sabiduría. Sin un espacio seguro, los aspectos continúan dirigiéndose al espectáculo. Me enorgullece y me alegra ayudar a crear ese espacio seguro para Shaumbra, luego el resto depende de ellos.

Entiendo que nadie se ofenderá cuando se refieran a mí como maestro espiritual. Solo me molesta porque no puedes enseñarle espiritualidad a nadie. Puedes sugerirles libros para que lean, videos para ver o clases para tomar, pero no creo que puedas ser el maestro espiritual de alguien. Hay una falla en la persona que piensa que necesita un maestro espiritual, y una falla mayor en alguien que se considera un maestro espiritual. Pueden escuchar a alguien que atraviesa su crisis espiritual e incluso ofrecer algunas historias propias, pero en última instancia solo hay un maestro espiritual. Es el Maestro que ya está dentro de ti, esperando que dejes de buscar respuestas fuera de ti. Ese maestro espiritual, el Maestro interno, tiene un solo cliente, y ese cliente eres tú.

 

Artículo de la Revista Shaumbra Enero 2020

Traducción: Héctor Santos Ramallo

Fuente: El Manantial del Caduceo.

Dejanos tu comentario sobre No Soy Un Maestro Espiritual