Canalización Barreras y Filtros – Permiso

Barreras y Filtros – Permiso
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Adironnda, Kryon canalizado por Lee Carroll, Marilyn Harper

Marilyn Harper:

¡Ahh! De modo que es buen día para ustedes otra vez, una última vez. Aquí estamos, en realidad virtual, ciudad de Nueva York. Ahora queremos contarles una pequeña historia sobre la ciudad de Nueva York. Nuestro vehículo Marilyn tuvo un cambio en su vida, dos veces, en la ciudad de Nueva York. Porque, verán, es la ciudad del cambio. Es la ciudad de todos los accesos, es la ciudad donde todo (se ríe) es posible. Sí, ya sabemos, todo es posible en todas partes, aquí también. Pero por alguna razón, se magnifica en la ciudad de Nueva York.

Así que, como comprenden, les contaremos una pequeña historia sobre nuestro querido vehículo Marilyn y su experiencia en la ciudad de Nueva York. Ella tenía 29 años, y fue a Nueva York con una amiga, y su amiga era de Parsons, Kansas. ¿Pueden imaginar a estas dos? Jovencitas, que no tenían ni idea de qué hacer, y se fueron a Nueva York por una semana. No sabían qué hacer ni cómo hacerlo. Sin embargo, estaban divinamente protegidas, igual que ustedes en cada momento en su mundo. ¿Cómo?

Estaban paradas en una esquina, con todos sus mapas de la ciudad, y los mapas de los subterráneos, tratando de llegar a la estatua de la Libertad, el gran llamado del mundo. Y este enorme tipo, muy temible, que medía unos 6 pies 5 pulgadas y tal vez pesaba unas 300 libras (N.T. 1,95 m. y 137 kg), no gordo sino grandote y musculoso y de aspecto temible con grandes cadenas y todo eso. Dijo: “¡Muchachas! ¡Vengan aquí!” Las dos chicas, que miden 5 pies (N.T. 1.50 m.), se miraron entre sí, y él dijo: “Vengan aquí ¡ahora!” Las dos temblaban. Tal vez era la vibración del suelo, porque temblaban tanto, y caminaron hasta este gigantón. Y él dijo: “Muchachas, no saquen sus mapas en la esquina. Parecen turistas. Y entonces podrían ser víctimas de alguien que no es tan amable como yo. Resuelvan adónde van cuando están en la habitación de su hotel, y luego pregunten en la recepción por indicaciones, y allí las guiarán. Ahora bien, ¿adónde quieren ir?” (se ríe). Era un tipo muy amable. Y el vehículo Marilyn pensó, ¿Le daremos una propina? ¿Le damos dinero? ¿Qué querrá? Ella empezó a buscar dinero en su cartera, cuando él dijo: “Solo quería protegerlas”. Y siguió su camino. Ya ven, si ustedes creen que estarán divinamente protegidos, lo estarán. Y el universo realmente se re-arreglará para acomodar esa protección.

Otro incidente. En otra ocasión, el mismo viaje a Nueva York (se ríe). Una historia tras otra, ellas tenían, de gente colándose dentro del subte, de modo que pensaron probarlo, con un pase. Nunca intenten eso; hay policía de subte por todas partes. De modo que el policía del subte las paró, y ellas dijeron: «No sabíamos, pensábamos que estaba bien. Pagaremos la multa. ¿Es necesario ir presas?” (se ríe). Y se asustaron mucho.

Sin embargo el policía les preguntó de dónde eran, y dijeron Parsons, Kansas. Y este policía de subte, que al principio parecía tan severo, dijo que su abuela era de Parsons, Kansas. Ahora bien, ¿cuáles son las probabilidades de algo así? De modo que las dejó pasar, recordándoles severamente sobre la ley.

De modo que, aun cuando están aprendiendo sobre leyes nuevas, igual estarán protegidos, y eso es lo que queremos que recuerden. Todo es posible. Siempre están protegidos si creen que lo están. Si creen que no lo están, todo va a salir mal. Porque eso es posible también. Mientras eso se logra, recuerden esas dos historias; podríamos contarles más. Nuestro vehículo Marilyn ha tenido mucha experiencia con historias. Porque, verán, nuestro querido vehículo Marilyn es una que muestra el camino; ella ayuda a otros a encontrar el camino, mientras ella sigue al frente abriendo camino a través de la jungla de la humanidad. Ella sabe que siempre está divinamente protegida, como lo están ustedes.

¿En qué ocasiones de su vida se han sentido divinamente protegidos? Miren alrededor. Piensen, retrocediendo a esas existencias, retrocediendo a esa energía; ¿qué clase de protección han experimentado ustedes, queridos? Que fueron místicas, que fueron eventos que no podrían explicar.

Bueno, ustedes conocían esa Fuente, conocían esa Luz, conocían a ese Dios, o universo, o como sea que llamen a esa energía, que está en cada célula de su campo, y de su cuerpo y de todo lo demás, era su protección divina. Entonces eso les permite crecer, les permite aprender, y les permite darse cuenta de que no hay error en este mundo; que todo está colocado en su camino para la evolución divina de ustedes. ¿Por qué no? ¡Todo es posible! Porque con esa energía, con esa frecuencia aquí, en la ciudad de las posibilidades, aquí, en esta frecuencia vibratoria, que nadie más ha visto o experimentado jamás, ¿qué es posible en su mundo? Eso preguntamos. Es verdaderamente excitante pensar en eso.

Cuando nuestro vehículo Marilyn nos preguntó de qué trataba el mensaje en su meditación de esta mañana, (se ríe) le recordamos que Nueva York y Los Ángeles eran las dos ciudades más atacadas del mundo en todas las películas posibles. Los extraterrestres, los grandes gorilas, los godzilas, todas esas energías. Siempre atacan en los Ángeles y Nueva York. Hemos estado en ambas ciudades en las dos semanas últimas. Virtualmente. ¿Por qué suponen que es eso? Es porque en esas ciudades, esta frecuencia en que ustedes están viviendo, si están aquí en esta parte del mundo, y si no lo están, al menos están aquí virtualmente en este punto del tiempo. Ese es el hacedor de cambios del universo, para recordarse a sí mismos que su intención es la fuerza de vida creativa más magnífica de este planeta y de esta galaxia.

Y si su intención es vivir 100% del tiempo por el amor, desde el amor, con el amor, con respecto al amor, entonces… todo es posible. Entonces se vuelve así. Esa es la clave, queridísimos. Eso es quiénes son ustedes. Dónde están, cómo están, y qué está pasando.

Ahora les pedimos que vayan adentro, que toquen su alma, y recuerden ser el amor que ustedes son en su centro. Y recuerden ver el amor en todos los demás, que es el mismo que en su propio centro. Amor.

Porque vemos dentro de su corazón, y vemos la disposición para construir esa intención de protección, amor y luz, porque esa es la frecuencia más alta de la iluminación. Y entonces se vuelve así.

Y queridísimos seres de luz, nos ha honrado estar con ustedes estos dos días, quisiéramos ver más a ustedes, porque los amamos muchísimo. Amamos su corazón, amamos sus huesos, todas las partes de ustedes. ¡Tanto! Y nos extendemos para tocar su alma, para despertarla – porque todo es posible. Namasté.

Namasté.

Lee Carroll:

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Esta es la cuarta canalización de 4 en la reunión que ustedes han programado para la Ciudad de Nueva York. No es un mensaje largo, pero tal vez uno de los más profundos de los cuatro. Hablamos de bloqueos y de filtros. Voy a llamar a esta el bloqueo de no permitir. Bloqueo de no permitir. Explicaré eso en un momento.

Ninguno de ustedes tiene el concepto – ninguno de ustedes – de la profundidad del amor y la compasión del Espíritu; no la tienen; simplemente no tienen idea. ¿Cuántas veces nos hemos sentado ante ustedes y dado el ejemplo de la madre y el niño? Esa sería probablemente la compasión más elevada del mundo. Cuando la madre mira a los ojos al niño por primera vez; ese es el momento de la bienvenida a la Tierra (se ríe). Y el niño eventualmente abre los ojos, tal vez, entre un llanto y otro, y ve a la mamá. ¿Y qué siente la madre por ese bebé en ese momento? ¿Podrían escribirlo? Han llenado libros, hecho poemas; es más grande que lo que dos enamorados cualesquiera podrían sentir uno por el otro. Es una pasión de compasión que va más allá de toda medida en el espíritu humano. Y doy ese ejemplo porque el amor del Espíritu por ustedes es exponencialmente mayor que eso. Ustedes no pueden ni comprenderlo; es demasiado grandioso, demasiado grande. Y esa es la verdad; no hay verdad más grande que esta: eres amado por la Fuente Creadora.

Durante todo este fin de semana, ¿ustedes han notado el impulso de los mensajes de mi socio? Los que expandían los límites, diciendo ¿están aquí por accidente? ¿Cómo llegaron aquí? ¿Había un plan? ¿Hay otros como ustedes en el universo? ¿Hay otra vida? ¿Es una vida ascendida? ¿Es que hay un plan? Y la respuesta es ¡sí! ¡Sí! (se ríe) y sí. Ustedes no fueron un accidente; sí, vinieron aquí con un propósito. No importa qué pienses. ¡Sí! El Espíritu conoce tu nombre. Sí. No importa qué pienses, sí, tu alma, eso que eres tú, es amado sin medida; eres conocido por Dios. No importa qué hayas hecho; no importa qué te hayan dicho; es más grande que lo que piensas. Porque la humanidad todavía no ha crecido, todo lo que has recibido es un cuento infantil de la enormidad del compromiso entre el espíritu humano y la Fuente Creadora.

Los Maestros que caminaron por esta Tierra les mostraron una compasión que tal vez ustedes ni pensaban que existiera. ¿Cuál es tu Maestro favorito? ¿Qué hizo él? Garantizo que estaba lleno de milagros y compasión, y belleza y amor. Esos son los atributos del Creador en ti. Porque los Maestros que caminaron por la Tierra eran todos humanos; todos estuvieron aquí para mostrarte quién podías ser; qué es posible; qué existe que tú no conocías; qué es más grande que lo que te dijeron.

Algunos de ellos – no uno solo – algunos de ellos hicieron esto, y fue tan grande que los humanos no podían creerlo, así que los eliminaron. No los entendían. Demasiado peligroso que fueran tan poderosos. Hoy ustedes empiezan a ver esos atributos en ustedes mismos.

¿Cuán grandioso piensas que eres? Y la respuesta es: no mucho. ¿Lo ven? Hay una falta de permiso; hay un bloqueo; no pueden permitirse a sí mismos pensar tan alto, ¿no es así? Algunos de ustedes tienen mucho problema para recibir. Eso viene de su educación; no se supone que digan eso, no se supone que puedan recibir cosas: “Oh, no, no, yo no merecía esto, yo no merezco esto, no hagas eso, no hagas eso, Oh, no”. ¿Sabes lo que has dicho al Universo? ¡Que no lo mereces! ¿Tienes conciencia de tus palabras cuando dices estas cosas? La recepción gentil de los regalos es un arte de compasión. Compasión por sí mismos; cuando alguien les da algo, les está diciendo: “te amo, aquí tienes”. Y aún si no te aman, (se ríe) te están dando un regalo y diciendo: “Toma esto, porque quiero dártelo”. Y allí es cuando piensas ¿Cuánto me amo a mí mismo?“Sí, recibiré eso, muchísimas gracias, gracias por tu amabilidad”. Y lo recibes con todo amor y, probablemente, merecidamente. Pero no es eso lo que te enseñan.

Lo grande: ¿Cuánta compasión puedes sentir desde el Creador? ¿Cuánto puedes ser amado? La respuesta es: no mucho. Otra vez: ¿qué te dijeron? “No es así como Dios trabaja” “Dios no me conoce, nací sucio”, y así sigue y sigue. Ese es el cuento infantil. Queridos, son amados sin medida, su nombre es conocido por el Espíritu, y siempre hay una mano extendida – literalmente, una mano extendida – que te dice ¿por qué no pides? ¿Por qué no averiguas? ¿Por qué no investigas un poquito, intentando algunas cosas, para encontrar si estamos allí o no? Nada que ver con las doctrinas, nada que ver con las reglas, todo que ver con una bella relación personal.

Quiero que aprendan la diferencia entre la compasión y la acción compasiva. Muchos de ustedes creen que tienen compasión por otros a su alrededor, y en el nivel que creen, ¡la tienen!, pero no es acción compasiva. La acción compasiva es divina. La acción compasiva proviene del nivel del alma, de comprensión y madurez. La compasión, para muchos de ustedes, es humana; es algo que tienen por ser buenas personas. Ven a personas en problemas y tienen compasión por ellos, empatía por ellos. Pueden decir oraciones por ellos, pueden enviarles energía, pueden hacer una reunión por ellos; eso es compasión.

Déjenme definir la acción compasiva de una manera que realmente la entiendan. Tienen a un individuo que en ese día tuvo muchos problemas, tal vez perdió su trabajo, tal vez no sabe adónde irá luego, quizás debe pagar el alquiler. Esto está en su mente, se acumula la ansiedad, porque no sabe qué vendrá después. Y entonces entra un amigo. Y el amigo dice: “Tengo las mejores noticias. Quiero compartir contigo algo que es hermoso”. Se sientan juntos y dice: “Estoy en un milagro en mi vida, me ha llegado mucho dinero, me ha sucedido esto y aquello”. ¿Y qué hace? ¿Qué hace esa persona? Esa persona de pronto toma su mente y su alma y las combina y siente toda la alegría de la persona que no le pasa lo que a él le pasa, que le ha sucedido algo hermoso, y todo en esa persona celebra con el otro. Salen a cenar, y celebran, y brindan por el éxito de esa persona, mientras el otro se queda allí sin un centavo y no sabe qué hará al día siguiente. Eso es acción compasiva. ¿Ven la diferencia?

Y esto es lo que ustedes no saben. Cuando ustedes empiezan a aliarse con la belleza de lo que les ha sucedido a otros, envían un mensaje sobre la realidad que van a crear para sí mismos. Yo les estoy diciendo que están construyendo una realidad que los sacará de esos problemas que los deprimen, en ese momento, ese día. Cuando pasas un tiempo, detienes tu vida, y celebras con alguien que tiene lo que no tienes, aun cuando desearías tenerlo, ¡eso construye puentes!, de los que nada sabes.

Ustedes ni siquiera tienen nombres para eso todavía; esto es una madurez de compasión y consciencia que está llegando al planeta, cuando entiendan cómo funciona esto. Cuando empiezan a dar de sí mismos, en su consciencia con otros, en alianza. ¿Pueden hacer eso? Tener la madurez para dejar la preocupación y la ansiedad, y celebrar el éxito de otro cuando no parecen tener ustedes nada de eso en ese momento. Y si pueden hacerlo, queridos, están en camino de entender la compasión más alta que existe. La compasión del Creador, que no tiene límite. Es incondicional, de todas las maneras.

Esto es lo que empieza a suceder de humano a humano, cuando el mundo ahora mismo, literalmente, ve lo que está mal con la vieja energía; cuando el mundo se une y hace demostraciones y formula la pregunta: ¿por qué estamos todavía en ese nivel? Sabemos de algo mejor. Estamos evolucionando. ¿Dónde está la acción compasiva que debería estar allí? Nosotros sabemos de algo mejor que eso, y estamos frustrados porque no está en todas partes. Eso es lo que está pasando.

¿Cuánto permiso tienes para sentarte y ser amado, sin importar otra cosa? Porque, les diré: cuanto más permiso tengan para dejar entrar este amor, mayor es su capacidad para crear la realidad que merecen. Es uno de estos bloqueos. ¿El filtro? ¡Já! Imaginen a su alrededor una burbuja: “Querido Espíritu: no permitas que entre nada inapropiado o no benévolo, para que, no importa qué me esté pasando, yo esté siempre dispuesto a celebrar el éxito ajeno. No dejes que me llene con mis propios problemas a tal grado que no pueda celebrar la belleza de los demás. No permitas que ese filtro deje entrar nada que sea inapropiado para eso. Querido Espíritu: permite que el amor que está allí se derrame dentro de mí de tal manera que llene este vaso y cambie cualquier cosa que esté sucediendo en mi vida que sea inapropiada, y que aún no llegó y yo me estoy preocupando por eso. Y haz que yo avance cuando el momento sea el indicado, porque será el indicado. (se ríe). Será el correcto”.

Estas son las herramientas del alma antigua madura, que empiezan a estar en este planeta, y que tienen mucho más alcance, profundidad, fuerza, poder, que lo que hayan visto antes. Es el poder de la compasión, del amor.

Muchos están escuchando esto: saben que tengo razón. Y dicen: “¡Sí! Pero ¿cuándo lo tendrán los otros?” Ellos no lo tendrán, (se ríe) ¡hasta que ustedes se lo muestren! ¿Se dieron cuenta de eso? No se pueden recostar y preguntar cuándo ellos lo tendrán; empiecen a celebrar el éxito ajeno. Empiecen a estar con la gente, enterarse sobre ellos, sin importar qué sucede en las propias vidas. Luego descubrirán que lo que sucede en su vida debido a esto, es un milagro.

Esto es lo que quería compartir con ustedes en este día. Los tiempos están cambiando. Las cosas están cambiando. Los paradigmas están cambiando. Y ustedes están justo donde les corresponde, justo ahora, en todo esto. Es un tiempo de aprendizaje, una curva de aprendizaje, y yo les dije que venía. Conserven el rumbo, como suelen decir, y no se distraigan, como suelen decir, y hagan brillar la luz de tal modo en su vida que otros la vean. Justo ahora.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.

Kryon

 

Ciudad de Nueva York, 6 y 7 de Junio de 2020

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Barreras y Filtros – Permiso