Canalización Cámara del Rey, Gran Pirámide

Cámara del Rey, Gran Pirámide
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

7 – Pirámide de Giza. La Cámara del Rey

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Ciertamente estamos en la Gran Pirámide; dentro de ella. Dentro de lo que se ha llamado la Cámara del Rey. Mi socio me ha traído aquí otras dos veces. Hoy me traerá tres veces, sin embargo daré un mensaje que es el mismo para cada uno de los grupos, de modo que a ningún grupo se le quite la intuición del mensaje que tengo hoy.

Quiero examinar una cosa por un momento y luego ir a un lugar que no esperan que yo vaya. Están en un lugar que es popular en el planeta. Miles y miles y miles de individuos han subido la rampa y se han sentado en este lugar. No todos consiguen tener en ese momento el silencio que ustedes tienen; no todos tienen el tiempo para reflexionar sobre el lugar donde se sientan, como ustedes, porque cuando está el público en general hay mucho ruido ya que la sala parece vibrar con un eco de cierta manera.

Quiero hablar a quienes han vivido más de 50 años, en esta sala o tal vez quienes escuchan, medio siglo, y si les pregunto sobre el tiempo en particular, ustedes dirían «He vivido por muy largo tiempo». Sí, eso es según el reloj; pero ¿qué dice tu consciencia? Habrá quienes tomen una respiración y digan «Mi graduación de la escuela primaria fue hace un momento, la crianza que tuve, los que amé y perdí un momento atrás». Y empiezan a entender que la consciencia de un ser humano no tiene un reloj; que eso lo tienen los mecánicos en Suiza. Su consciencia no ve tiempo de ningún modo, en ningún lugar, ni siquiera cerca de lo que les dicen que es. ¿Sabían que esto es un estudio importante en la Física? ¿Será posible que el tiempo sea variable? Einstein probó que lo era. Todo lo que hay que hacer es moverse lo bastante rápido y se lo puede ralentizar para uno mismo. De pronto esto muestra que el tiempo no es absoluto y que tiene complejidades de las que ustedes no tienen idea. Pero la consciencia es como una máquina del tiempo: pueden ir hacia atrás instantáneamente y vivir allí y no parece que hayan pasado cincuenta años. Tal vez eres una persona joven aquí, de treinta o menos años, te das cuenta que ha pasado muy rápido, ¿no?

¿Qué tal si en realidad el tiempo es algo que existe todo en un lugar, o en alguna clase de círculo que da vueltas y vueltas como lo hace un reloj? Y sin embargo, si se paran en el centro del reloj es diferente, ¿no? ¿Sabían que el gran colisionador de hadrones, ese aparato gigantesco, que hace girar la estructura atómica y observa los protones, está buscando una partícula de tiempo? Están convencidos de que en la estructura atómica, en ese nivel del átomo, parte de él tiene tiempo en su interior; tiene que tenerlo. Porque eso es parte de las reglas sobre cómo funciona la vibración. Pero si encuentran qué es eso y dónde está, tal vez, tal vez, se pueda incluso manipular.

¿Les asombraría saber que en Egipto experimentaron con el tiempo? Y podrían decir, ¿cómo es eso posible, sin la más alta tecnología, sin saber sobre la estructura atómica? Queridos, déjenme preguntar a su consciencia, ¿necesitaron saber sobre la estructura atómica para darse cuenta de que el tiempo se va rápido en su vida?

Experimentos muy ingeniosos para determinar si el tiempo es algo físico. Tal vez redescubran esos experimentos y realmente reconozcan lo que ellos estaban haciendo, y si lo hacen, podrían tener una apreciación mayor que nunca de quiénes eran, de qué eran capaces de hacer y lograr con la matemática de base 12, y muchísima intuición de cómo realmente funcionaba el universo.

Ahora quiero hacer algo con reverencia, y no hay muchos que hagan esto muy a menudo. De los cientos de miles que pasarán por aquí, muy pocos harán lo que estamos por hacer. ¿Ustedes creen que el alma es eterna? Lo es, y la mayoría de ustedes está de acuerdo. Si le hablaran a un egipcio de aquella era en que construyeron esta estructura, y le preguntaran a él, o a sus sacerdotes, o a sus médicos, o a sus compañeros, si el alma es eterna, los mirarían y dirían «De eso se trata todo lo que hacemos. Sí; porque uno pasa un corto tiempo en el planeta y luego se va a una vida después de la muerte». Y esa vida está pintada tan cerca de lo que hoy, que al preguntar a cualquiera de cualquier sistema de creencia ¿Cómo es del otro lado, cuando uno muere? ellos dicen: «Es el cielo. Hay belleza. Nunca envejeces». Esto es intuitivo, queridos; todo ser humano en el planeta reflexiona sobre esto. Está incorporado, para que entiendan que el alma es eterna. El cuerpo no lo es, pero el alma continúa. Y de eso se trata todo esto. De eso se trata esta estructura, y el sarcófago detrás de mí. Tiene que ver con un alma eterna.

Ahora bien, esto no es mitología; esto es realidad espiritual. Por lo tanto, aquí sentados en este año de 2019, ustedes lo creen también. Entonces, aprovechemos lo que ustedes creen y pongámoslo a prueba. El que estuvo en el sarcófago por un rato, y pensó que yacía allí, si todavía anda por aquí, y ustedes dirán, «Bueno, no en su cuerpo, pero su alma está aquí en algún lado». Por supuesto, el misterio de las cosas multidimensionales es que existe lugar para localizarlas – fuera del pensamiento tridimensional. Entonces, si tienen una energía multidimensional, tienen la capacidad para estar en todas partes. Y si dudan de eso, la Física está estudiando eso mismo, y lo llama entrelazamiento. Entonces ahora hemos establecido que aquel para quien fue construida esta estructura, que yació en ese sarcófago, podría realmente estar por aquí todavía. ¡Miles de años! Miles – ¿realmente hace alguna diferencia? Eso es parte del experimento del tiempo en Egipto. ¿Está en un círculo?  ¿Es posible que las matemáticas  muestren esto? Estas son preguntas que sus físicos no son capaces de contestar porque no tienen la elegancia matemática que tenían los egipcios.

Entonces pasemos la página. Quiero llamarlo el Rey. Ustedes dirán «Bueno, ¿quién era?». Esta es la Cámara del Rey, y ustedes dirán «Ese era el Faraón». Ahora bien, como ustedes saben, Faraón significa otra cosa, no es realmente un nombre. Llamémoslo el Rey, el que estuvo en el sarcófago, solo por un momento. No a modo de sesión espiritista; de un modo hermoso y benévolo, entendiendo que el tiempo no existe para él y su alma. Llamémoslo y hablemos con él un momento, y no lo vamos a llamar por su nombre. Querido Rey, estamos en un lugar sagrado y no estamos aquí para violarlo; estamos aquí para respetarlo. Querido Rey, ven a unirte a nosotros por un momento, y siéntete seguro con nosotros. Querido Rey, no diremos tu nombre porque algunos sabemos que ese no fue el nombre que te dio tu madre (se ríe); ese es el nombre que te dio tu linaje. Y en los recesos en el lugar donde amarías a tu madre y a tu padre, cuando te criaban te llamaban por otro nombre. Sabemos esto, de modo que cualquier nombre que digamos sería incorrecto. Entonces permítenos llamarte hermano.

Hermano, estamos en este lugar donde te pusieron para ir a la otra vida. Esto te pertenece, tiene tu nombre, es tu sala. Y te decimos esto: te honramos. Por supuesto que lo sabes, pero, Rey, tengo que decirte algo: casi toda la Tierra te conoce. Esta tumba que has construido puede incluso verse desde el espacio; hoy eres mucho más popular que nunca. Pero por supuesto lo sabes, porque tu alma es eterna, y si puedes permanecer con nosotros solo por un momento, haremos algo que hemos hecho a menudo en otros mensajes. Me gustaría tomar la palabra «rey», en inglés, k-i-n-g, y lo que quiero hacer con ella es asignarle un significado a cada letra para este día.

Una de las letras te la daremos a ti, señor. Y lo que sea que tú nos des, también será transmitido a los dos grupos siguientes que se sienten en esta sala conmigo, que también estarán honrando, no desfigurando sino honrando tu vida y lo que aquí sucedió contigo como ser humano.

La «k» será para «knowingness», por el conocimiento. El conocimiento o el saber que fue capaz de armar todo esto. Hay un reconocimiento del misterio, aún hoy, en este mundo altamente tecnificado, de que para construir este lugar tenía que haber un saber (knowingness) que está más allá de lo conocido por quienes están en este año. Algunos dicen que con suficiente tiempo y suficiente esfuerzo se puede hacer cualquier cosa. Bueno, pues, no puede hacerse sin las matemáticas para planificarlo. No puede hacerse sin los arquitectos que dedicaron años a armarlo. Y hay todo un rompecabezas aquí, no es solo ladrillo tras ladrillo, como ustedes dirían; es qué va primero, qué va último, de modo que las cosas no se puedan mover ni quitar, y qué tamaños son importantes, ¡y hay más!

Nosotros celebramos «knowingness», el «saber», y esa fue tu civilización, señor. Y te miramos a ti y a lo que esto es, y celebramos esa primera letra, k de knowingness.

La «i» va a representar «inspiración». ¿De quién fue esta idea? ¿Y cuándo se presentó por primera vez? ¿Ellos se escandalizaron? (se ríe). ¿O dijeron «Podemos hacerlo»? Algunos de los arquitectos se juntaron y dijeron, «Podemos hacerlo pero no durante tu vida» (se ríe). Tal vez tenían razón, tal vez no. Pero no importaba, porque esto lleva tu nombre y eso es lo que importa. Verás, el nombre sobre la Pirámide que es tuya es un nombre que perdurará para siempre; la cultura conoce ese nombre.

Vamos a dejar que tú nos des el significado de la letra siguiente. ¿Qué quieres hacernos saber de la «n»?  Y lo que tú digas, en este momento, en estos éteres, que yo pueda transmitir, será lo mismo para todos los grupos. ¿Qué es lo que representa «n» que tú quieres que sepamos? (se ríe). Y el rey está riendo, porque dice que es «notas» n-o-t-e-s.  Ahora bien, Rey, ¿quieres decir que has escrito muchas notas? Y él se ríe aún más. Y dice: «¿Piensas que esta Pirámide tiene que ver con el sonido? Cualquier cosa puede producir un sonido. Esto se trata de notas, de las notas en una escala de vibración que ustedes llaman música».  Notas; y ¿de cuáles notas quieres que sepamos? Y él dice «440 vibraciones por segundo». Queridos, ¿ven ustedes alguna semblanza de los cuatros de los que hablamos antes? Aquí están otra vez. Ahora bien, los que están en la música reconocerán eso; el Rey nos acaba de dar un secreto: sucede que eso es la nota A (N.T. en español, nota LA). ¿Se han dado cuenta de que 440 vibraciones por segundo es la nota en la que afinan todas las orquestas sinfónicas del mundo? 440 ciclos por segundo es en música la letra A (Nota La). Es la primera nota de la escala musical; qué coincidencia (risas). Pero lo que él quiere decirles es que esta Cámara está sintonizada a 440 ciclos por segundo. Y si ustedes insertan esa nota, de manera pura, en un oscilador, amplificada en esta sala, se duplica o triplica o, como dicen, resuena más alto que las otras vibraciones, porque esta sala está diseñada para 440 ciclos. Pero esto no acaba allí.

El rey quiere decirles que tal vez ustedes se han perdido algo: que los sarcófagos que ustedes quitaron y llevaron a los museos también resuenan todos a 440 ciclos por segundo. Eso es algo que saben todos los diseñadores de Egipto que construyen estas cosas: tienen que resonar. Es bien interesante que las tumbas de los toros no lo hagan. Esas son para un propósito totalmente distinto, no tienen un humano adentro. Tienen a un dios adentro. Los templos humanos tienen protocolo, y uno de ellos es las notas, los sonidos. Y si ustedes encuentran las frecuencias de resonancia de varias de las Cámaras, los números les dirán mucho respecto a para qué son ellas. Eso fue el final. Gracias, señor.

«G» será por grandeza y grandiosidad, de lo que has permitido a este planeta contemplar. Te honramos. Queremos estar entre los pocos que vienen aquí y dicen «Un trabajo bien hecho, en tu vida, en lo que hiciste, en lo que lograste, como ser humano, en una cultura que ayudaste a controlar y a trabajar con ella como lo hicieron tus padres y tus hijos. No estamos hablando de la consciencia que puede haber estado aquí, ni de las obras, sino de cómo las atravesaste como humano, y cómo te sentiste ante la muerte de tus amigos, y cómo manejaste las incertidumbres y los problemas de esos días. Y lo que hiciste se colocó en un pequeño lugar detrás de mí.

Reconocemos eso; te homenajeamos, señor. Este es tu lugar; es tu lugar de descanso final, y nosotros estamos dentro y muy complacidos de que nos hayas permitido estar aquí en paz y en quietud y en amor. De un humano a otro a través de la vastedad del tiempo que fue ayer.

Reflexionen sobre estas cosas, queridos. Qué podría significar realmente el tiempo y qué no. Permitan que las cosas que verán en las semanas siguientes cobren vida. Cuando vean las transcripciones en los muros, piensen en el transcriptor. El transcriptor no siempre es solo un artista; muchas veces son poetas, a su manera, en su tiempo, dándoles información que les contará sobre sus vidas y cómo era vivirlas.

Este es el mensaje de este día, y es el que se repetirá dos veces más, en esta Cámara, en este día, para que ningún asistente a esta conferencia pierda nada de ello.

Y así es.

Kryon

 

Tour Épico de Egipto, 4 a 24  de Abril de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Cámara del Rey, Gran Pirámide