Saltar al contenido
Esta página web usa cookies: Éstas se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Canalización Cosas Ordinarias Para Almas Extraordinarias – Parte 3

Publicada el
Mensaje de Kryon
Canalizado por Lee Carroll

Canalización introductoria al Círculo del 12

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Hemos estado dándoles una serie de mensajes y algo de consejos. Y los mensajes de hoy son diferentes, tal vez, de los mensajes de diez años atrás. Y la razón es que la energía en este planeta para ustedes, rodeándolos, ha cambiado. Y el cambio en esa energía ha estimulado algo en las almas antiguas. Miren quiénes estarán mirando este programa. Un programa como este, hace muchos años, no tendría oyentes. Es un hecho. Mi socio incluso ensayó cosas, pensando que muchos estarían quizás interesados en ver las canalizaciones, y los mensajes, y todo eso. Y sin embargo hubo pocos.

Estoy aquí para decirles que este proceso mismo de mirar en los medios que están usando ahora, como lo están haciendo ahora mismo, es muy nuevo. Pero lo verdaderamente nuevo es que los que están interesados son ahora casi un aumento exponencial sobre los de veinte años atrás. Algo ha pasado para despertar a aquellos con una pregunta: ¿Es esto real? ¿Hay algo más aquí? ¿Por qué siento algo cuando oigo las palabras, o incluso la voz? Esa es una pregunta, incluso hoy, incluso en este programa, hoy.

Un despertar es más que mero conocimiento; despiertas quizás a más luz. ¿Y cómo dirías eso? Dirías: “Bueno, ayer no tenía tanta luz, y hoy la tengo”. Eso no es lo que real y verdaderamente está pasando; lo que está pasando es que eres capaz de ver más. No se trata de la luz; se trata del concepto de lo que ahora puedes ver, debido a la luz. ¿Y qué estás viendo ahora de diferente, debido a la luz? Digamos, diferente de 10 o 20 años atrás. Y la respuesta es que hay una percepción consciente; estás viendo mucho más que lo que jamás viste; mucho más que lo que alguna vez te dijeron. Podrías decir que estás mirando una gran sala, y de pronto la iluminan más y tú dices: “Oh, vaya, esta sala es mucho más grande que lo que me dijeron. Y miro allá en el rincón, y hay algo que se mueve. Me pregunto qué será?” Algunos se pondrán de pie e irán al rincón, y otros dirán: “Quédate quieto, porque da miedo. Cuídate, ¿para qué te vas a mover?” Y otros dirán: “Tengo que saber. Tengo que saber. Tengo que saber”. Y van a ir a ver ese movimiento en el rincón – Kryon incluso dio una parábola sobre esto – y lo que descubrirán es una verdad más grande, más de sí mismos, tal vez otra puerta hacia otro lugar.

Eso es lo que está pasando ahora. Y entonces eso te cambia a ti. Cambia tu percepción, tu percepción consciente; cambia también lo que te gusta. Y esto es lo que quiero decir: muchos seres humanos, incluyéndote a ti, incluyendo a mi socio, son guiados y formados por aquello que disfrutan, y por lo que no disfrutan. Y tempranamente en sus vidas ustedes dibujan líneas de lo que les gusta y lo que no les gusta, y estas se alteran a medida que ustedes crecen, pero al llegar a adultos dicen: “Yo hago esto. No hago aquello. Esto es lo que me gusta, esto no”.

Si la habitación se vuelve más grande, habrá más cosas para gustar, y habrá tal vez más cosas que examinar y decir: “No, no para mí”. Y eso también está sucediendo. Tienes a aquellos que ahora están despertando y dicen: “Ya no deseo hacer esto, ni participar en esto. Deseo hacer eso o aquello”. Porque la consciencia está creciendo, y tú también. Entonces tus gustos y desagrados son diferentes.

Esta serie de mensajes en particular trata sobre los trabajadores de luz haciendo cosas ordinarias y lidiando con las energías del planeta, y este mensaje se trata de ir a trabajar. Y es diferente del anterior, es diferente de una relación de familia y qué hacer allí; es diferente de tratar con la gente que encuentras por ahí y lo que pasa allí, hemos cubierto dos de estos, y ahora este mensaje es el tercero.

Entonces hablemos de eso. Otra vez, la premisa: por qué estás aquí? (se ríe). Parecería súper simple. Querida alma antigua, en este planeta ahora mismo, te has encarnado a propósito. Has nacido para estos tiempos. Tu propósito es mostrar y reflejar el rostro de Dios, el rostro del Espíritu, el rostro del Creador, de tu alma; reflejar eso en 3D a medida que caminas de un lugar a otro. Mostrar a quienes te rodean cómo es tener sabiduría, cómo es tener benevolencia y bondad, en lugar de todas las otras cosas que tal vez están acostumbrados a ver en los individuos alrededor del planeta.

Hay muchos humanos dedicados a ser víctimas, la catástrofe en todo, no hay esperanza; ser cínicos respecto a absolutamente todo y a todos, y eso no es sorpresa, porque si observan sus medios de comunicación, en eso te entrenan. En otras palabras, todo anda mal con todo. En eso te convierten. Pero el alma antigua tiene una opción; cambiar eso, y es lo que estamos discutiendo, de eso se trató en los últimos dos mensajes, y ahora llegamos al tercero: el lugar de trabajo. 

El lugar de trabajo está absolutamente lleno de situaciones, y casi no tienen fin. Tú te presentas quizás en un lugar con otros individuos que están haciendo el esfuerzo de un trabajo en equipo contigo en diferentes áreas, diferentes oficinas, fábricas diferentes, pero aquellos de ustedes que se presentan en lugares como esos no los eligieron.

Podrían decir que no hay nada accidental, pero realmente no los eligieron. Puede no ser accidental que estén en ese lugar de trabajo, pero no los eligieron del otro lado del velo; están allí como un escenario para actuar o interactuar, pero básicamente es por su supervivencia que se presentan en estos lugares.

Y una pregunta tras otra… ¿qué hago respecto a esto o aquello? Y muchas de estas preguntas tienen que ver con la autoridad. ¿Qué hago con respecto a mi jefe? Desearía que fuera diferente, queridos, pero muchas veces la autoridad no es sabia. De hecho, hay disfunción en la personalidad, y disfruta de ser el jefe. Y para él, ser jefe significa mandar sobre las personas, o tal vez aún peor, ser jefe es decirles a las personas qué hay de malo en ellas. En otras palabras, lo que digo es que los jefes son acosadores. No todos los jefes. Puede que tengas un feje maravilloso, estelar, sabio, que te encanta. Alguien que es una autoridad, pero ni siquiera lo llamas jefe. Solo dices que trabajas para él y que te encanta, pero no es lo que suele suceder.

Puede que esté allí en ese cargo debido a sus capacidades de su consciencia en el lugar de trabajo que tiene; sabe más, estuvo allí más tiempo, por lo tanto, es el jefe. Pero nada lo ha entrenado en la sabiduría que requeriría guiar a otros, y entonces se vuelve un acosador. Esto es muy, muy común.

El acosador es el que disfruta de poder mandar a alguien y decir a esa persona que no sirve o que tendría que mejorar. O traerla y criticarla para hacerla sentir mal. Y si puede hacer que se sienta mal, de algún modo esto le da energía al acosador. Ustedes lo han visto.

No todos los jefes son así en los lugares de trabajo. Puede que yo esté hablando con algún jefe: ¿tú haces eso? Probablemente no; las almas antiguas tienden a ser mucho más amables. Y mucho más sabias. Pero esta es el alma antigua en un lugar de trabajo, que no es más sabia. Y muchos de ustedes tienen que presentarse en lugares así, de modo que este es un mensaje para ustedes.

Acabo de contarles de qué se alimentan esos tipos de individuos que tienen autoridad, esto significa que los hace seguir, qué hace su acoso aún mejor en su opinión: es que pueden provocar una reacción en ustedes. Los llaman a su oficina, les dicen que pueden hacerlo mejor, que hagan esto o aquello, que no son buenos en los que hacen, que tengan cuidado porque podrían perder su trabajo, o cualquiera de estas cosas. O de manera regular llaman a una reunión y los hacen sentir mal (se ríe). ¿Eso suena familiar para alguno de ustedes? Eso es, literalmente, un acosador.

¿Qué puedes hacer con eso, en el lugar de trabajo? De modo que no tengas que soportar lo que podrías decir que es acción de energía vieja y baja consciencia. Esta es la respuesta. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero por eso eres un alma antigua; esta es la respuesta: no reacciones. Simplemente lo miras. Eso no le gusta; puede reclamar una reacción. Y si entonces tienes que reaccionar, hazlo de una manera positiva. Piensa en algo para decir, algo como: “Está bien. Lo haré mejor”. Aun si le estás haciendo el juego, aun si sabes que eso no es lo que quería oír. Lo que quería oír es que protestas un poco, pero no lo vas a hacer. Si no reaccionas a estas cosas, te diré qué va a suceder. Se va a cansar, y tal vez se dirija a otra persona, o lo que sea, pero no será contigo.

Y lo que sucede luego es muy interesante. Si estás en un grupo de individuos que tienen una figura de jefe que hace esto regularmente con todos alrededor de la mesa, y de pronto tú no reaccionas como los demás, no te enfurruñas, no lloras, no te sientes mal, ni vuelves más tarde quejándote, los otros vendrán a ti a preguntar: “¿Qué pasa? (Se ríe) ¿Qué te está pasando?” Se creará algo como que esto está bien para ti. Y puedes decirles: “Nadie puede estar bien con esto. Acabo de darme cuenta de que es problema del jefe, no mío. Solo porque me señala con el dedo y me insulta o quiere hacerme algo, no es eso lo que realmente está sucediendo. Yo sé quién soy yo, de modo que no reacciono. Entonces lo dejo pasar por sus berrinches, (se ríe) y todas esas cosas que hace, solo realzan su acoso. Pero no reacciono”. ¿Ves lo que eso produce? Produce que otros te miren.

¿Qué te estoy diciendo? ¿Para qué estás aquí? Para reflejar el rostro del Creador. Para reflejar el rostro del Creador y la compasión. Todas estas cosas, todo lo que haces va a crear atención, porque hay luz allí, hay una vibración más alta allí. Eso es una de las muchas cosas que yo tendría para decirles, almas antiguas, que se tienen que presentar a trabajar en un lugar con gente que ustedes nunca hubieran elegido y tienen que soportar esas personalidades: no reaccionen. Sostengan eso que tienen: el conocimiento de su magnificencia, y caminen de acuerdo a ella. No consideren malos a los otros; solo sostengan su magnificencia.

Este es un mensaje más difícil de practicar que algunos otros. Pero ustedes pueden. Es una de las razones por las que están aquí. ¿Pueden reflejar el rostro de Dios, incluso ante el rostro de un acosador? Yo creo que pueden.

Y así es.

Kryon

Cosas Ordinarias Para Almas Extraordinarias – Parte 1

 

Cosas Ordinarias Para Almas Extraordinarias – Parte 2

Miércoles 21 de julio

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino 

0 comentarios

Dejanos tu comentario sobre la canalización Cosas Ordinarias Para Almas Extraordinarias – Parte 3