Canalización Dios en una Caja

Dios en una Caja
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Me gustaría continuar con el tema de la conexión que comenzó hoy en la última canalización que hice. Los humanos tienen muchas preguntas sobre esta idea aparentemente intangible de un Creador, Dios, Espíritu, Fuente, que está más allá de su imaginación pero a la que de algún modo están conectados directamente.

Para ustedes es difícil creer que verdaderamente existe un entorno, si quieren llámenlo un grupo, alrededor de ustedes todo el tiempo y ese grupo conoce sus nombres. ¿Cuántas veces hemos dicho que el nombre no es el que ustedes piensan? El nombre es de un grupo álmico, el nombre es aún más grande que lo que ustedes puedan imaginar, el nombre mismo existe en luz. Y el nombre no es un identificador; el nombre es un descriptor de magnificencia y habla de un grupo álmico en esta galaxia, que pertenece a la Tierra. Si yo pudiera resumir eso, diría: Dios te conoce.

Y esto queridos, tiene que ser realizado, o entrenado o de algún modo comunicado a la mayoría de los seres humanos. Y la razón es común y evidente, y hablaré de esto otra vez más: la idea de los humanos de que todo lo que los rodea que tiene inteligencia imita a una inteligencia humana. Cuando tienen una mascota, y la mascota no puede entender su idioma pero sí entiende sus emociones, ustedes le hablan como si entendiera todo (se ríe). Ustedes proyectan su humanidad sobre el animal, para hacerlo sentir mejor, o lo que sea;  el animal no tiene idea de lo que están haciendo, pero sí puede sentir el amor que le tienen.

Queridos, eso es el humano mirando hacia abajo. Pero cuando el humano mira hacia arriba, ya les dijimos que sucede una cuestión: la llamaré «Dios en una caja». Y la caja es una caja humana en la que Dios existe. Y entonces el humano proyecta todo lo que es humano sobre el Todopoderoso, y a Dios se lo presenta como un súper-humano. Pero ese humano de alguna manera tiene ira, y desilusión, y juicio, así como también amor, por supuesto. Les dije que toda civilización de este planeta ha hecho eso mismo; la de ustedes también. También les dije que ustedes son la número cinco. También son la civilización a estar presente durante la precesión del equinoccio para hacer el cambio. Otras civilizaciones han pasado por eso antes que la suya; todavía no hablamos de eso, porque la mayoría de la humanidad no cree que haya pasado algo anterior a sí misma, antes de los 6.000 o 7.000 años que les han dicho que ustedes llevan aquí. Bueno, en realidad, es más bien 50.000 a 60.000 años. ¿Los conmocionaría que les diga que algunos de los inventos que tienen, los marginales pero importantes, como la electricidad, no solo estuvieron presentes tempranamente en su civilización sino en las civilizaciones anteriores? Y la razón es que se puede descubrir fácilmente; la naturaleza la produce, y cualquiera que le interese y observe y mire, con una mente inquisitiva, eventualmente la descubre. De modo que ustedes no son los primeros. Y esto conduce a cosas que mencionaré en un momento. Pero lo que quiero decirles es que ustedes todavía tienen un modelo para todo, y ese modelo es ustedes.

La comunicación con la humanidad es interesante. Hablemos solo de su civilización y de lo que pasó y cuándo. Muy interesante. Ustedes se creen muy técnicos. Lo son. ¿Qué tal si les digo que mucho antes del telégrafo o la radio o el teléfono ustedes tenían un sistema de comunicación a la velocidad de la luz a 20 millas al mismo tiempo? Pueden reírse, pero lo que tienen que hacer es subir a una montaña y hacer señales de humo a la montaña cercana (se ríe). Comunicaciones a la velocidad de la luz a veinte millas. Una montaña le hablaba a otra, que le hablaba a la siguiente, y así. Tal vez el lenguaje era un poco rudimentario, no muchas palabras, pero era comunicación. Era necesaria. El sueño de toda la humanidad siempre fue la comunicación instantánea. En tiempos muy lejanos, si querían enviar un mensaje a algún conocido en una ciudad o aldea lejana, el sistema era escribir una nota, montar un animal de algún tipo y viajar en ese animal a la otra ciudad y eso se transformó en el correo. Hoy se ríen de lo lento que eso habrá sido, porque a veces ustedes decían «hola» en una carta y el «hola» de respuesta llegaba tres semanas después. Y era lo mejor que tenían.

En su civilización, si hablamos de los años del siglo dieciocho, aparece un sistema de electricidad; lo llaman telégrafo, con el que pueden empezar a enviar mensajes en código a largas distancias. Cien años más tarde llegó la radio, y entonces empezaron los inventos, pero de pronto ustedes podían hablar y los que estaban en otro continente lo podían oír en tiempo real. Algunos pensaron que era lo mejor que se podría tener.

Luego pudieron hacerlo con imágenes. Y ahora, queridos, con aparatos sencillos que llevan en su bolsillo, si está el equipo correcto del otro lado pueden hablar a todo el planeta y todos los escuchan al mismo tiempo. El secreto, por supuesto, es tener el equipo adecuado, la conexión correcta. Lo que se necesita en el mundo de hoy para lo que llaman la Red, conectando a todos, para que todos tengan el equipo adecuado y ahora finalmente un humano puede hablar con todos y todos pueden responderle. Así de lejos han llegado.

Pero aun hoy, ustedes no han extrapolado ese mejoramiento tecnológico hacia Dios. ¿Se dan cuenta de eso? Todavía están enviando cartas. Y podrían decir: «¡Espera un minuto, eso no es verdad! Puedo orar y Dios me escucha». Sí, queridos, pero ustedes siempre sintieron que era en una sola dirección. Porque nunca sintieron que Dios podía oírlos lo bastante para darles una respuesta inmediata. Se la pasaba hacia abajo de alguna manera, o se daban cuenta, o se volvía disfuncional a lo largo del camino. Digo, los griegos lo hacían. Ellos enviaban oraciones a sus dioses, a quienes habían hecho disfuncionales para que fueran más humanos. En otras palabras, esto continúa aún hoy: quiénes son ustedes, como humanidad, lo colocan sobre Dios.

Esta idea de Dios en una caja es así: todavía no hay una tecnología lo bastante elevada para tener una comunicación en tiempo real con el Espíritu, o Dios, con la que puedan tener mensajes de ida y vuelta a la velocidad de la luz. Sencillamente no es aceptable. La mayoría de la humanidad tiene que pasar por algún interlocutor que traduce, porque tiene la capacidad, o el entrenamiento, o los dones, para poder tomar su mensaje y dárselo al Espíritu y luego hacerlo regresar de alguna manera.

Esta mañana les dijimos que es aún peor porque todavía no hay una tecnología lo bastante elevada para tener una comunicación en tiempo real con el Espíritu, o Dios, con la que puedan tener mensajes de ida y vuelta a la velocidad de la luz. Sencillamente no es aceptable. La mayoría de la humanidad tiene que pasar por algún interlocutor Queridos, esto es verdaderamente comprensible, porque este es el único modelo que tienen, y ese modelo son ustedes mismos. Así, si hay un Dios Todopoderoso en algún lugar, en alguna caja, para poder llegar a ese lugar, dondequiera que esté, tiene que haber toda clase de cosas a hacer para lograr esa comunicación.

Esta mañana les dijimos que verdaderamente ustedes ya tienen el equipo dentro de sí mismos, y que esa comunicación es instantánea. Incluso ya la tenían cuando estaban mandando cartas por medio de animales con jinetes; la tenían desde el principio pero no lo entendieron porque simplemente aplicaron la manera en que ustedes se comunican.

Lo interesante es que, a medida que lograron una comunicación que es como es hoy, no la actualizaron (se ríe). Y pensaron, «Bueno, tal vez el Creador también tenga inventos» y aún hoy, para la mayoría de la humanidad es difícil hablar directamente al Creador.

Mi mensaje es este: vamos a continuar solo un poco desde la idea de lo que ustedes tienen y siempre tuvieron, el equipo correcto y la conexión y la red, o lo que sea que quieran decir, para poder tener 100%, a velocidad de la luz, conexiones más allá de la velocidad de la luz, con la Fuente Creadora – porque la Fuente Creadora los conoce.

Otra cosa interesante que tienen los humanos con respecto a la mitología, a la espiritualidad: ustedes no tienen ningún problema, verdaderamente, en creer que Dios puede oír a todos los seres humanos al mismo tiempo por medio de la oración. Luego ustedes ponen esto sobre una criatura mitológica que tienen y que puede hacer lo mismo, que es Santa Claus (se ríe). No importa quién eres, como niño, Santa puede oír todos los pedidos al mismo tiempo. Por supuesto, ustedes también colocaron sobre Santa Claus la misma cosa que le colocaron a Dios: «Será mejor que te portes bien, o no recibes el regalo».

Ya ven a dónde van con esto. Realmente no recorren todo el camino. Aun si creen que pueden comunicarse, todavía tienen la idea: «¿Qué pensará Dios de esto?» ¿Será posible que el Espíritu se frustre? La respuesta es no; esa es una emoción humana. ¿Enojo? No; eso es una emoción humana. «Espera un minuto, Kryon. Tú dijiste que el Espíritu puede tener compasión. ¿Eso no es una emoción humana?» No, queridos; esa es una emoción del Creador, que ustedes reciben por ser humanos. Amor, compasión, benevolencia, belleza, lo que estudiaron hoy en coherencia y en integrar las cosas, todo es de la Fuente Creadora. El humor, es de la Fuente Creadora. La creatividad de la música, la idea de las armonías, causando efectos emocionales y poniéndolos en una coherencia, directo de la Fuente Creadora. Todas las otras emociones que ustedes sueñan o tienen, las inventan y las pegan sobre el Creador, son algo que tienen ustedes, y no el Creador.

Ahora bien, ¿adónde voy? Una vez que llegan al punto en que se dan cuenta de que no necesitan subir escaleras o recurrir a otros, que pueden sentarse en su silla, magníficos, y decir, «Querido Espíritu, sé que estás conmigo. Querido Espíritu, sé que estás aquí. Querido Espíritu, yo espero cosas benévolas en mi vida», y las cosas empiezan a cambiar. Una vez que llegas a esa etapa, querido, simplemente abriste el interruptor, porque desde allí en adelante recibes comunicación real y resultados.

Déjenme empezar con una o dos cosas: Dios no está en una caja. Digamos que por ejemplo tú eres un sanador, y durante muchos años tuviste los dones y las herramientas de la sanación, y digamos que durante muchos años hubo frustración porque no funcionan bien, o funcionan demasiado bien, o no puedes controlarlas. Y esto sería porque esos dones son espectaculares, energía avanzada, que la mayoría de los humanos no posee. Incluso frustraba a los chamanes antiguos, porque a veces la sanación ocurría y a veces no, y eso los metía en problemas, ya que los que los rodeaban esperaban ciertas cosas en linealidad y no es eso lo que hace el don. Digamos que eso te pasa a ti. ¿Cómo crees que el Espíritu reacciona a esto? ¿Qué es lo que realmente sucede allí? Déjame decirte: a tu alrededor tienes un entorno y cada uno de los que están en él te aman profundamente, conocen tu nombre, conoce el alma que tú eres, y te observan tambalearte porque crees que Dios está en una caja. Aun si crees que puedes comunicarte, no crees que a Dios le importe lo bastante para trabajar contigo en ese asunto. Y en ese sentido, podrías pasar toda una vida, o décadas, con el entorno a tu alrededor suplicándote «¿Por qué simplemente no pides y resuelves esto?» Porque tú estás en comunicación; la línea está abierta, se ha abierto el interruptor, y tú crees que solo sirve para hablar. ¡No entiendes que sirve para resolver cosas multidimensionales! ¡Sirve para cambiar tu vida!  Pero solo has corrido hasta la primera base, como dicen. Recién moviste el interruptor; ahora puedes hablar.

¿Qué tal si te digo esto? Esa caja en la que crees que está Dios, está dentro de ti. Ahora mismo, a ese sanador yo le diría esto: tienes la capacidad para trabajar sobre esto y diseñar tu don, de modo que todo lo que cree sea consistencia, benevolencia, belleza. Que puedas controlar las cosas que creías que estaban fuera de lo controlable, porque eran dones multidimensionales y otros no los tienen. Pensaste que simplemente eran: no entendiste; ¡tú eres el diseñador! Aterrizaron en tu regazo para que tú los diseñaras. Imagina a un cocinero, de algún modo le caen del cielo todos los ingredientes, y allí está con todos los ingredientes a su alrededor y está frustrado – frustrado – porque no le encuentra el sentido a los ingredientes. Y luego alguien le dice «¿Y por qué no cocinas…?» (se ríe). «¿Y yo puedo hacer eso?» Y entonces los ingredientes se vuelven lo que entra en la comida, que entonces tiene sentido y es nutritiva. Pero nunca pensaste en cocinarlos, no pensaste que tenías suficiente control para diseñar las piezas y partes de los dones que recibiste. Todos los sanadores del planeta debieran saber esto.

No hace mucho dimos un mensaje, que si eres un sanador o tienes cualquier tipo de dones que están por encima de lo que llamarías 3D o incluso 4D, ellos van a aumentar. Que en esta relación de  luz/oscuridad, de pronto te encontrarás con un potencial aumentado y vas a ver cosas que nunca esperaste, el doble, el triple, aún más. ¿Alguna vez se te ocurrió que sería lindo controlarlas? ¿O simplemente las vas a dejar irse volando, o aparecer en un momento cualquiera? Eso es lo que sucederá, a menos que entiendas la belleza del diseño que tú tienes en lo que es un hermoso don.

«Ok, Kryon, ya tienes mi atención como sanador. ¿Me darías algo práctico? ¿Cómo lo diseño? ¿Cómo cocino la comida?» Queridos, ustedes tienen comunicación abierta con un entorno que conoce su nombre y se sienta a su lado mientras duermen, mirándolos.

Quiero que tengan una comunicación. «Querido entorno, querido Espíritu, gracias por estos dones maravillosos. Es hora de que yo los diseñe. Dame la intuición y la energía en que yo creo, que me ayuda a saber qué hacer para suprimir las cosas que deben suprimirse y soltar las cosas que deben soltarse, y cuándo». ¡Y quiero que repitan esto tan a menudo como se requiera para que lo crean! (se ríe). En realidad solo se necesita una vez, queridos. Se te escucha inmediatamente.

Y luego el proceso es así, empiezas a recibir la intuición, y empiezas a esperarlo, y luego empieza a funcionar, y luego quieres más. Y empiezas a esperar más, y es un proceso como el de ejercitar un músculo, practicas y practicas, y pronto te das cuenta, con ayuda del entorno a tu alrededor, de que Dios no está en una caja, que ha estado siempre ahí esperando que lo pidieras, y ha funcionado, ¡funciona!

Sanadores de este planeta, si me están escuchando, quiero decirles algo: necesitan empezar a diseñar lo que tienen para la nueva energía. Y cuando digo diseñar, estoy hablando de ti, con tu don, específicamente, teniendo un patrón de benevolencia y control que es sagrado y te pertenece a ti, de modo que entres en un lugar y sepas exactamente cómo va a funcionar tu don. Eso es necesario; se necesita. Y no va a funcionar si piensas que todo lo que necesitas hacer es abrir el interruptor y que Dios no está mirando.

El Espíritu te conoce tan bien que, donde sea que estés, sentado en este grupo o escuchando estas palabras, tengo noticias: hay un patrón para cada uno de ustedes, para ayudarlos a eliminar el miedo, para ayudarlos a avanzar en cosas que no pensaban que pudieran avanzar, para obtener control de su biología. Todas estas cosas tienen tu nombre en ellas. No es demasiado para el Espíritu, queridos, hacer esto para millones al mismo tiempo. ¡Esa es la energía espectacular de la consciencia de Dios! No pongas límite a lo que piensas que es posible solo porque no crees que estés en contacto en tal grado – lo estás.

Esa es la invitación; si crees que Dios está demasiado lejos para escucharte, eso será un problema. Pero si crees que puedes murmurar y ser oído con amor por la eterna Fuente Creadora, entonces estás en el buen camino. «Querido Espíritu, ayúdame a dar forma a mi vida de una manera que va a funcionar porque tú me conoces mejor que yo. Mi Yo Superior, mi alma, del otro lado del velo, el entorno, sea lo que sea, me doy cuenta que todo está allí para ayudarme, ahora mismo, en este planeta, durante el Cambio, para que pueda vivir más tiempo, estar en paz, para que pueda manejar los pequeños problemas que se me presentan casi todos los días Y que pueda diseñar una realidad que sea hermosa para mí, no para otros sino para mí». Eso es lo individual de la belleza del amor de Dios. ¿Estás entendiendo esto?

Más grande que lo que piensas, con esta luz más fácil que lo que piensas, pero no es eso que te habían dicho. Para algunos de ustedes es más difícil, para otros es más fácil, pero queridos, para todos es posible.

Este es el mensaje, y seguirá siendo el mensaje desde este hombre en la silla.

Y así es.

Kryon

 

Calgary, Canadá, 9 – 10 de marzo de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Dios en una Caja