Canalización El Poder del Akash

El Poder del Akash
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Si han estado siguiendo esta serie, estamos otra vez en las Azores, esta vez en un salón de conferencias. Deseo continuar la historia de las Azores, y la vamos a empezar en un lugar diferente. Pero antes de hacerlo, muchos preguntarían quién es Kryon.

Queridos, ustedes hablan en un lenguaje lineal; es como decir ¿Quién es Dios? como si hubiera una persona singular que bajaría y diría «Soy yo». Ustedes no tienen un concepto en su lenguaje para Dios; no tienen un concepto en el lenguaje para la Creación, porque siempre piensan de manera lineal. Si pudieran sentarse en un barco y hablarle al océano, ¿con qué parte estarían hablando? ¿La parte delante de ustedes, la que pueden ver? ¿O todo el océano que es? Y si el océano les contestara, ustedes dirían ¿Quién está hablando? porque tienen un alcance limitado y su lenguaje lo demuestra. No es un «quién»; no es un «qué». ¿Cómo describen la energía? No es un «quién», ¿verdad? Ni siquiera es verdaderamente un «qué». Está en todas partes; en el cielo, en el planeta. Yo soy Kryon y represento al Todo Lo Que Es y eso incluye a ustedes. Difícil de describir; una sacralidad que proviene de la Fuente Creadora, y la razón por la que suena tan verdadero para ustedes es porque ustedes lo tienen adentro. Esto no es una lectura lineal; ¡el humano que se sienta en la silla no les está dando una conferencia! Tan pronto como yo entro, muchas personas lo sienten. ¿Qué sienten ustedes? Ustedes y yo; porque el mensaje es la unidad. Queridos, eso es lo que es Kryon. Eso es quién es Kryon. Un grupo que es representación de la Fuente Creadora, que está en todas partes, incluyendo a ustedes. La gente ha preguntado si es una fuente angélica, y siguen sin comprender, porque si digo «sí», ellos dicen ¿de qué grupo angélico vienes? Y luego entramos en una jerarquía, que no existe del otro lado del velo. Ninguna de estas cosas existe del otro lado del velo. Vengo a ustedes limpio, con información pura.

Me gustaría empezar a hablar sobre cómo funciona el akash humano. Lo daré y lo continuaré más tarde en este mensaje. El akash humano es un sistema de recordación de las vidas humanas. Ustedes tal vez hayan oído sobre el registro akáshico. Esto es algo que ustedes llevan consigo que es una recordación esotérica y un registro de quiénes son ustedes en este planeta y las experiencias que han tenido. No es lineal. El akash es un registro de energías. Está en una forma multidimensional y, en caso de que no sepan qué quiere decir eso, no pueden linealizarlo. No pueden poner algo que no es lineal dentro de una estructura. De modo que la manera en que reaccionan a su akash es la manera en que reaccionan a las energías. Eso irá un poco más adelante en un momento. Y se lo cuento por una razón: no importa cuánto tiempo atrás sucedió algo; si está en su akash, no es lineal, entonces el tiempo no importa. Para ustedes puede sentirse como ayer. Eso es muy común en estos días, en esta era del despertar. Muchos que oirán este mensaje me dirán a través de mi socio «Gracias por esta iluminación. Descubrí esto y aquello gracias a los mensajes». Les diremos la verdad: no, no fue así. Ustedes sintieron una energía que despertó su akash porque las verdades centrales están allí. Descubrirán que los mensajes de Kryon son similares de un año a otro, continúan despertando el akash de cualquier humano que desee despertar. Existe una sensación de urgencia en la tierra, en la tierra llamada Tierra, de que hay algo que hacer. A veces esa sensación de urgencia es mal interpretada y ustedes sienten que se aproxima algo malo, porque esa urgencia suele ser mal comprendida. La urgencia, queridos, es para recordar.

Hoy estamos frente a un grupo que está trabajando en recordar, y esto viene como una recordación akáshica; no como algo que fue muy, muy lejano y que les cuesta realmente mucho recordar. Es tomar contacto con esa suavidad dentro de ustedes que instantáneamente revelará todo. Recordar es una mala palabra; una mala palabra en la sintaxis de esta discusión. Es mejor decir: encontrar y percibir lo que les ha pasado, y en eso, queridos, hay algo por aprender. ¿Qué tal si toman contacto consigo mismos, con su akash, y encuentran que fue magnífico? Dónde estuvieron, qué hicieron, cuánto tiempo han estado aquí. Algunos tienen miedo de mirar, miedo de recordar, porque asumen que solo hay cosas malas. No en esta nueva energía, trabajador de luz; no ahora. Hay una ola de compasión para ustedes, suspendida por encima de ustedes, casi lista para caer con benevolencia y amor para ustedes, directamente a su corazón, directo a su corazón. Está suspendida porque ustedes tienen que quererla, tienen que pedirla; eso es libre albedrío. Nada será forzado sobre ustedes en sentido espiritual.

Mi socio ha enseñado durante largo tiempo qué sucedió cuando Lemuria empezó a hundirse; era hora de partir de aquel mini-continente a medida que se iba hundiendo y fue una época de estrés. Si echan una mirada sobre la historia de Lemuria, descubrirán algo: que subieron a sus canoas en oleadas y se fueron. Cuando esta enorme montaña llamada Lemuria empezó a hundirse, debido a que la burbuja de magma debajo de ella se empezaba a liberar, algunos dirán ¿Adónde fue ese magma para poder ser liberado? (se ríe) Les diré: el magma va donde se le antoja, pero nunca regresa a su origen; empuja; y la liberación vino en forma de actividad volcánica. La isla se iba hundiendo, el volcán emitía gran cantidad de lava, y daba miedo. Oleadas de aquella civilización abandonaron la isla en diversas ocasiones. Y lo que hicieron fue definir tantos lugares adonde ir como fuera posible. Piensen sobre esto. Lo que han conocido en toda su vida es una isla, una isla volcánica, todo lo que han conocido. Entonces hagan esta pregunta lógica: ¿dónde estaría más cómodo un lemuriano? Encontrando otra isla. Y es lo que hicieron, por todo el Pacífico. A medida que iban hacia el sur, una de esas islas fue lo que ahora llaman Rapa Nui. Las leyendas y la historia de Rapa Nui son claras: si se le pregunta a los indígenas cómo fue poblada, ellos señalan los siete moais que están de cara al mar y dicen que vinieron de la isla que se hundía. Ellos fueron hacia Nueva Zelanda; hubo oleadas de indígenas en Nueva Zelanda y no todos los indígenas maoríes afirman esto, pero algunos sí, porque incluso los maoríes tienen sus antiguos, y si se le pregunta a los chamanes de allí, ellos dicen «Vinimos del Pacífico, de Hawái». Hay más. Pero si ven la migración de los lemurianos, va de una isla a la otra, hasta que eventualmente, queridos, rodearon el Cabo de Hornos, fueron a otros lugares y empezaron a descubrir otro océano.

Ahora bien, su akash funciona de esta forma, no importa cuántas sean las generaciones, es casi un instinto: los isleños hablan de ir a otras islas, y las tribus involucradas llegan a la conclusión de que es lo correcto. Algunos de ellos fueron a los territorios de los continentes pero eso no funcionó muy bien para muchos, porque encontraron a otros que no eran de mentes afines, de modo que aún miles de años más tarde ellos seguían buscando islas. Subieron por el Atlántico en islas, y en un momento les daré otra historia sobre el akash. Ustedes saben qué es lo que sigue: ellos vinieron aquí.

Si observan el marco de tiempo del que hemos hablado, considerando tal vez 13.000 o 14.000 años atrás, cuando el hundimiento de Lemuria era reciente, y muchas islas se estaban poblando con los ancestros de Lemuria, ellos llevaban algo más: llevaban la verdad de muchas formas, porque así como enseñaban a sus hijos estos tendían a seguir enseñando. Es una bella historia, y ellos hallaron su camino hacia aquí. Ahora bien, cuando llegaron aquí, algo estaba pasando. Si miran la geología, estaba muy activa; había surgido recientemente un volcán. Lo crean o no, esto era bastante cómodo para ellos, y ya les hemos contado que la tectónica de placas de esos días había empujado a este grupo de islas, este hermoso grupo de islas, de modo que ustedes nunca las reconocerían. La tierra estaba mucho más alta y se parecía mucho a Lemuria. Ya les contamos que el clima era distinto al descubrir este grupo de islas. No estamos hablando del descubrimiento por los portugueses, sino del descubrimiento por los lemurianos. El clima era distinto, y además era tierra volcánica nueva y no había mucha cosa creciendo aquí, pero quisieron esto de todos modos y vinieron y esa fue la primera civilización de las Azores. Cuando ellos llegaron, no había habido nadie antes. En aquellos días nadie reclamaba algo para un país, y sin embargo fueron los únicos en venir. No había otros navegantes, todavía no había vikingos; ellos fueron los primeros. Ahora bien, esto es importante. Y ahora hablaremos sobre algo más.

Quiero hablar sobre su akash, el akash de los lemurianos, de manera diferente. ¿Qué sucede con las islas volcánicas? Si están activas, suelen volverse inhabitables porque por un cierto período de tiempo si hay mucha actividad se vuelven inseguras. Es muy común que tanta actividad lo impide. Algo más va a suceder, en otras palabras, cuando el volcán retumba y la tierra se sacude; ellos se van.

Pregunta: ¿Cuántas veces creen ustedes que un grupo de civilización lemuriana desembarcó en una isla y después de una o dos generaciones se tuvo que ir? La respuesta es: muchas veces. Entonces de repente hay una recordación akáshica doble: Lemuria se hunde, generaciones más tarde otra isla se hunde, se vuelve inhabitable, se van a otra isla. Y a veces esta se hunde.

Aquí hay un atributo akáshico que quiero que conozcan. Número 1: su akash no está estructurado químicamente. Su akash está estructurado esotéricamente; no tiene nada que ver con su herencia química. Las vidas pasadas son una herencia esotérica, no química. De modo que ustedes recordarán sus vidas pasadas y aquí hay algo que deben saber: a menudo las mismas clases de energías se agrupan energéticamente como una sola recordación. Déjenme darles un ejemplo: digamos que tienen miedo de entrar en el agua. Si fueran a un lector de vidas pasadas les diría que tuvieron una muerte por ahogamiento y eso influye sobre ustedes hoy. Eso es una idea lineal. Déjenme preguntarles: ¿qué tal si se ahogaron varias veces? Porque son isleños, o porque son pescadores, o cualquiera de estas cosas. Digamos que se ahogaron cinco veces. Su akash no es lineal; su akash lo verá como un solo evento. En algún lugar se ahogaron y por lo tanto tienen miedo al agua. No tienen idea de cuántas veces eso sucedió. De modo que es acumulativo, pero se une como un solo evento en su recordación. Los lemurianos fueron de un lugar a otro hasta que alcanzaron el Atlántico y aquí es donde comienzan las leyendas. Y las leyendas son sobre el continente perdido de Atlántida, y a lo largo de la historia ha habido filósofos y pensadores esotéricos tratando de resolver dónde habría estado esa Atlántida, sin darse cuenta de que hubo muchas. ¡Muchas! Este es el síndrome de la isla que se hunde que apareció una vida tras otra y que se muestra en su memoria como ustedes estando en una isla llamada Atlántida.

¿Qué pasa si tienen ese akash? Les diré: si tienen cualquier tipo de recordación de algo llamado Atlántida, queridos, ya sea en este salón o escuchando más tarde, les garantizo que son de linaje lemuriano. Ellos son los que tienen ese síndrome de la isla que se hunde. Los atlantes son lemurianos.

Ahora continuemos. Cuando llegaron aquí, sintieron algo. Lo que sintieron fue la cualidad prístina que solo habían tenido en Lemuria. Aquí había algo; la tierra era nueva, y nunca había estado nadie aquí. Esta isla fue un poco diferente de cualquier otra y se quedaron tanto tiempo como pudieron. Cuando los portugueses llegaron aquí no había nadie. Sin embargo, había evidencias de los antiguos; ustedes las van a encontrar cada vez más, evidencias de aquellos que estuvieron antes que ustedes. ¿Por qué se fueron? Bueno, se puso un poco demasiado activo (se ríe), ellos conocían muy bien eso. Hubo un tiempo en que este lugar era mucho más grande, ¡y las placas tectónicas otra vez hicieron su trabajo! Empujaron y tiraron de los macizos de montañas del archipiélago hasta que quedaron las nueve islas que ustedes ven hoy. Fue aterrador, y ellos se fueron.

Pero hablemos de algo por un momento; hablemos de lo que está aquí. Para poder hacer eso, les voy a hablar de la historia de Hawái. Los lemurianos se fueron de Hawái porque pensaban que iba a quedar bajo las aguas del mar; muy pocos quedaron. Y esos pocos se encontraron en la cima de una montaña en Hawái: fue la cima de la montaña que hoy es Kauai. Y se quedaron y aun hoy hay evidencias esotéricas de ellos: en algunos valles de Kauai hay menehunes; son el linaje esotérico de los lemurianos. Debo contarles la historia actual de Hawái. Esto es importante porque la aplicaré a las Azores.

No fu hace mucho tiempo, realmente no mucho; quiero contarles sobre el rey de la gran isla de Kauai, donde estaba el volcán. Esta es la isla real, incluso era la cima real de la montaña antes de hundirse. La montaña más alta, la isla grande de Hawái. Era gobernada por el Rey Kamehameha, y lo que el Rey Kamehameha quería era que todas las islas estuvieran bajo su reinado. Lentamente fue conquistando todas las otras cimas montañosas/islas, excepto una. Adivinaron, fue Kauai, una de las más pequeñas. Era frustrante. Mandó a su séquito a hablar con el rey de Kauai, y ese rey dijo «No me interesa doblegarme ante usted, señor, porque tengo algo aquí que es hermoso y no deseo unirme al resto». El rey la quería, entonces reunió a sus guerreros y salió al mar con muchas canoas – ¡muchas! ¿Pueden imaginar una fuerza invasora que simplemente iba a superar a cualquier cosa en Kauai? No había duda de que tendría éxito. Pero él no tuvo en cuenta algo; verán, Gaia interfirió y apareció una tormenta gigantesca que se llevó a todos sus guerreros y no le dejó nada. Sus consejeros le avisaron: «Esto es una señal». «Pero no veo que venga ninguna tormenta». «Esto es una señal, no invadas Kauai». Pero el Rey no quiso escuchar. Ahora bien, les cuento la historia real, no esotérica.

Pasó mucho tiempo y él pudo entrenar más guerreros; lo hizo, y estaba listo para hacerlo de nuevo. Preguntó a sus consejeros, «por favor, averigüen por el clima». Eligieron otra estación del año para invadir. Estaba muy calmo, y ellos invadirían durante la noche, tomando por sorpresa cualquier fuerza en Kauai. Tuvieron bastante éxito en llegar casi hasta la isla, (se ríe) hasta que pasó algo. Extrañamente, todos los guerreros cayeron enfermos con alguna clase de enfermedad, incluso la llamaron plaga, y murieron en el agua. Y los consejeros del rey dijeron: «No invadas Kauai». De modo que el Rey, desesperado, finalmente fue ante el Rey de Kauai y se encontró con él, «Prometo que nunca enviaré una fuerza de invasión. ¿Podemos hacer algo diferente? ¿Por qué no gobernamos todas las islas juntos?» El Rey de Kauai dijo que sí. Esto es historia.

De modo que esto es lo que quiero decirles: hubo guerras en Hawái, para que ese Rey pudiera conquistarlo todo,  hubo muerte y horror, excepto en un lugar: Kauai. Hoy en día si van allí y son sensitivos van a sentir algo. Nunca sucedió allí nada negativo. Hoy la llaman la Isla Jardín; los locales la llaman la Isla Dulce, porque cuando la visitan sienten que es tan compasiva, tan pacífica. Estaba protegida, queridos; estaba protegida.

Cuando los parientes antiguos de los lemurianos llegaron a las Azores, y desembarcaron aquí, adivinen qué sintieron: la misma cosa. Nunca había sucedido nada aquí; y ellos resonaron con esto; hay una dulzura aquí, una belleza, nunca hubo una guerra, nunca frustración de un humano a otro. Y sin embargo en el continente todo lo que tuvieron fue guerra.

De modo que cuando ustedes, que viven en un continente, vienen aquí, ¿qué sienten? Les diré: sienten lo mismo. Hay una profunda dulzura aquí, preguntan a cualquier local ¿por qué viven en la caldera? (se ríe) ¿Por qué ni siquiera quieren venir a la ciudad? Envían a otro y hacen que les traigan sus suministros, ¿no? ¿La razón? Porque es el lugar más limpio y dulce en que pueden estar. Está próximo a una casa compasiva con su corazón. Estas Azores tienen una parte de Lemuria; los locales lo saben, y los que vienen de visita lo sienten. En el futuro habrá muchos que querrán encontrar un hogar aquí; una vez que parten del continente, que está lleno en la rejilla cristalina con guerras y batallas, hasta los mares que lo rodean tienen eso, pero aquí no.

Esto es una metáfora de la búsqueda de esta dulce isla dentro de cada uno de ustedes. No necesitan venir aquí por ella; existe dentro de cada ser humano. ¡Es así! La llamaré el lugar dulce, ese lugar que encontraron los lemurianos que era tan pacífico. ¿Por qué respondieron a eso? Porque allí es donde la compasión del Creador fluye a su corazón. Algunos sienten que es la naturaleza, «Quiero ir donde la naturaleza sea pura». Eso es la rejilla cristalina reflejando a Dios hacia ustedes. Esa es Gaia que dice «Nada sucedió aquí, esto es perfecto». Y es por eso que ustedes vienen. Invito a todos los que escuchan a comprender que todo lo que dije, ese viaje de los lemurianos, ahora comenzó a cambiar desde 2012. Lemuriano: es hora de que este viaje vaya hacia adentro, no hacia afuera.

Todo lo que les he contado, incluyendo el registro akáshico que recuerda la pureza de lo que han aprendido, permanece en ustedes. ¿Pueden pelar y quitar las capas de dificultad y prejuicio de las cosas negativas que la gente les ha dicho? ¿Pueden pelar y quitar la idea de que han nacido sucios? Si pueden, van a ver algo que no esperaban. Su alma, nacida en este planeta, magnífica. Con una recordación akáshica de belleza y compasión. Les diré: cuando descubran algunos de los glifos dejados aquí por los que estuvieron antes, si los estudian verán que están celebrando la compasión. ¡Esta isla regularmente celebra la compasión! ¡Qué coincidencia! No, no lo es. ¿Qué tal si ustedes empiezan a celebrar la compasión dentro de sí mismos? ¿Qué tal si son muy diferentes de lo que otros les han dicho? ¿Qué tal si tienen mucho más amor para dar que lo que pensaron? Oh, queridos, ustedes no son víctimas de este planeta. Son la luz de este planeta. Y hay mucho por descubrir aquí. Mucho por descubrir.

Es hora de ir. Tomen un momento y celebren dónde están; una historia que no conocen pero que pueden percibir intuitivamente. Pregunten a los que viven aquí por qué se quedan. Simplemente van a sonreír (se ríe). Ustedes no entenderían, a menos que estuvieran aquí por un tiempo. Y ellos tienen razón. Están en lo cierto.

Y así es.

Kryon

 

Islas Azores, Portugal, 19 de mayo de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre El Poder del Akash