Canalización El Reloj Iluminado

El Reloj Iluminado
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Esta es la décima canalización, la última, de la serie de las Azores. Todavía estamos en la pequeña isla de Pico, y este también fue un día intenso en que muchos experimentaron la alegría, la dicha, y realmente sintieron una conexión con los delfines. El mar estaba calmo, el sol brillaba, y Gaia realmente floreció para muchos. Quienes están en este grupo, antes de ir hoy a dormir, tal vez levanten sus manos y digan «Este fue un buen día, estuve en el lugar correcto en el momento correcto».

Durante 9 canalizaciones hemos hablado de muchas cosas diferentes; hablamos de las islas, de la conexión lemuriana, de la conexión con Gaia. Hablamos de la pureza de la rejilla en esta área, y cómo muchos pueden sentirla. Hemos dado información sobre delfines y ballenas que no habíamos dado antes, y por qué es que la humanidad en general empieza a venerarlos y protegerlos, cuando no era así apenas cincuenta años atrás. Hemos hablado de la conexión con el registro akáshico, hemos mencionado muchas cosas, pero este mensaje es diferente. Es diferente.

Los que han experimentado esto personalmente, ¿se han dado cuenta de que hay algo mucho más grande que ese mero fenómeno de consciencia con estos animales? ¿Pensaron que tal vez es un reloj más grande? Cuando digo esto, quiero decir que lo que han experimentado en estos días es parte de algo mucho, mucho más grande, más que un sistema: un plan.

Ustedes experimentaron una conexión con estos animales, y se les dijo que ellos tienen una consciencia diferente de cualquier otro animal en el mundo; cualquiera. Y ustedes lo observan y quieren saber, ¿podría ser espiritual? ¿Podría ser solo físico? Sea como sea, ustedes se sientan y les encanta, y algunos quisieran hacerlo otra vez, y otra y otra. Pero, ¿se han sentado realmente a pensar? ¿Qué tal si es un minúsculo engranaje en un bello reloj del universo, o de la humanidad, o del sistema solar? Algo que es especial, y ustedes solo lograron ver esta única cosa especial.

De modo que el tema de la canalización es ¿Por qué la espiritualidad? ¿Por qué alguien tendría que siquiera escuchar esta canalización? Muchos se encuentran oyendo mi voz quizás por primera vez, y escuchan un rato y luego dicen «Esto no es para mí. Aquí no hay nada para mí». Dirán «Tengo una buena vida, siento que sé lo que estoy haciendo. Sí, ha habido problemas, los atravesé, sobreviví, estoy bien». Y ya está, se acabó. Y yo les diré ahora mismo, que en una Tierra de la vieja energía, toda la humanidad hasta 2012 tenía esa actitud en su mayoría. Otros van a decir «No necesito tu información, Kryon, porque estoy en un sistema organizado». Déjenme decirles, queridos, que la religión organizada no es de lo que estamos hablando. La religión organizada les dará las reglas, y los «se hace, no se hace, ten cuidado», pero no les va a dar la espiritualidad central, y de esta estamos hablando.  Sin embargo, hay muchos que dicen «Todo lo que haces como quien se puede llamar espiritual, o esotérico, o nueva era, es tan bizarro que no quiero saber nada con eso. He oído algunas de las cosas que crees, y no quiero ir allí».

¿Por qué alguien – cualquiera – habría de escuchar estas palabras? En el pasado quizás te hayas encontrado con un predicador o alguien que te dio información sobre un sistema y dijo «Debes hacerlo o serás castigado». De modo que hay un aspecto de miedo, y entonces escuchas, ¿no? Y todo lo que les dije, cada vez que les dije, de todas las maneras en que lo dije, no habido ni una sola vez en que yo les haya dicho: «Deben hacer esto». Nunca les hablé de un escenario de miedo; en cambio es una invitación al descubrimiento del ser. «Kryon, ¿qué significa eso, descubrimiento del ser?»

Me gustaría decirles, queridos, que existe un plan. No es simplemente un sistema; ustedes lo pueden llamar así; las partes trabajando juntas para el bien común son más que un sistema. Es un plan, es un plan universal, y está lubricado con amor y compasión de un modo que lo puedan entender si están parados afuera. La espiritualidad y el estudio de la misma permiten que encuentren cosas que no saben que están allí – a menos que estén dispuestos a mirar y a escuchar. Lo que quiero decir con esto es: incluso el que dice que le está yendo bien, que ha tenido sus problemas, que está superviviendo y está bien, queridos, ¿es esa su meta? ¿Es «estoy bien, sobrevivo» la meta? Puede que su cultura diga que sí, que es todo lo que hay. Encuentran felicidad cuando pueden, y sobreviven. Les diré que ese es un enfoque muy lineal de una vida magnífica que ustedes tienen. Este plan del que hablo es darse cuenta de lo que hay a su alrededor, y la pregunta que pueden hacer es «¿Hay algo más que lo que me dijeron? ¿Podrá ser que haya chocado con ese muro del que habló antes y nunca realmente examiné las cosas que van más allá de la realidad que conozco? ¿Será posible que haya una manera más fácil, un camino, debido a cosas esotéricas? ¿Será posible que yo haya podido esquivar la bala, como dicen, de las dificultades que tuve, si no tengo nada más respecto a mí? ¿Será posible que yo sepa más sobre qué hacer, que lo que sé ahora? ¿Será posible que mi vida hubiera sido cambiada o extendida, incluso, si yo hubiera sabido qué camino tomar, debido a lo que me rodea?»

Muchas veces he usado el ejemplo de caminar a través de la oscuridad, apenas tanteando el camino. Y cuando te encuentras y tropiezas con algo, te levantas y has llegado, ¿no? ¿Qué tal si tuvieras una luz y no tuvieras que tropezarte? Eso es el estudio del ser.

Quiero que por solo un momento hagan una visualización de un hermoso reloj. Puede ser tan grande o pequeño como deseen, pero digamos que puedes introducirte dentro del reloj y observar cómo funciona todo allí. Adquieres el tamaño de una minúscula hormiguita, tal vez, y miras todo a tu alrededor; la precisión de este reloj es asombrosa. Es obvio que el que lo creó ha dedicado tiempo a cada una de las piezas. Y es muy entretenido ver la mecánica, es casi como si las piezas estuvieran iluminadas, se dan cuenta de lo que hay a su alrededor, casi parecen vivas, cuando ves cómo hacen clic, clic, clic, con perfecta sincronicidad, y luego en cierto momento, después de cierto número de clics, algo sucede y lo hacen otra vez, y otra vez, y otra vez. Y es muy preciso y bello, y allí hay un plan.

Ahora les presento otro reloj. El primer reloj es un reloj iluminado; el segundo reloj no lo es. Y ese segundo reloj, si lo pueden mirar, es difícil de observar, porque cada pieza hace lo mejor que puede, pero no tiene la forma correcta, no se conoce a sí misma, tampoco sabe por qué está allí. Pero igual es parte del reloj, y funciona de todos modos. Y sobreviveEs interesante ver cómo las piezas trabajan juntas – o no. Si no están conscientes unas de otras y no conocen el plan del reloj, se chocan unas con otras. Ahora, ustedes podrían decir, «¿Pero cómo las piezas de un reloj se pueden chocar unas con otras?» Imaginen: los engranajes no son exactamente del tamaño correcto, y se rompen, y en lugar de combinarse con los otros, se golpean y se rompen. Algunas realmente pueden destruirse y caer; otras tomarán su lugar y pasarán por lo mismo. De modo que el reloj existe, pero muy deficientemente. No solo eso; es estresante. Cuando las piezas no saben quiénes son o qué están haciendo, solamente sobreviven. Pero el reloj sigue haciendo tic tac; deficientemente, pero lo hace.

Creo que saben de qué hablo. Una persona que descubre el ser, mira las cosas esotéricas y decide viajar hacia lo desconocido que se vuelve conocido. Es un viaje que debe ser algo que quieres hacer, no es algo que te sucede, nada te empuja, a veces hay una conciencia espontánea porque te encuentras en una situación, otras veces simplemente estás escuchando y tienes una idea de que hay más.

Y empiezas a preguntar: «¿Cómo puedo averiguarlo?» Así es como lo averiguas; este es el proceso, y te lo hemos dicho antes; cuando empiezas a buscar, tu alma lo sabe. El libre albedrío es buscar o no buscar; es simple, es tu opción. Si no quieres buscar, sobrevivirás – o no – pero tendrás una vida. Si empiezas a buscar, querido, verás los senderos basados en el conocimiento que no tienes, que debes descubrir. ¿Tuviste una vida pasada? ¿Te relacionaste con otros? ¿Qué significó? ¿Cómo afecta eso a esta vida? ¿Qué te ha mostrado? ¿Puedes usar la intuición para poder encontrar el sendero que está despejado para ti? ¿Puedes esperar una casualidad? Esa es grande. ¿Puedes esperar una sincronicidad? Otros dicen, accidentalmente conocer personas que hacen cosas por ti y contigo, como el compañero correcto, por ejemplo. El trabajo adecuado, por ejemplo. ¿Sabías que eso es parte de un plan espiritual? No es accidental. ¿Ya te estás interesando?

Finalmente, quiero llevarte a un lugar. No es un lugar real, es metafórico. Es interesante, ¿no? que casi toda la humanidad cree en la vida después de la muerte, de alguna forma, de alguna manera. Y además colocan en esa vida posterior algo que sucede después de morir. Va a haber algún tipo de encuentro. ¿No les parece interesante que sistemas organizados, sistemas esotéricos, todos ellos, los vean a ustedes reuniéndose en algún nivel después de su vida? En algunos sistemas es un juicio, según el cual su alma, si no cumple las especificaciones, será torturada para siempre. Dicho sea de paso – lo repito – ese no es el Dios amoroso que creó tu alma. Eso no está en el plan, nunca lo estuvo, nunca lo estará. Eso es un cuento infantil, eso viene de humanizar a Dios, eso proviene de su cultura, de su padre, de sus gobiernos, de sus sistemas. Eso es humanismo; ¡no es compasión! Cada humano espera que algo suceda después de la muerte, de modo que vayamos allí. Vayamos allí con una metáfora.

Veámoslo, después de dejar esta vida. Están con otros, y tienen una reunión, y es una reunión de alegría – siempre. Vendrán a la Tierra otra vez más, tienen una sesión de planeamiento con ellos o con otros, y se ha encendido la luz. Lo que quiero decir con esto es que saben todo, y se sientan a esta hermosa mesa, llámenla la mesa en el cielo, si quieren. O el manto de la compasión de Dios. Se sientan a esa mesa, como almas, y discuten lo que sucedió. Y van alrededor de la mesa, tienen mucho tiempo disponible – porque no existe el tiempo – y van alrededor de la mesa y oyen las discusiones. ¿Cómo fue para ustedes? Y un alma dice, «Bueno, mi nombre fue Frank, y no lo encontré». Y no hay dolor, pero todos entienden qué quiso decir Frank. Frank otra vez caminó por la vida sin buscar más que la supervivencia. Frank no entró a buscarse sí mismo, ni hacerse algunas preguntas esotéricas sobre el Universo; ¿he vivido antes?, ¿cuál es el propósito del alma?, ¿hay algo más que lo me enseñaron?, ¿podría ser que haya belleza en todas las cosas? ¿Es posible que Frank pudiera haber aprendido que era magnífico en lugar de aprender que Frank nació sucio?  Y Frank dice «Apenas puedo esperar a volver, porque sé que hay una nueva energía, y ahora sé lo que sé, y cuando el velo caiga sobre mí y yo sea humano otra vez, apenas puedo esperar a resolver el rompecabezas, ¡porque ahora sé que puedo encontrarlo! ¡Sé que puedo hacer la elección correcta!»

Alrededor de esa mesa, tal vez 80% de los que han muerto ese día o cerca, y se encuentran ahora como almas, tienen la misma historia. Y hay un alma que dice, «Mi nombre fue Sally. Y lo encontré (se ríe)». Oh, hay tantos aplausos, ¡están tan complacidos todos con esto! Y Sally cuenta su historia. «Yo empecé a buscar. Era joven, dedicaba el tiempo a mis hijos, como tantas personas que están ocupadas, ocupadas, ocupadas. Pero poco después empecé a despertar y hacer las preguntas y hablar con la gente, porque tuve curiosidad, ¿podía haber algo más? ¡Y lo había! Aprendí a lo largo de mi vida de los potenciales de mi pasado, y qué había creado algunos de los problemas que tuve como alma viviendo en la Tierra. Lo descubrí, y a causa de eso tuve alegría, fui capaz de encontrar un sendero mejor, que no tenía esos obstáculos. Descubrí mi plan, encontré ese nicho creativo que siempre pensé que podría ser, ¡podía escribir, podía pintar! Nunca lo había pensado, tuve la intuición, y luego, las personas que conocí, ¡oh! no fue por accidente que conocí a las personas adecuadas. Mi vida fue bendecida, porque yo supe que yo era magnífica«. Y en la mesa se hizo un silencio.

Hasta que un alma dijo: «Mi nombre fue Juan».  «Juan, me gustaría encontrarme contigo, cualquiera sea el género que vayas a tener, hagamos un arreglo. La próxima vez que bajemos, yo podría estar en tu ciudad, de algún modo encontrarnos por sincronicidad, y casarnos, o Sara, o Sally, quien quiera que vayas a ser, o Juan. ¿Me contarías al respecto?»

Y esto les dice algo que las almas sabían, queridos, y ahora lo revelaré: ustedes no pueden retroceder en consciencia de una vida a otra. (repite) No pueden retroceder en consciencia de una vida a otra. Si han tenido una experiencia chamánica, queridos, puede que no sean chamanes hoy, pero recordarán que hay algo más, y esto los impulsa a buscar.

De modo que todos los que lo hicieron, lo encontraron, se encontraron a sí mismos e iniciaron ese proceso de percepción consciente, cada uno de ellos regresa consciente. No todos ellos serán chamanes, no todos estarán interesados en la metafísica, algunos serán lo que yo llamo trabajadores de luz desde el armario (se ríe). Lo saben, solo que no están participando, pero lo saben, oh, lo sabían.

Y entonces este fue el ruego del alma que dijo «Ven conmigo, hagamos un arreglo, de modo que cuando regresemos, te encontraré. Te encontraré de algún modo, te escucharé hablar, y me daré cuenta de que yo quiero lo que tú tienes».

¡Ese es el plan, queridos! Algunos en este grupo lo saben; otros no. Pero el libre albedrío es así: ustedes saben cómo funciona. Ahora mismo pueden avanzar más que con cualquier cosa que hayan hecho. Esta historia de los delfines, esta percepción consciente que tienen, esta alegría que sienten, es parte del reloj. Esto se expande, cien, mil, un millón de veces, a medida que empiezan a encontrarse con las otras cosas especiales como esta que han descubierto, de muchas maneras diferentes, que son piezas de este reloj prístino y consciente que casi funciona por sí solo, porque conoce que es magnífico.

¿Por qué la espiritualidad? Es el resto de la historia; he ahí por qué. Piensen en estas cosas.

Y así es.

Kryon

 

Islas Azores, Portugal, 25 de mayo de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre El Reloj Iluminado