Saltar al contenido
Esta página web usa cookies: Éstas se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Canalización Kryon – Egipto 3 y 4

Publicada el
Mensaje de Kryon
Canalizado por Lee Carroll

Descubrimiento del Yo – Parte 1

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

En la tierra del descubrimiento, ciertamente cuanto más oyen de los expertos, de los que han estudiado durante años, lo que dicen sobre esta tierra, más impresionados se espera que estén. No solo por lo que se ha descubierto sino por lo que yace bajo la arena para descubrimientos futuros.

Esta es una breve meditación y canalización que llamaré Descubrimiento del Yo, y vamos a hacer un número de canalizaciones con respecto a esto. De modo que empezamos con lo sencillo, simple. Empezamos con la historia, o la parábola, si la quieren llamar así, una alegoría, de un hombre llamado Wo. Y usamos esto constantemente como ejemplo, siempre metafórico, de una obviedad, una verdad.

Wo no es hombre o mujer, aunque lo identifico como hombre, porque no hay algo entre medio en la humanidad (se ríe). De modo que lo llamaremos wo-man. Podría ser de cualquiera de los dos géneros; ustedes eligen.

Wo está en un lugar misterioso. Misterioso para ustedes, pero no para él. Ha crecido donde todos tienen que caminar por la arena. Hay casi un metro de ella por dondequiera que vayas. Ahora bien, esto es lo normal para Wo; absolutamente su normalidad. Creció en esto, nació con esto. Su madre y su padre, su abuelo, todos ellos tenían que caminar por la arena donde tuvieran que ir. Y se acostumbraron. Era difícil, no podían ir muy rápido, pero esto era la norma para Wo. Iba a su iglesia de arena, donde ellos se esforzaban atravesando la arena y hablaban sobre el Creador que los había creado a ellos y a la arena. Él hacía todas las cosas que ustedes podrían pensar que se hacen en cualquier cultura. Iba al negocio de arena a comprar comestibles, todas las cosas. Había quejosos de la arena, había gente de la arena que a él le encantaba estar con ellos, ¡pero era un mundo de arena! Todo giraba en torno a la arena.

Y según va la historia, conoció a un grupo de gente. Empezó con uno, que lo invitó a ver a otros, y esta gente era muy rara. Verán: él vio que la arena retrocedía ante ellos por dondequiera que caminaran. Era tan extraño, que él realmente no quería asociarse con ellos, no mucho. Pero no podía evitar ver quiénes eran y qué podían hacer. Y lo que más observó era que ellos eran felices. Eran más felices que él, porque no tenían que esforzarse en la arena. Pero era muy inusual, no era normal. ¡No era correcto! Algo estaba mal.

Ciertamente él fue a sus consejeros espirituales que le previnieron: “No te acerques a ellos, ya ves lo que hacen, están usando magia. Y la magia es maligna. No querrás asociarte con esa gente”.

Ahora bien, aquí es donde nos detenemos y por un momento identificamos la metáfora como si todavía ustedes no la hubieran captado. La arena es la consciencia. Y en esta historia, la consciencia está baja, es difícil pasar a través. Esta es la consciencia que este planeta ha experimentado siempre, durante eones, podrían decir que fue desde el comienzo de la humanidad. O desde que se registra la historia, podrían decir. Hay un dicho: la historia se repite. Y ustedes pueden ver eso, porque después de cada guerra, viene otra guerra. Hay un momento de descanso, y luego otra guerra. Lo que estudian, aún de tiempos antiguos, es las guerras. Uno quiere los recursos del otro, y entonces hay una guerra. Y ustedes ven quiénes están involucrados, y lo que hacen, y los nombres de los conquistadores, y ven lo que han hecho. Pero pueden estar o no oprimidos por el hecho de que nunca se termina. Siempre hay guerra. Eso es un planeta de baja consciencia. Atravesando las arenas, sin poder liberarse de esto y muchas otras cosas que los identifican como humanos. Hasta se le podría llamar naturaleza humana.

Esto es lo que hemos enseñado durante 32 años: está llegando un tiempo en que esa naturaleza humana va a cambiar. Está llegando un tiempo en que este planeta se mirará a sí mismo y decidirá que no tendrá otra guerra. Queridos, ustedes están en la antesala de eso, si no lo vieron aún. En la antesala de eso. Y tal vez se requirió uno para ver la reacción del otro. Wo está allí parado, y ha visto a otros con una consciencia más elevada, porque la arena de la baja energía retrocede ante todos ellos por donde sea que caminen. Le han prevenido que no son correctos, que no son exactos, que no pueden venir de Dios. Y sin embargo, se siente atraído hacia eso.

Esta es la premisa que hemos dado durante 30 años: que Dios, el Dios del amor, los ama tanto que a lo largo del camino les dará oportunidades para mirar. Ella les dará oportunidades para mirar. Casi como “puedas mirar”. Casi como un chiste, “puedas mirar”, y tú tienes esa libre elección, para mirar o no. Para creer a los que te rodean, o no. Cuando ves algo muy inusual, lleno de amor o de alegría, que es muy diferente, es atractivo.

Y aquí detenemos la parábola. Porque la siguiente te contará qué sucedió cuando Wo miró (se ríe).

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.

Kryon

El Cairo

7 de marzo de 2022

Descubrimiento del Yo – Parte 2

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Esta es la segunda de varias enseñanzas sobre el descubrimiento del Yo.

El grupo se encuentra al salir el sol en Abusir, que fue construido en la 5ª Dinastía; eso puede no significar nada para muchos. Pero se considera que hubo más de 30 dinastías y 3000 años, la 5ª dinastía es temprana; antigua. Ustedes están sentados en un lugar que otros humanos usaron de la manera que desearan. Lo usaron para hacer la misma clase de cosas que ustedes están haciendo ahora, al sentarse en este mismo lugar. A su propio modo, lo usaban para descubrir más sobre sí mismos, para poder estar preparados para lo que ellos creían que sucedería cuando murieran. Todo se trataba de eso, queridos.

El culto de la luz, del Sol, y por eso es al amanecer, y por eso es importante que esté amaneciendo y estén aquí, porque ellos hacían esto. El Sol era todo para ellos, mientras viajaba por el cielo hacia la otra dirección, todos ellos, igual que ustedes, muchos, muchos años atrás, tratando de encontrar ese nicho en que pudieran descubrir mucho más sobre lo que sucede en sí mismos, después de la muerte, tal vez.

Hay una historia de tiempos antiguos, que les dimos, y en esta historia lo tenemos empantanado en la arena, caminando por ahí; esa es una metáfora de la vieja energía, y ya les dijimos eso. Esta serie llamada Descubrimiento del Yo puede no significar mucho para muchos que se miran a sí mismos y dicen: “Yo estoy consciente de quién soy, de modo que aquí no hay nada que descubrir, Kryon. He estado por aquí desde hace rato. Y me conozco a mí mismo, y sé todo sobre mí”. De modo que yo le diré: “Así que tú eres uno de esos que sabe todo; no hay horizontes más allá de lo que sabes”. Y ellos vuelven y dicen: “Bueno, por supuesto, en la ciencia y en todas esas cosas tendrías razón, pero en cuanto a mí – dicen – yo sé sobre mí mismo”. Y yo les digo: No, no sabes. ¿Te das cuenta de que hay mucho más que ha sido imbuido dentro de tu alma, que está allí esperando que lo descubras? Entonces, el autodescubrimiento nunca jamás termina. Lo que piensan que saben, no es la historia completa. Y esa es la belleza de este mensaje.

Los que se sentaron aquí antes que ustedes, tenían ese mismo conocimiento. No sabían lo que no sabían. De modo que estaban dispuestos a que se les diera más. Por los sacerdotes, aquí mismo, sobre una cosa: la luz. En ustedes, cada uno, lleva más que lo que sabe. Y lo que los antiguos no sabían aquí, y no tenían ningún concepto, era que algún día habría un Cambio en la humanidad, en muchos miles de años. Y ese Cambio en la humanidad crearía algo dentro de ellos, los humanos, que les permitiría no solo ver la luz, sino crear luz.

Esta es la premisa del Cambio: un despertar a cosas más grandes que las que sabían o esperaban. Y aquellos de ustedes que despiertan, empiezan a darse cuenta de que es nuevo. Estas son cosas que habían sido compartidas con la humanidad anteriormente.

Wo está esforzándose para caminar por la arena, por la vieja energía, como se hizo durante eones; la vieja energía de la humanidad. Y como les contamos en la canalización anterior, en esta parábola Wo ve un grupo de gente ante quienes la arena realmente retrocede cuando ellos caminan. Y él se sobresalta; y le dicen que es magia, y le dicen que los deje solos, porque ellos no tienen la sacralidad de lo que iglesia enseña; deben ser malignos.

Pero él se siente atraído a ellos, porque son bondadosos, lo escuchan, tienen compasión, no le venden nada, no le piden que se una a un grupo ni que lea un libro. Ellos simplemente le abren los brazos, pero él sospecha, no se siente bien con eso, no sabe cuál podría ser el truco. Qué otra cosa podrían tener para arrastrarlo tal vez a otro sistema de creencia. Y entonces se queda a un brazo de distancia, pero observa, y observa. Uno en particular, un hombre que parece muy bondadoso, y tan vivo, lo lleva aparte y le dice: “Wo, me doy cuenta de que estás nervioso aquí”. Y él desarma los muros de Wo con solo hablar, y Wo dice: “Sí, lo estoy. No sé qué es lo que estoy viendo, y tengo un poco de miedo de eso. Y me dijeron que no hable con ustedes”.  Y el hombre le dice: “Usa tu corazón como guía, incluso ahora. Hablar no daña”. Entonces abre el corazón Wo al escuchar al hombre.

Y el hombre dice: “Te diré qué es lo que sucede con nosotros. Hemos descubierto una cosa asombrosa. Que Dios ha creado un ser humano que es magnífico, y que solo estamos usando una porción de eso. Que la consciencia es energía, y parte de la energía que nos ha sido dada, es sagrada. Y no es eso lo que a ti te enseñan esos líderes religiosos que te enseñan. Ellos quieren ser los sagrados, y te enseñan que tú no lo eres”.

“El descubrimiento que nosotros hicimos es que Dios nos hizo a todos sagrados a imagen suya, Y que podemos hacer algo, algo que nadie pensó nunca que pudiéramos hacer. Hay algo llamado El Campo. Y ese es un campo de otra energía, llamada consciencia de la humanidad. Y está siempre disponible, está allí, esperando ser descubierto y usado. Piénsalo de este modo: todo lo que sucede en esta Tierra, con respecto a la consciencia, está disponible, porque está siendo pensado. Especialmente aquellas cosas que pueden ser problemáticas, que tú llamas azar. Wo, estoy diciéndote que verdaderamente no existe tal cosa como el azar, en lo que respecta a la consciencia. Lo que te estoy diciendo es que el azar es el resultado de no hacer nada. Eso es cuando bajas de la vereda y un carro te atropella. Y muchos dirían, Bueno, si hubieras sabido que un carro podría atropellarte, no hubieras bajado de la vereda”.

Y Wo dijo: “Eso es correcto”.

“¿Qué tal si tuvieras una intuición de que, en el Campo, un carro estaba viniendo?”

Y Wo lo miró y dijo: “¿Quieres decir… precognición?”

Y el hombre dijo: “No. Está en el Campo. Está allí para que lo levantes. Es parte del don que todos tenemos. La arena se retira ante nosotros porque estamos sintonizados con el Campo; es un flujo. Piénsalo así, Wo:  hay un camino con muchos baches. Si caminas con ojos vendados, por azar puedes pisar en algunos de ellos. Pero si te quitas la venda, es muy probable que puedas verlos. Y es así, solo que, en lugar de vista, tienes intuición. Intuición para guiarte en un flujo de la vida, de modo de no pisar dentro de los agujeros”.

Wo no podía creer lo que oía. De hecho, no lo creyó. Y el hombre dijo: “Wo, sabes, es una cosa muy, muy extraña. De modo que vete de este lugar y piensa en esto, y piensa en estas cosas. No vuelvas a menos que tu corazón te diga que lo hagas”.

Wo estaba impresionado con eso, porque aquí tenía a alguien que no trataba de convencerlo de nada, y le pedía que usara su propio corazón y su intuición.

Luego el hombre lo miró y dijo: “Hay mucho más aquí, Wo, que quiero contarte, sobre quiénes somos nosotros, y quién eres tú. Y lo que Dios te ha dado. Entonces, Wo, usa tu corazón, ve el amor en mí”, dijo el hombre “Y vuelve si lo deseas. Tengo mucho más para decirte sobre el Campo, sobre tu magnificencia, y quién puede que seas”.

Wo se fue de ese lugar y reflexionó sobre todo lo que había oído. ¿Podría ser que uno pudiera ser capaz de dirigir su vida en un flujo, usando el Campo? Y que fuera todo parte de un autodescubrimiento. Y Wo se dio cuenta de que, si eso era verdad, él realmente no se conocía a sí mismo, y que había mucho más.

Los dejaremos con eso, y veremos si Wo vuelve para ver a ese hombre especial y ver qué más podría haber, que fuera magnífico, y que él no conocía.

La búsqueda de estas cosas es lo que la gente estaba haciendo aquí mismo, igual que ustedes. Seres humanos, buscando, igual que ustedes. Tal vez en un amanecer, justo como este. Y aquí están ustedes, más de cinco mil años después, y sabiendo mucho más sobre su magnificencia, y la verdad, y la luz.

Habrá más.

Y así es.

Kryon

Templo del Sol en Abusir

8 de marzo de 2022

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino

0 comentarios
Canalización Anterior
Canalización Siguiente

Dejanos tu comentario sobre la canalización Kryon – Egipto 3 y 4