Saltar al contenido
Esta página web usa cookies: Éstas se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Canalización Kryon – Egipto 7 y 8

Publicada el
Mensaje de Kryon
Canalizado por Lee Carroll

Descubrimiento del Yo – Parte 5

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon, del Servicio Magnético.

Para quienes escuchan estas canalizaciones, estos mensajes, estos episodios de enseñanza, de entrenamiento, el grupo hoy se encuentra navegando río abajo desde el alto Egipto, habiendo visitado Kom Ombo. Es un templo inusual, no hay nada parecido. Del lado este del río, eso es importante para lo que les contaré luego, y los egipcios eran grandes con las metáforas. De modo que muchos de esos mensajes en los muros son metafóricos. Cada vez que vean un ser humano con la cabeza de un animal, tiene que ver con el animal y con el humano, y la percepción de lo que quiere decir, hacia qué dirección está orientado. Pero el Templo mismo, queridos, es una metáfora magnífica.

El Templo es realmente dos templos en uno, como les han dicho. Podría decirse que había dos dioses, o que había dos hombres; uno representando la luz y uno representando la oscuridad, realmente el inframundo. ¿De qué les recuerda? Ciertamente es la metáfora de la dualidad. Cada ser humano tiene esos atributos.

Pueden hacer lo que quieran, ahora mismo, con este mensaje; pueden escuchar, o no. Pueden oír, pero no entender, si lo desean. Pueden oír e ignorar, si lo desean. Y hay muchos que oyen y tienen una revelación también.

Hablamos otra vez sobre aquellos egipcios antiguos que tenían mucho de lo que ustedes tienen hoy, o al menos la comprensión de ello. Discutamos algo que puede que hayan visto: cada guía los llevó por el corredor de sanación, las salas. Aquí había un lugar donde podían sanar a aquellos, y ustedes pueden ver en los muros algunas cosas que ellos quieren que vean. ¿Y qué eran? Algo de la metodología que usaban. Por cierto, algunos instrumentos quirúrgicos, algo de la aromaterapia, y había más.

Lo que es muy difícil mostrar en los muros, pero hay algunos indicadores, es lo que ellos hacían con la frecuencia, con el sonido. Un estudio que no he visto, les dirá mi socio, es el estudio del sonido. Con los egipcios, el estudio de la resonancia de las cámaras, de los sarcófagos, allí hay cosas que todavía deben ser estudiadas, anotadas, probadas. ¿Cuál es la resonancia de la frecuencia de la cámara del rey? Existe una. ¿Algunos de los sarcófagos producidos en algunas de las dinastías suenan con una cierta resonancia? Todos ellos. La respuesta es sí. Ellos creían que las frecuencias de resonancia y el sonido eran importantes, no solo para la sanación, sino en el viaje hacia la vida después de la muerte. Esperen eso; alguien lo va a descubrir, o al menos va a pensar en eso. No ha habido mucho todavía, pero podría haberlo. Tal vez los que escuchen esto se interesen.

Pero ustedes vieron algo más, queridos, En el muro trasero, con todos los instrumentos, había una descripción de lo que ustedes llaman la balanza de la justicia, con el eje y las dos alas laterales suspendidas, equilibradas. Y si han prestado atención, dirán: “Bueno, yo sé qué es eso, porque cuando pasas a la vida después de la vida, tu corazón es pesado. Y tu corazón debe ser liviano, según se lo juzga por tus hechos, y quién eres, y qué hiciste”. Y eso es lo que significa, excepto que está en el lugar equivocado. Eso es lo que encontrarían en los muros de una tumba, queridos, eso es la vida después de la muerte. Esto es un templo.

Entonces ¿qué podría significar esa balanza? O tal vez aluden a la dualidad de que hablé. Y sin embargo estaban justo al lado de los instrumentos de curación que ellos usaban. Voy a decirlo de nuevo: los egipcios conocían la química. Eso describía el pesar ciertas sustancias a mezclar en el caldero para su medicina. Ellos entendían más que lo que ustedes saben, sobre medicina. Tal vez sobre algunas plantas que están en el Nilo, que podían combinar con otras plantas en lo que ustedes llamarían curación con magia, tal vez. Ellos tenían tantos dones en el suelo, tenían la riqueza de las edades. Muchos árboles, muchas plantas, todos estaban allí. Y tuvieron miles de años para desarrollarlo. Y queridos, así lo hicieron.

Ustedes pudieron ver mucho hoy que los dirigiría a ustedes y su percepción tal vez hacia otra idea: ellos sabían mucho más que lo que cualquier historiador les da crédito.

Y entonces, en nuestra historia de Wo, él está por hacer un descubrimiento; está a punto de aprender mucho más que lo que incluso él pensaba saber. Y él aprende de este hombre, este guía, este maestro, que él conoció, que le empieza a explicar la energía, la energía de la consciencia. Algo que no se enseña ni siquiera hoy en día. Por eso yo lo estoy enseñando. Un precursor, tal vez, de algún día en que van a poder ver realmente los pensamientos y sus patrones, y la magnificencia de un atributo multidimensional que ustedes no esperan de la consciencia, pero que allí está. Queridos, hay piezas y partes de su cuerpo que resuenan, tienen una resonancia con la consciencia.

Él se sienta frente a su maestro, y el maestro dice: “Wo, bienvenido de vuelta”. Y Wo dice: “No puedo dejar de venir. Porque lo que me dices empieza a tener sentido para mí, y ahora empiezo a usarlo, y en realidad me siento mejor”.

Wo le cuenta: “Fui a casa después de la última enseñanza, y por primera vez escuché los asuntos, las cosas, que mi familia y mis amigos decían. Y casi todos ellos tenían un giro negativo, y yo nunca me había dado cuenta antes. Y yo no voy a hacer eso con ellos, y ellos lo notaron. Y dijeron: ‘Estás en silencio’. Y yo dije: sí, estoy en silencio. Yo no quería contarles lo que me dijiste, porque tenía miedo. Es demasiado extraño”.

Y el hombre le dijo a Wo: “¿Estás listo para algo más extraño?” Y Wo dijo: “¡Oh, sí! Porque todo lo que me dijiste resuena con amor”.  Y el hombre otra vez le dijo a Wo: “Ama a tu Dios con todo tu corazón, en cada momento de vigilia, dormido, despierto. El Creador está en ti. El Creador conoce tu nombre, Wo, y el Creador ha estado esperando que despiertes y descubras algo en ti mismo que no sabías que tenías”.

Y luego el hombre le dio a Wo una explicación de algo de lo que Wo no tenía ni idea. El hombre dijo: “Wo, hablemos de la energía de la consciencia y tu cuerpo”. Ahora bien, esto sorprendió a Wo como extraño, “porque hace un momento hablábamos de cambiar la realidad, y hacer que se encienda la luz en la oscuridad, unos momentos antes, y otras enseñanzas, ¡y ahora quiere hablar sobre mi cuerpo!”.

“¿De qué se trata? Dímelo”. Y esto es lo que el hombre le dijo a Wo: “Cada célula de tu cuerpo, Wo, es un receptor de energía. Las células hacen lo que tienen que hacer, esa es su tarea, es simple química. Y si las dejas solas, y nunca les das ninguna energía en absoluto, de nada, trabajarán bien. Solo que no funcionan muy bien. Tienen una predeterminación. Y lo que eso significa es que, si lo dejas solo, el cuerpo hace lo que se le antoja. Si lo dejas solo, el cuerpo envejecerá de acuerdo a un sistema de consciencia que es de un pozo, en otras palabras, una población de baja consciencia a menudo tendrá un programa de envejecimiento y todos se acomodan bastante a ese programa. Eso es por defecto, lo predeterminado. Lo que se espera. Es lo que dice tu médico, es tu expectativa promedio de vida”.

Y Wo miró al hombre y pensó: “¿Qué va a decir ahora? ¿Qué podría decir ahora?”

Y el hombre miró a Wo y dijo: “Pero si tú aplicas la energía de la consciencia a tu estructura celular, podrías hacer varias cosas. Y esta enseñanza tratará de una de ellas. Tal vez una que nadie quiera creer. Wo, tus células están todas diseñadas para rejuvenecer. Todas ellas”.

Wo había oído esto, lo sabía, pero le dijeron que algunas no rejuvenecen y otras sí. Y el hombre dijo: “Todas ellas lo hacen, a su manera. Eso se descubrirá. Incluso tus nervios, incluso tu cerebro. Todas lo hacen. Tu piel lo hace, tú lo ves. Lo ves cuando te lastimas, y te curas en cuestión de días o semanas. Rejuvenece. Cada una de las células está diseñada para rejuvenecer. Sin embargo, el defecto es que no lo hace bien. Por lo tanto, la edad promedio de la humanidad está atascada. Está atascada en el modo por defecto, Wo.

Sin embargo, si le enviaras a tu estructura celular la energía de la consciencia y un conjunto de instrucciones, no envejecería tanto”. Wo estaba interesado. Él nunca había oído nada parecido: ¿Vas a mandar energía a tu estructura celular?

“Wo, ellas son receptores de energía, y todas las células tienen una porción multidimensional, que viene de un ADN multidimensional. Está probado. No tendrías biólogos cuánticos, si no tuvieras ADN. Tiene alguna forma de multidimensionalidad. Y ese es el receptor de la energía de la consciencia, Wo. Estas son tus instrucciones para hoy: vuelve y todos los días diles a tus células que empiecen a rejuvenecer. No por el programa. Los telómeros, que no se acorten tanto. Díselo, y visualiza lo que es el proceso de rejuvenecimiento para que sea más eficiente. Esa es la energía, y entonces empezará a suceder. Y no verás el resultado de inmediato, pero después de un tiempo lo verás en ti mismo, y al compararte con otros. Me gustaría decirte Wo, que estás diseñado para rejuvenecer eficientemente, y tener una vida de más, más de cien años. Así es como está diseñado tu cuerpo. Pero no es eso lo que está sucediendo, porque muy pocos humanos conocen el secreto. Las células están allí, esperando instrucciones. Y si nunca las reciben, simplemente harán lo que elijan. Ahora bien, eso es para mañana Wo, pero hoy quiero que te vayas con un corazón más ligero, sabiendo que puedes controlar tu propio envejecimiento”.

Wo dejó a este hombre, que parecía aparecer cada vez que estaba en ese lugar con los otros que él veía que la arena no los molestaba tanto, y él estaba aprendiendo mucho. Y cada cosa que aprendía, era absolutamente nueva. Nunca se la habían dicho, ninguna fuente espiritual, ni doctrina. ¿Podría ser?, dijo Wo. “Hasta aquí, todo lo demás ha funcionado. Yo voy a hacer esto, y voy a esperar para ver si los que me rodean envejecen más que yo”. Y de algún modo, de alguna manera, Wo sabía que así sería.

Esto está lleno de conjuntos de instrucciones, meditación, luz, y verte a ti mismo como parte de Dios. Y empieza a darse cuenta de que ese es el catalizador que permitirá manifestarse, suceder. No va a suceder simplemente deseando o enviando mensajes. Tiene que ser combinado con algo, y él está aprendiendo qué es ese algo. Y ahora se siente más compasivo. No solo con los que lo rodean sino que, por primera vez, consigo mismo.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad, contándoles sobre un descubrimiento para cada uno de ustedes que escucha esto: la verdad de cómo podría ser.

Y así es.

Kryon

Río Nilo en, Asuán

12 de Marzo de 2022

Descubrimiento del Yo – Parte 6

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon, del Servicio Magnético.

Estamos en el Templo de Horus, en Edfu. Un templo espectacular que ha sobrevivido a miles de años, porque está bien construido, queridos. Quiero que imaginen por un momento cómo se logró esto, y les pregunto: ¿Piensan que había alguien a cargo? ¿Piensan que los trabajadores simplemente descendieron sobre esto, le dieron forma? Tal vez tenían un plan. Pero tuvo que haber un arquitecto, tuvo que haber alguien allí señalando y diciendo: “Esto va primero; esto va en segundo lugar”, y supervisándolo paso a paso a lo largo de los años que requirió crear semejante cosa.

Además, hay una elegancia de construcción aquí. Esto no es simplemente un templo hecho con moldecito de galletas, como dicen. El piso inclinado de cierta manera a propósito, en ciertos ángulos; las percepciones; las puertas que se encogen y se abren, todas estas cosas, queridos, requirieron mucho planeamiento, matemáticas, y supervisión.

Ya les dije antes que es difícil encontrar los planos, e incluso las herramientas. Los planos, queridos, son sagrados, fueron dados por Dios, y fueron cuidadosamente instruidos y seguidos, un templo tras otro, la misma clase de edificios, la misma clase de consciencia de construcción. No es inusual que no encuentren los planos, tal vez incluso las herramientas. No más que encontrar las herramientas si de pronto sus rascacielos quedaran enterrados y se desenterraran miles de años más tarde; no encontrarían herramientas allí, ni tampoco los planos. Estarán en un lugar aparte, tal vez una oficina aparte, otro edificio. Aquí, eso todavía no se ha descubierto. Ustedes conocen los nombres de los arquitectos, pero incluso sus tumbas no han sido descubiertas. Entonces hay una similitud en algo que está faltando.

Pero ustedes pueden ver los resultados, queridos, justo frente a ustedes. La majestad del planeamiento y el orden. Los egipcios eran buenos en esto; aquí había orden, aquí había similitud; había buena administración y control aquí, y construcción, aquí. Y lo que ven ha perdurado mil años, y otros mil, y tal vez otros mil, además. Ese es el resultado de la maestría, de la arquitectura, del planeamiento, de las matemáticas.

Continuamos la historia de Wo. Ahora ha regresado a su maestro, por más información sobre algo que él nunca supo que existía. Porque su maestro, su educador, está haciendo un “mira y repite”, tal vez es la primera vez que él oye estas cosas, o que le muestran esto, que le dicen estas cosas sobre las herramientas que un ser humano tiene en una vibración más alta. Está lleno de metáforas, y continúa.

Y el maestro dice a Wo: “Wo, ¿estás listo para más información?” Y Wo dice que sí. Entonces el maestro dice: “Quiero que imagines una fábrica en progreso. Esto es una metáfora, Wo. Es una fábrica que hace un producto. Y cada uno de los trabajadores de la fábrica y todos los departamentos, todo lo que interviene en hacer un producto, es conocido. Llamemos ‘L’ al producto. Y cada uno en la fábrica conoce su trabajo; no solo los trabajadores que hacen el “L”, sino la oficina de Contabilidad, la oficina de Ventas, la oficina de Recursos Humanos, todo lo que interviene en formar una corporación, lo conocen. Y cumplen con su trabajo, porque saben lo que están haciendo. Pero en la fábrica hay algo que falta: no hay mucha dirección.

Si miras la fábrica, puedes decir: “Bueno, parece estar funcionando bien, y los productos salen de la línea de armado, aquí viene otro L, y aquí viene otro, y viene otro más”.  Pero con el tiempo, queridos, la fábrica, sin alguien a cargo, alguien que diga: “Corrijan esto, hagan aquello, vayan allí”, marcha hacia abajo, es disfuncional, hay problemas, incluso entre los departamentos, porque no se hablan entre sí. Ya no es fácil; hasta podrían decir que hay “no facilidad” en la fábrica: (N.T. Dis – ease, ease = facilidad; disease = enfermedad). Wo, acabo de describir el cuerpo humano. Cada una de sus partes sabe qué tiene que hacer, y lo hace, y el producto es ‘L’, La Vida (N.T. Life = vida) Te dijimos antes Wo, lo que pasa con la estructura celular cuando no hay dirección, envejece más, no tiene consciencia de saber, porque nadie está a cargo, no hay un jefe. Pero sí hay un jefe. ¿Qué es lo que te han dicho en tu cultura, Wo?”

Para quienes escuchan esto: todos los Wos, y las wo-mans, que están escuchando esto, ¿Qué les han dicho en su cultura? Es algo así: El cuerpo hace lo suyo, y tú miras hacia abajo al cuerpo, y esperas que funcione. Y si no lo hace, habrá una química que ayude. Hoy en día hay toda clase de químicas. Las llaman drogas. Manipulan la química en el cuerpo para que dure más tiempo o tal vez curar una enfermedad. “Eso es lo que te han dicho, y eso es lo que tu cultura hace luego; casi exclusivamente la cultura hace eso. Pero Wo, voy a darte algo de información: podrías arrojar todo eso lejos; si hubiera un jefe no habría enfermedad”.

Y entonces de aquí tomamos la expresión que hemos dicho muchas veces a muchos que escuchan, muchos Wos que se sientan frente a mí: Sé el jefe de tus células y ten una consciencia de energía que les ayude a saber qué hacer. Ahora bien, tú no sabes qué hace una célula, no realmente; tienes que estudiar y estudiar y estudiar; incluso entender de química. Ese es el trabajo de las células, lo hacen bien, pero necesitan de un arquitecto, necesitan alguien que esté a cargo, y esto puede sonar extraño: tú estás en un templo que fue construido ¿para qué? Para la meditación. Miles de años atrás los arquitectos lo construyeron para la meditación; incluso podrías decir, para establecer la gloria del Creador. Hoy estás aquí, lo que estamos haciendo miles de años después: meditación. Algunas cosas no cambian. Tu cuerpo necesita meditación. No necesariamente como esto. Una meditación biológica y sé el arquitecto, cuando dices a tu cuerpo: “Queridas células de mi cuerpo, escuchen bien: las amo. Trabajen juntas como una bella máquina de amor, con compasión mutua. Y yo estaré allí como el arquitecto, con mi consciencia, con mi propio cuerpo, con ustedes, para dirigirlas hacia la vida”.

Encontrarán que tienen un humano que no contraerá las enfermedades del día; no tendrá necesariamente los huesos con problemas del día; no envejecerá tanto. Lo dijimos antes. Pero más que eso; más que curar enfermedades, más que sanación, es un cuerpo que no se deteriorará tanto, ni se contagiará las enfermedades del día. Tiene que ver con la salud. No con sanar cosas que andan mal. Tiene que ver con prevenirlas, en primer lugar. Un cuerpo que no hace otra cosa que amarte en retorno, en su manera de funcionar, y tú lo amas.

Un concepto extraño para la medicina, tal vez, que tú ames tu cuerpo tanto que medites en el templo de tus células y seas el arquitecto de tu propia vida. Cómo trabajan juntas con la belleza con que fueron diseñadas, contigo a cargo de todo eso.

Una vez más. Wo nunca había oído eso, él siempre había tomado sus píldoras, simplemente.

Esta es la verdad del día, para todos ustedes, los que quieran ir al siguiente nivel de para qué están aquí. Alma antigua, estás diseñada para vivir largo tiempo. Alma antigua, necesitamos que lo hagas. Esta Tierra te necesita ahora mismo. Necesita tu compasión, tus oraciones, la energía de tu consciencia; el arquitecto de tu propia humanidad.

Yo soy Kryon, enamorado de todos ustedes.

Y así es.

Kryon

 

Templo de Horus en Edfu

Marzo 13, 2022

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino

0 comentarios
Canalización Siguiente

Dejanos tu comentario sobre la canalización Kryon – Egipto 7 y 8