Saltar al contenido
Esta página web usa cookies: Éstas se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Canalización Kryon – Egipto 9 y 10

Publicada el
Mensaje de Kryon
Canalizado por Lee Carroll

Descubrimiento del Yo – Parte 7

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Para quienes escuchen más tarde, estamos en la cubierta superior de un banco en el Nilo, con barcos que pasan, se oye música, el sol se está poniendo y empieza el aire a enfriarse. Y estamos en Egipto. Estamos muy cerca de la ciudad de Luxor y tenemos frente a nosotros un grupo de Trabajadores de Luz.

Hay algo que mi socio ha descripto como realidad de consenso, y hoy vamos a hablar un poquito de eso, en referencia a Wo, que hoy está por oír algo que puede que lo ahuyente de todo lo que se le ha dicho. Es profundo y sin embargo polémico, increíble, tiene que ver con Dios.

Y ustedes se preguntan, quién, qué, cómo, todas las cosas sobre Dios. Porque sus mentes, queridos, han tenido una imagen de eso que es Dios durante toda su vida, a partir de aquellos de su cultura en quienes ustedes confían. En esta cultura pueden oírlo; oyeron el resultado: una oración y el culto. Creencia fuerte y dedicación. Allá de donde ustedes vienen tienen lo mismo, pueden ir a un lugar para eso, o no. Pero garantizo que a medida que crecían, oyeron al respecto. Recordarán la primera vez que sus padres pueden haber dicho la palabra “Dios”. O tal vez no lo hicieron, simplemente los llevaron a un lugar donde aprendieron de otro modo.

Pero la realidad de consenso es especialmente para un niño aquello que está sucediendo, lo que los adultos hacen. Y muy a menudo todos ustedes, de niños, son impregnados con esta realidad de consenso y se convierte en su sistema de creencia. Una de las cosas más interesantes, si quieren ver las estadísticas, es que la mayoría del planeta cree en este Dios único. Y tienen muchas maneras diferentes de mostrar sus creencias, o clasificarlas, u organizarlas, o poner reglas alrededor de ellas. Muy a menudo se centran en un profeta que luego es el que enseña sobre Dios.

Pero la realidad de consenso no les permite ver realmente, realmente, qué es Dios. Porque están limitados a lo que les dicen, o por medio de quién tienen que ir para llegar a Dios. O las reglas al respecto. Y eso obnubila el esplendor, la gloria, la belleza, la compasión, la bondad, que es central y pura y espesa alrededor de eso que es Dios.

Wo fue otra vez a ver al hombre a quien había estado viendo, y se dio cuenta de que este hombre era un maestro, tal vez un guía. El hombre representaba a un grupo de pensadores con alta consciencia que atrajeron a Wo originalmente porque a él le costaba andar por la arena y vio que a ellos no. Eso es una metáfora, queridos, de una baja consciencia y de una alta consciencia. Y él estaba entusiasmado por lo que le había dicho sobre lo que él podía hacer de muchas maneras, y sobre quién era él. Ciertamente estaba descubriéndose a sí mismo. Pero todavía era elusivo, porque Wo no entendía por qué estas cosas aumentarían lo que estaba descubriendo sobre sí; él sentía que se conocía bien a sí mismo; estas eran solo herramientas, y cosas que estaba descubriendo sobre su cuerpo y la consciencia y la realidad… pero estaba casi listo para saber más.

Cuando vio a su amigo, su maestro, el maestro le sonreía, como si supiera algo que Wo no sabía. Ciertamente sabía. Este iba a ser el punto a partir del cual Wo volvería o no, porque Wo estaba a punto de aprender sobre Dios. No la realidad de consenso, sino la verdad.

El hombre miró a Wo y dijo “Bienvenido de regreso, Wo. ¿Estás listo para la lección de lecciones? La que va a iniciar muchas más ideas y lecciones. Una en la que puede que tengas que pensar durante mucho tiempo antes de regresar. Una con la que puede que tengas que sentarte y descubrir si es real o no antes de volver”. Y Wo se dio cuenta de que venía algo profundo.

El hombre miró a Wo y dijo: “Wo, tú no eres quien tú crees que eres. Eres una sombra de quién eres. No tienes idea de qué es el Ser. Wo, dime: ¿quién es Dios?” Y Wo intentó decirle a este maestro lo que a él le habían dicho. Dijo: “Bueno, Dios es una especie de supervisor. Dios es aquél a quien oramos, y es el que nos otorga las cosas que necesitamos”.

El hombre lo miró y dijo: “Eso no es correcto. Dios no es ninguna de esas cosas. Siéntate, Wo, y escucha, amigo mío, algo que no esperabas”. Y el hombre inició una completa explicación de la Fuente Creadora de todas las cosas, una manera de decir cuán grande es Dios, que era imposible: “Dios no es una entidad, no es un quién, no es un qué. Dios Es. Dios es la Fuente de cada pedazo y partícula de todas las cosas en todas partes. Dios está en cada uno de los átomos que te componen. Dios es luz en un lugar oscuro. Dios es luz en un lugar iluminado. Dios es Amor”.

Y Wo escuchó y se dio cuenta de que era mucho más grande que lo que le habían dicho. Y en la mente de Wo, en ese punto, él pensó: ¡Vaya! ¡Me pregunto si alguna vez podré llegar a un lugar donde me pueda comunicar con ese Dios! Y el hombre sabía en qué estaba pensando Wo, y dijo: “Wo, ¿tú amas a Dios?” Y Wo contestó inmediatamente, dijo: “Sí. Esta es mi enseñanza, que yo ame a Dios”. Y el hombre dijo “¿Realmente amas a Dios?” Y Wo se detuvo un momento, como si quizás su respuesta no había sido lo bastante buena, y reflexionó por un momento. Y dijo “Sí”.

Y el hombre continuó, y dijo: “Dios es lo más sagrado, para usar el término egipcio. Dios es más que lo que tú piensas, porque Dios es personal. Este Creador del Universo, Wo, ¡conoce tu nombre!” Eso sobresaltó a Wo. “¿Él sabe mi nombre?” “Por supuesto”.

Luego el hombre miró a Wo y dijo: “Te voy a decir algo en que tienes que reflexionar. No hubo un comienzo de Dios, Wo. Todo en este planeta es lineal; Dios no lo es. Todo lo que tienes, tiene un comienzo y un final. Todo lo que tienes envejece, y hay un ciclo. Y nada de eso es Dios. Dios estaba aquí antes de que ‘aquí’ se pudiera definir. No hay un final de Dios. Y esto es lo que debieras saber, Wo, debido a lo que te voy a decir. Si yo dijera ‘En el principio’ estaría equivocado; no hubo principio con Dios; simplemente existió como la Fuente Creadora de todas las cosas. Y sabe tu nombre. Y esta es la razón: porque todas las almas, en toda esta galaxia y en el universo entero son parte de esa Fuente Creadora. No hubo principio ni habrá final para ningún alma; no fue creada, simplemente fue. La estructura del alma, así como la ves, quién eres, eso tiene estructura, y eso fue creado. El sistema en que estás, que es tu alma, fue creado. Pero la esencia de tu alma es Dios. Wo, si tú amas a Dios, debes amarte a ti mismo”.

Eso sobresaltó a Wo, porque amarse a sí mismo es una cosa egoísta, no es algo que se supone que debas hacer, y eso es lo que sus líderes religiosos le habían dicho, “Wo, vigílate, para no ser engreído”. Y aquí viene este hombre a decir: “Ámate a ti mismo, tanto como amas a Dios”, y Wo dijo: “Quiero más explicación”. Y el hombre dijo: “Sí, la quieres. Wo, amarte a ti mismo no es algo que puedas considerar una emoción, o una trampa del ego, como dicen. Es amar la esencia de la imagen de Dios dentro de ti. Amarla tanto que empiezas a emularla, lo mejor que puedes. Porque tu alma nunca tuvo un comienzo ni un final. Y tú estás en tu alma. Y voy a contarte más sobre el sistema de tu alma, Wo. – Si regresas”.

Y Wo dijo: “Querido hombre, cuyo nombre nunca siquiera pregunté, ¿quieres decir que yo soy Dios?” Y el hombre lo miró y dijo: “En cierto sentido, tú eres un pedazo del Creador, caminando sobre la Tierra en forma humana. Con libre albedrío para descubrir esta verdad o no. Y si eliges descubrirla, hay mucho más para decirte. Amarte a ti mismo es el primer paso para lograr todo lo demás que te he dicho que puedes hacer. Vete de este lugar, Wo, y reflexiona sobre esta verdad”.

Y Wo miró al hombre y dijo: “Esto es profundo. Debo pensar. Debo pensar. Va contra todo lo que se me ha enseñado. Señor, ¿cuál es su nombre?”, preguntó Wo. “Nunca pregunté eso”. Y el hombre miró a Wo y dijo “Puedes llamarme hoy Yu Sha”. Wo estaba confundido; un nombre es un nombre; ¿por qué llamarlo así hoy? Y el hombre se levantó y se fue. Yu Sha.

Wo se fue, más confundido que cuando llegó; tenía mucho en qué pensar. Estaba a punto de entrar en algo que era grandioso, pero en el proceso podía perder amigos y familia, si les contaba lo que sabía.

¿Dónde están ustedes en todo esto, queridos, hoy en día? ¿Están al borde de saber que Dios es más grande que lo que jamás les han dicho? Así lo espero. Porque cada cosa que piensan, tan grandiosa como sea, solo será una porción de la verdad.

Puede que oigan las torres a mi alrededor, al rendir culto, al llamar a la oración en esta tierra. Dios es tan grande, queridos. La invitación se extiende para que reflexionen sobre esto ustedes mismos.

Y así es.

Kryon

Barco en el Nilo

Marzo 14, 2022

Descubrimiento del Yo – Parte 8

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Ahora voy a hacer una declaración que ya hice muchas veces, y algunos de ustedes la hallarán graciosa, pero si piensan en ella, es probablemente una de las más profundas que yo podría hacer sobre su relación con el Creador.

Esta es la declaración: Si todos ustedes fueran perros, entonces Dios sería un perro, y todos los ángeles andarían por ahí oliéndose unos a otros. La realidad de consenso es esta: que porque tú eres un humano y piensas como humano, y todas las emociones que tienes son humanas, por lo tanto el Creador debe también ser humano. O pensar como un humano. Y no lo hace. El Amor no piensa. El Amor es compasión y bondad. Podrían pensar que tiene actitud; no es así. Tiene sacralidad.

Wo está a punto de aprender algo que no esperaba. La cosa más polémica que se ha enseñado, secunda a la dada ayer aquí. Se dan cuenta que las polémicas se vuelven más fuertes, más profundas, y más difíciles de asimilar.

Wo es como muchos otros Trabajadores de Luz, excepto que estas cosas en esta parábola, en esta serie, son dadas casi diariamente. Pero les diré que para un Trabajador de Luz común que empieza desde abajo, en el descubrimiento del yo, del ser, como hizo Wo, sin ningún conocimiento en absoluto, esto suele tomar años. Toma años porque es tan diferente de la realidad de consenso que aprende el ser humano.

Wo fue otra vez a ese lugar donde sabía que estaban los que parecían caminar con la arena retirándose ante ellos, y él empezaba a entender las diferencias entre la consciencia de ellos y la consciencia de su familia, de sus amigos, de toda su vida, de su realidad. Wo está reestructurando todo lo que ha aprendido. Y la última lección fue la más difícil, cuando aprendió que su alma era sagrada y no había tenido comienzo ni tendría fin porque su alma era parte de la Fuente Creadora. Y eso significaba que él era parte de la Fuente Creadora. Y se le pidió que se amara a sí mismo como amaba a Dios; eso es incondicional, eso no es ego. Compasión con el yo, es parte del aprendizaje y del descubrimiento del yo, del Ser.

Pero hoy él será enfrentado a una idea, a la verdad con que tendrá que reescribir todo lo que le habían dicho sobre las reglas de Dios. Allí estaba el maestro, Yu Sha, y Wo dijo: hola, y Yu Sha dijo hola, y ahora hicieron más: se abrazaron. “Qué bueno verte, Wo. Gracias por regresar, Wo. ¿Estás listo para la lección siguiente?” Y Wo dijo: “Sí, por supuesto, es por eso que he vuelto, es por eso que estoy aquí”. Yu Sha hizo silencio por un momento, y dijo: “Esta lección, Wo, va a crearte la duda de si estoy en lo correcto o si estoy equivocado. Porque, verás, tú eres un producto de todo lo que te han enseñado, Wo. Y el cómo piensas sobre Dios, te ha venido a través de tus padres, tus maestros de religión, tus amigos, de aquellos en quienes confías, de aquellos a quienes amas. Estoy a punto de decirte algo diferente de todo lo que te han enseñado aquellos que respetas y amas. Y vas a tener que entender que hicieron lo mejor que podían, y te enseñaron lo que ellos sabían, de modo que no es una violación si decides no creer lo que te dijeron. No es una traición a su verdad, si decides que hay una verdad más grande que ellos nunca conocieron; pero ellos hicieron lo mejor que podían.

Y esto es lo que quiero decirte: Dios no piensa como un humano. Dios no tiene una consciencia como ustedes la piensan. Con Dios no hay reglas que sean de tipo humano. La Fuente Creadora de Todo Lo Que Es no tiene una consciencia que refleje lo que está en este planeta. ¿Y qué hay en este planeta? Es un ser humano con libre albedrío, que ha recibido la opción entre luz y oscuridad, de modo que el ser humano pueda elegir. Eso no refleja con Dios. Escucha esto, Wo: No hay castigo; no hay juzgamiento de buenas acciones, en lo que se refiere a la Fuente Creadora. Dios es amor, Dios no es reglas. La idea de castigo, bien, mal, pecado, tortura, diablo, todas esas cosas en la vida después de la muerte provienen de la humanidad, no de Dios.

Y esto es lo que tienes que usar: lógica espiritual; algo que nunca se usa. Todo sistema espiritual en tu planeta, cada uno, tiene un sistema establecido cuando mueres. Y ese sistema, o bien te hace volver para reaprender cosas hasta que te salgan bien, o peor, un sistema donde te vas y te juzgan, y si no estás a la altura de lo que es el juicio, vas a un lugar horrible donde te torturan todos los días y te queman vivo regularmente. Y eso es lo que tus escrituras te dicen.

¿Tiene sentido la historia de Adán y Eva, en que los humanos son puestos en el planeta, frescos y nuevos, y se les dan reglas, y en seguida son probados y violan la regla? Y entonces te dan libre elección e inmediatamente te juzgan por ella. ¿Eso tiene sentido? ¿Qué es libre albedrío, si te juzgan inmediatamente por eso?

Tus hijos son nuevos y frescos, y te ponen a prueba, ¿no es así? ¿Siempre te obedecen? ¡No! Porque son frescos, nuevos y están probando los límites de las reglas de los padres; es común. Entonces, ¿ustedes tomarían a un niño que hizo algo que ustedes le dijeron que no haga, y le dirían: ‘Se terminó. Te echamos de esta casa, y si no eres bueno, te atraparemos y te quemaremos vivo?’ ¿Qué les parece eso como amor? Y si ustedes no harían eso con sus hijos, ¿piensan que Dios se lo haría a ustedes?

Wo, Dios es Amor, no tortura. Te daré algo más en qué pensar, Wo. Si preguntas a un sacerdote, a un pastor, o cualquiera de aquellos en tu tierra que tú respetas, ¿cómo es que Dios se dirija a algunos y diga: Si escuchan a cierto profeta, serán salvados e irán a ese buen lugar, pero si no lo han oído, entonces irán a un lugar horrible donde los torturarán? Y eso significa que millones que nunca tuvieron oportunidad de oír sobre el profeta serán luego torturados, incluso los niños, según sus escrituras, torturados después de su muerte. ¿Acaso eso tiene sentido? Y si ustedes les preguntan, esto es lo que les dirán: Esa es la escritura, y nosotros la creemos, y Dios trabaja de maneras misteriosas.

Déjame decirte algo, Wo. Dios no trabaja de maneras misteriosas; ¡Dios trabaja con Amor! Y compasión, y bondad. Y si eliges el mal en este planeta – y hay abundancia de eso – es generado por humanos, no por alguna entidad con cuernos. Y un humano, y grupos de humanos, pueden generar mal y oscuridad; eso es el libre albedrío. Y no importa cuán oscuros sean, cuando se van al lugar después de su vida, van a un alma majestuosa tal como la de ustedes.

Si ustedes alguna vez han visto algunas de las escrituras antiguas, está la historia del hijo pródigo. Debieran estudiarla, porque contiene la verdad, y eso les fue dado para ponerlo en las escrituras. Un hermano hace todo mal, el otro hermano hace todo bien, y al final vuelven a casa, a su padre. La metáfora por ir del otro lado del velo. Y los dos reciben la misma fiesta. Así es como funciona; eso es Amor, eso es Dios.

De modo que reescribe las reglas de la conducta, reglas que deben seguirse, que te requieren que trepes escaleras, o pasar cuentas, o cualquier otra cosa, para ganar el favor de Dios. Tú eres un pedazo de Dios, aprendiste eso ayer, y eso significa que tú eres un pedazo del Amor”.

Y Wo estaba muy confundido, y dijo: “Bueno, pero tiene que haber alguna idea de cómo comportarse”. Y Yu Sha dijo: “Ahora te lo digo dos veces, escucha otra vez: estas son tus instrucciones. Ama a Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, despierto y dormido. Y si haces eso, estas cosas se te darán por añadidura, y tendrás mejor intuición y el Amor será un compañero, porque Dios es tu compañero. Dios no está en el cielo y tú aquí; Dios está contigo en todo momento. Recuerda, Wo, Dios conoce tu nombre. Si despiertas a estas cosas, las decisiones que tomarás serán más compasivas y bondadosas, y amorosas. Eso es porque hay cada vez más luz brillando en este planeta, Wo, y empiezas a verla, y ahora sabes por qué”.

Wo dejó ese lugar con preguntas; ¿Cómo puede ser eso? ¿Cómo puede ser que si alguien hace algo malo no haya castigo? Y recordó algo más que Yu Sha dijo: que hay castigo en sí mismo cuando eliges la oscuridad; el castigo es una realidad que es oscura. En la que no controlas tu vida, y te contagias enfermedades, y atraes otras cosas malas. Ese es el castigo, que sucede mientras estás aquí. No después.

Yu Sha le dijo que hay mucho más. Él no sabe mucho de eso, pero no sabe cuánto puede absorber. Pero Wo se va por un tiempo y piensa en todo eso. Y aquí es cuando Wo hace algo, por su cuenta, sin que Yu Sha se lo diga. Empieza a meditar y orar por sí solo, y a hacer las preguntas: “Querido Dios, si estas cosas son verdaderas, dame la intuición de un asentimiento, un sí, un no. Dame los escalofríos de entender, o la lluvia de amor para decir sí o no”. Wo empieza a tener a Dios como su compañero, a pedir las cosas que necesita para creer, y empieza a recibirlas.

No hay nada como eso, queridos. Empiezas en tu propio silencio y tu meditación, a decir “Querido Espíritu, querido Creador, muéstrame lo que yo debiera saber. Y guíame con la luz”.

Es una buena historia, y se vuelve aún mejor. Wo volverá.

Y así es.

Kryon

Barco en el Nilo

Marzo 15, 2022

 

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino

0 comentarios
Canalización Anterior
Canalización Siguiente

Dejanos tu comentario sobre la canalización Kryon – Egipto 9 y 10