Canalización Las Ballenas y los Delfines

Las Ballenas y los Delfines
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Este es el tercer mensaje en el grupo de islas llamadas Azores, islas portuguesas en el Océano Atlántico. Pero no vamos a hablar de eso; vamos a hablar de algo que es tema favorito para muchos. Tal vez tú estás escuchando esto más tarde, no eres parte de este grupo sentado en el césped de un parque en un área hermosa. Tal vez estés en un lugar donde nunca podrías participar en las actividades de quienes están cerca de un océano. De modo que esto es para ti, y es algo de lo que nunca hablamos antes de este modo. Este mensaje es sobre ballenas y delfines.

Empecemos por el principio. Para sus biólogos la ballena también incluye a todos los delfines, porque es la clasificación a que pertenecen los delfines: ballenas. Entonces para sus biólogos, si ves un delfín no hay diferencia, solo es una ballena más pequeña, pero para esta discusión separaremos ligeramente a estos dos, y los llamaremos como ustedes acostumbran: ballenas y delfines.

Empiezo por el sentido común, con una premisa conocida por todo naturalista. Quiero que tengan esto, el comienzo de una comparación entre el animal en el mar llamado ballena y el delfín, y los mamíferos y animales en los bosques y lugares silvestres. Porque realmente no hay diferencia; los animales en lugares silvestres son como los animales en el mar; en lugar de un bosque es un océano. De modo que ustedes podrían esperar el mismo tipo de comportamiento instintivo que tienen en todo el planeta con los animales en el bosque. Pero no es así, y ese es el tema de este mensaje.

Escuchen esto; qué les enseñan los naturalistas que guían y les informan qué es peligroso y qué no lo es. Y ellos dicen que en general los animales los dejan en paz a ustedes; de hecho se apartan si perciben que un humano está entrando en su hábitat. Incluso si viajan en grupos, animales de rebaño, o animales solitarios, ellos evitan a la humanidad. Y ustedes lo saben. Y el naturalista les dice que no deben preocuparse demasiado por que se aparten, excepto en una circunstancia: si tienen un hijo, si tienen un cachorro, por ejemplo un oso. Cualquier animal que tenga una cría los atacará si siente que ustedes son una amenaza de algún modo. Ustedes lo saben: esa es la cosa más peligrosa de los animales en lugares silvestres para ustedes, encontrarse de pronto con ellos cuando tienen sus crías consigo. Casi todos los que me oyen, ya sea sentados en el césped o escuchando más tarde, saben que esto es verdad. La mayoría de los animales evitan a los seres humanos; por cierto, hay excepciones: algunos son sencillamente curiosos – como algunas clases de monos. Pero igual los evitarán cuando los vean después o se aseguren de que no invadirán su territorio. Ellos ciertamente no se acercan a conocerlos a ustedes. Esa es la diferencia, queridos, y es lo que vamos a discutir ahora mismo.

Para quienes no están cerca de un océano me gustaría describir algo que saben los que han tenido una oportunidad con un banco de delfines. Haré una aclaración: ustedes no van a los delfines; ellos vienen hacia ustedes. Ustedes pueden ir a donde saben que ellos están, haciendo algo, ya sea alimentándose o apareándose – lo mismo con las ballenas – ustedes pueden ir donde saben que ellos hacen esto. Pero luego cuando están allí, sin un delfín a la vista, descienden del barco, y ustedes se introducen en el agua, silenciosamente – silenciosamente – luego el barco se retira, y ustedes esperan. Según dónde estén ustedes y según las circunstancias del clima y la hora, las condiciones del océano, los delfines los encontrarán. Mi socio lo ha presenciado, y todavía esto lo hace llorar. Ellos estarán a distancia, y los verán en el agua, los perciben por el sonido, y ellos se dan vuelta, todo el banco de delfines da la vuelta y se acercan al ser humano. Queridos, inmediatamente, esto es contra intuitivo en cuanto a cualquier animal del planeta, cualquiera. Aquí sucede algo diferente.

Biólogos, escuchen: necesitan hacer más estudios para descubrir algo que ustedes realmente no entienden ni conocen todavía, y voy a hablar de eso también. Luego los delfines, a propósito, nadan a través del grupo de nadadores, nadarán en la superficie y por debajo de todos los humanos, y cuando terminen darán vuelta y lo harán otra vez. De modo que el banco de delfines no está simplemente pasando y justo sucede que ustedes están allí; no. Ese banco que podría ser de cientos de delfines volverá, nadará entre ustedes, por debajo, y luego a propósito, con intención, darán vuelta y lo repetirán. Mi socio los ha visto hacer esto hasta cinco veces, y luego irse a ocuparse de sus asuntos, lo que sea que hacen por allí.

Y eso no es todo. Se ven ciertos comportamientos en estos animales, cuando vienen a verlos, que nunca se ve en los lugares silvestres, ¡nunca! Llegaré a eso en un momento. Las ballenas son similares pero diferentes, pero déjenme señalar algo antes de avanzar. Ayer este grupo pudo tener un vistazo de la especie de ballena que es el animal más grande del planeta hoy en día. Equivale incluso al tamaño de algunos dinosaurios. Es la ballena azul y ustedes la vieron ayer. Identificada como de un tamaño probablemente del doble del barco en que ustedes estaban: enorme, inmensa.

Ahora bien, ¿qué es lo que vieron? Veámoslo de manera lógica: la ballena sube a la superficie y toma una o dos respiraciones de aire antes de sumergirse otra vez, que se llama «sounding» (N.T. inmersiones sucesivas a poca profundidad. no está relacionada con sonidos). ¿Ustedes piensan que la ballena sabía que estaban allí? ¿Cuál es su intuición? Pues tienen razón (se ríe); nada se le escapa a este animal en relación a su medio ambiente, ¡por cierto que sabía que ustedes estaban allí! Ustedes y otros dos barcos. Ella emerge, toma aire y se sumerge. Y luego ustedes esperan veinte o treinta minutos, o tal vez más, para que lo haga otra vez. Aquí va la pregunta: esa ballena podría fácilmente viajar millas, kilómetros en treinta minutos, desde donde estaban esos barcos esperando que ella asomara otra vez. Eso es lo que hacen en sus patrones de migración, la mayoría de estas ballenas, no siempre en la superficie, por debajo, ambos, ellas viajan. Pero no lo hizo esta ballena; y cuando emergió otra vez ustedes se dieron cuenta de que estaba a pocos metros de donde emergió antes. Esto excitó a ambos barcos lo bastante como para moverse hacia donde estaba la ballena. Por supuesto se encendieron los motores, ¿ustedes creen que la ballena se dio cuenta de que la seguían? La respuesta, por supuesto, es sí; tres veces. La ballena se sumergió y surgió exactamente donde estuvo antes. ¿No les parece interesante? Este es el mismo comportamiento que encontrarán en los delfines. Había una conexión con el ser humano que era segura; lo bastante segura para que esa ballena, que podría haber destruido cualquiera de esos barcos muy fácilmente, con suavidad viniera a la superficie, respirara, para que todos pudieran verla. ¿Y cuál fue la reacción? En todos los barcos hubo aplausos, gritos de aliento, alegría ¡por solo ver a este magnífico animal! Pregunta: ¿creen ustedes (se ríe) que la ballena sabía esto? Les diré algo; la respuesta es: absolutamente. Hay algo más que la gente ni siquiera considera, en el milagro que vieron ayer. ¿Cómo creen que esa ballena estaba percibiendo todo esto? ¿Piensan que podría haber alguna conexión que sea distinta de lo que cualquiera pueda sospechar? ¿Qué tal si esta conexión fuera en la consciencia? ¿Qué tal si, de algún modo, esa ballena pudiera percibir la consciencia de un grupo de humanos, incluso de uno? Y esa consciencia, la ballena la evaluó como segura.

Quiero presentarles algo que casi nadie ha pensado. ¿Saben qué es el instinto en el reino animal? El instinto, en especial el instinto de supervivencia, es primordial para cualquier animal. Ese instinto es transmitido de la madre y el padre a la cría. En el reino animal en los bosques, ese instinto es su protección ante los enemigos; animales pequeñitos, de solo unos días, saben instintivamente qué aspecto tiene un predador, cómo huele, cómo actúa. Ustedes saben esto. Pregunta: ¿durante cuántos siglos los barcos han perseguido a las ballenas? Las han arponeado, matado y aprovechado en aguas como estas. Y sin embargo ese instinto no está en esa ballena; ¿están entendiendo esto? ¿Qué es lo que detuvo ese instinto que podría tener siglos de antigüedad? «No te acerques a los barcos, o si lo haces prepárate para defenderte de esos predadores que te matarán a ti y a todos tus ancestros». ¡Eso es instinto! Y ella no lo tiene. Les diré la respuesta: la consciencia prevalece sobre el instinto.

Quiero volver a otra experiencia que ustedes tuvieron ayer. Encontraron un banco de delfines que era inusual. Dos cosas lo hacían inusual; en primer lugar eran varias clases de delfines, todos juntos. Normalmente los animales, incluso en los bosques, honran a su especie y solo están con los suyos. Si alguna vez examinan un pozo de agua en África, diferentes clases de ciervos y antílopes se reúnen y se turnan en el pozo de agua y no se mezclan todos juntos; se quedan con su propia especie. Pero no los delfines. En biología los llaman animales sociales; oh, es más que eso.

Y el segundo atributo es este: solo unas semanas antes, tal vez menos, ellos tuvieron sus bebés, sus hijos. Había pequeños delfines, minúsculos, entre los que ustedes encontraron. Ahora bien, quiero que consideren lo que pasó, queridos, quiero que realmente miren esto. ¿Creen que ellos sabían que ustedes estaban allí mirando a la ballena? La respuesta es: por supuesto. ¿Sabían ustedes que ellos siempre estaban allí y se quedaban hasta que ustedes volvieran a la isla? Y cuando ustedes lo hicieron, ellos llegaron. Déjenme preguntarles esto: ¿dónde, en el barco, llegaron ellos y se mostraron? La respuesta es: en la proa, donde estaban todos ustedes. Siguiente pregunta: con la excitación de ver todos esos delfines danzando en el agua, saltando, nadando rápidamente con sus crías, ¿Cuántos de ustedes corrieron a la popa del barco cuando ellos pasaban? La respuesta es: muy pocos, porque saben que los delfines permanecen en la proa. ¿Se habían dado cuenta de eso? ¿En algún momento pensaron en eso? Los delfines no solo sabían que ustedes estaban allí, y querían mostrarles algo y jugar con ustedes, ¡sino que también sabían en qué parte del barco estaban! ¿No los hace llorar esto? ¡Allí hay algo!

Y eso no es todo. Estaban excitados, incluso la tripulación del barco de avistamiento de ballenas, porque esos delfines estaban allí para mostrar sus crías. Madres orgullosas con sus hijos, una y otra vez, decían, «¡Aquí, miren esto, miren esto!» Una madre a otra: Miren esto. ¿Cuántos de ustedes notaron una acción que es contra-intuitiva para todos los animales del planeta? Se detenían por un momento, y se inclinaban hacia atrás y les mostraban la blancura de sus panzas. En el reino animal, díganme: ¿qué significa eso? Les digo: si tienen un perro que lo hace, es sumisión. Si tienen un perro que lo hace, les está diciendo «confío en ti; esta es la parte más débil de mi cuerpo, pero yo sé quién eres, ser humano». ¿Qué les dice eso sobre la conexión con estos animales?

Ha habido algunos estudios. ¿Sabían que un grupo de nadadores que iban de fiesta no atrajeron a los delfines? Pero un grupo que está en silencio, más reverente, y con expectativa de alegría, siempre atrae a los delfines. ¿Qué les dice esto? ¿Son realmente telépatas? Pueden usar esa palabra; es una palabra incorrecta. Son perceptivos. Perciben la consciencia humana, y ya les hemos dicho que en esa consciencia humana está la Fuente Creadora de este planeta. Ser humano: cuanto más cercano estás de ella, los delfines lo saben.

Invito a los naturalistas y a los biólogos a hacer estudios de la consciencia de humanos y delfines más allá de los que han hecho. ¿Han oído sobre el estudio del niño artístico y el delfín? Fue profundo, porque ellos se conectaron, y se conectaron en un nivel que se podía probar. El niño se sentaba en una habitación y elegía una forma: un cuadrado, un círculo, un triángulo. Esas formas se tiraban dentro de una piscina donde vivía el delfín. Casi 80% de las veces el delfín elegía la forma que había elegido el niño; una, y otra, y otra vez. Esto no necesariamente ocurría así con un humano no artista; ¡eso debiera decirles algo (se ríe)! Estos son los estudios que invito a llevar más adelante; profundo como eso es, no es el final de la historia. Porque el delfín fue llevado, por razones económicas, de California a Florida. Terminaron los experimentos, hasta que un defensor científico de la consciencia dijo ¿Será real? Probémoslo ahora, con el delfín a dos mil millas de distancia. Lo hicieron. No hubo diferencia. ¿Están entendiendo esto?

Los mellizos con el mismo ADN pueden percibir  lo que le está pasando al otro aun cuando estén en lados opuestos del mundo. La consciencia es multidimensional; la consciencia es energía. Hay más.

Cierro esto con un comentario esotérico, aunque no abundaré en eso ahora: en este planeta hay una historia asombrosa que no les han enseñado – porque no saben. Otras cuatro civilizaciones, más pequeñas, mucho más pequeñas que la de ustedes hoy, estuvieron aquí antes que ustedes. Son la número cinco. Hubo suficiente espacio entre una y otra de esas civilizaciones de las que nada se ha encontrado – hasta ahora. Ahora, de pronto ustedes empiezan a desenterrar cosas que son miles de años más antiguas que incluso su mayor estimación de cuánto hace que han existido aquí. Con sus nuevos instrumentos y su ciencia, esto se va a volver más grande y más grandioso. Van a empezar a ver estas civilizaciones anteriores a la civilización. Y las razones por las que estas civilizaciones se terminaron se las dijimos antes. Ustedes mismos casi no sobreviven, queridos; una vez fue una pandemia, otra vez fue el clima- Muchas veces, ¡cuatro! Y les diré esto: unos pocos años atrás, ustedes casi lo hacen otra vez, solo que esta vez su guerra los hubiera llevado a la extinción.

Ahora bien, esto es tan esotérico que muchas personas no lo entenderán en absoluto. La conexión entre los delfines, las ballenas, y la humanidad es más fuerte que lo que ustedes saben, porque ellos son el sistema de resguardo del Akasha humano. Si ustedes se hubieran auto destruido completamente, todos estos recuerdos de todo lo que había sucedido en este planeta, todavía se hubiera podido recuperar y usar por aquellos que fueran a otro lugar en otro tiempo, aun sin un humano aquí. La biblioteca viviente del Akasha del planeta está insertada en las ballenas y en los delfines. Animales que están protegidos por más del 90% de la población de la Tierra, incluso en tratados que dicen «No se toca». No es una coincidencia. Estas son las cosas que hacen que muchos pongan los ojos en blanco, pero estas son las verdades.

Así de importante es la consciencia; quién eres tú, el alma misma que dices que eres. Tiene que ver con los delfines y las ballenas. La próxima vez que los veas, míralos de manera diferente. Cuando un delfín se da vuelta y abre sus aletas y te muestra su panza blanca, quiero que sepas lo que te está diciendo: «Te veo»- dice – «es seguro» – dice. «Expongo mis partes más vulnerables ante ti porque eres seguro, porque veo en ti al Creador; te conozco». ¡Bellísimo! Y tú lo experimentaste ayer.

Algunos de ustedes lo experimentarán otra vez. Piensen en estas cosas, que son tal vez más grandes que lo que ustedes creen.

Y así es.

Kryon

 

Canalización de Kryon por Lee Carroll

Islas Azores, Portugal, 18 de mayo de 2019

www.kryon.com

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccioneparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Las Ballenas y los Delfines