Canalización Las Reglas

Las Reglas
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Si tú eres alguien que encontró este mensaje grabado, más tarde, en cualquier medio que lo estés escuchando, ten en cuenta que este es el cuarto mensaje de este fin de semana y es una extensión de los otros tres. Incluso podrías llamarlo el mensaje de despedida del fin de semana, de modo que yo alentaría a cualquiera de ustedes que escuche esto posteriormente a saber que los otros tres existen en un lugar, para que puedas ver la coherencia de los cuatro todos juntos. Ve y encuéntralos, no es tan difícil.

Hace años le indiqué a mi socio que grabara todos los mensajes, y ponerlos a disposición del planeta. En esto a veces hay malentendidos, porque alguno toma un mensaje u otro sin saber qué había venido antes, y por eso decimos esto.

Esta energía en que ustedes están en este mismo momento es coherente. Ustedes presenciaron las canalizaciones, el entrenamiento, la enseñanza, las preguntas. Esto casi crea una familia de experiencia, aun cuando solo dura dos días. Da forma a los mensajes que doy en este salón, queridos. Porque los mensajes de Kryon, aunque son dados para todos, son específicos para la energía de quienes están alrededor. Ustedes se sientan con mi socio, y la canalización es para ustedes. Los que escuchen más tarde podrán extraer algunas cosas de verdad, pero honestamente es para ustedes. La energía de los seres humanos sentados frente a mí es siempre la que influye en el mensaje dado.

Entonces, ¿qué mensaje puedo dar a una audiencia que está en un pináculo de coherencia y está preparada nuevamente para comprender cosas que la mayoría no entiende? De modo que esto no será de instrucciones sino de experiencia.

No existe tal cosa como un mensaje de despedida, hemos dicho durante mucho tiempo que ustedes nunca están solos. Pero hay algunos que simplemente no entienden nada de esto, y se encuentran con algo llamado canalizar, y tal vez tienen miedo de escuchar, sin comprender que la canalización es el lenguaje del libre flujo del amor, viniendo desde el otro lado del velo, podríamos decir, desde la Fuente Creadora llamada Dios, directamente a un humano, y entonces es verbalizada. Eso no es comprendido, especialmente por una Tierra que está inmersa en reglas y tiene lo que es espiritualidad organizada. Así es la mayoría de la Tierra, queridos. Ustedes eligen y adoptan un sistema de creencia, basándose en su cultura, sus padres y las reglas.

¿Cuántos de ustedes – no los presentes en el salón – han decidido elegir su sistema espiritual, si desean decirlo así, basándose en una relación personal con el Creador? La respuesta es: no muchos. De hecho, me gustaría decirles cuáles son las críticas, y me gustaría repasar con ustedes qué está pasando y qué hay en la mente de muchos que dicen «No entiendo esto. ¿Qué es este sistema de creencia del que hablas, Kryon?» Y yo les digo: no has escuchado con mucha atención, ¿verdad? No es un sistema en absoluto. Entonces dicen «Ya notamos eso, y esa es nuestra crítica, que no hay reglas. ¿Cuáles son las reglas? ¡Tienes que tener algunas reglas! Según lo que hemos oído, todo está suelto, cualquier cosa está bien, no hay cielo, no hay infierno, hay verdad cuestionable, está lleno de cosas que nunca hemos oído antes, que son ciertamente muy extrañas. ¿Cómo vamos a inscribirnos, si se puede decir así, en algo que está tan suelto?»

Les daré las reglas, queridos, (se ríe); aquí están. Dios te ama más que a nada en la cara del Universo, porque dentro de ti está la Fuente Creadora. Estás hecho a imagen de Dios, lo que significa que eres parte del Creador. Esa es la Regla. ¿Qué les parece hasta aquí? (se ríe)

¡Lo que ustedes hagan con eso, es lo que cualquiera haría con el amor! Es por eso que las reglas no están allí o no están presentes. Porque no estamos para listar qué debieran hacer o qué sucederá si no lo hacen. Esas son cosas que pertenecen a un escenario, un paradigma de humanismo, ¡no al amor del Creador! Hay tanta objeción en cuanto a cuán suelto parece esto para muchos. Si estuvieran atrapados en una caja y alguien finalmente los deja salir, algunos van a estar muy desilusionados y van a querer meterse adentro en seguida, ¡porque eso es demasiado suelto, demasiado libre! Ya no tienen los costados de la caja, ya no tienen la línea de guía, y en cambio alguien los suelta y dice: «Siente lo que sientes, y comprende de qué se trata el Creador, porque está dentro de ti, es intuitivo, búscalo». Y algunos van a decir: «Eso es simplemente ridículo. ¡Yo necesito un sistema!»

Eso está cambiando, queridos. Cada vez más y más personas despiertan a la idea de que todas las reglas están contenidas en la única palabra amor, porque cuando empiezas a absorber eso y se convierte en parte de ti, se convierte en el camino correcto, en la honestidad, en la integridad, y automáticamente hay compasión y benevolencia debido a la regla única: el amor.

Los Maestros en todo este planeta aparecieron para darles esa información; uno o dos de ellos se hicieron famosos por dar esa información; no mucho más, no realmente reglas como existen hoy. Ellos te miraban a los ojos y decían: «Aquí hay amor, y es una unidad con todas las cosas, ¡y todo está involucrado!» El polvo de la Tierra, las rocas, los pájaros, la atmósfera, los árboles, otra humanidad, todo en una unidad de consciencia que les pide… que amen».  Y eso crea entonces la metáfora de lo que nosotros hemos llamado luz; los cambia, cambia cómo actúan, cambia cómo perciben. Sin embargo están los que dicen que eso no es lo bastante bueno, es demasiado suelto. Un poco demasiado suelto.

Hemos dado antes una metáfora: el ser humano de quien te enamoraste te mira, y te dice las cosas más asombrosas; te mira a los ojos: «Estoy tan feliz de haberte encontrado, te amo. Te amo más que a cualquier cosa que puedas imaginar, estoy enamorado, seguiré enamorado. De verdad te amo». ¿Cuál es la reacción ante eso, queridos? ¿Tienes al humano allí y te apartas, cruzas los brazos y dices «¿Qué quieres decir con eso? Es un poco demasiado suelto».  ¡No dices eso! Sientes la abrumadora pasión de unidad y amor, y la retribuyes. Te impulsa a decir «Siento lo mismo». Y entonces se toman de la mano y las cosas cambian; la biología cambia, la química cambia, la manera de vivir cambia debido al amor, incluso entre seres humanos.

Cuando tu hijo te mira y dice «Te amo, mamá», «Te amo, papá» y ves esos ojos y te das cuenta de lo que realmente está diciendo, de lo que aprendió de ti, y piensas «Realmente hay esperanza para este planeta, debido a estos pequeñitos».  ¿O bien lo miras y dices «No estoy realmente seguro de eso»? ¡No lo analizas! ¡No lo rodeas de reglas! ¡No dices «Es un poco demasiado suelto para mí»! ¡Lo aceptas! y avanzas desde allí intuitivamente. ¿Qué significa el amor para ti? ¿Qué clase de estructuras en cajas tienes que ponerle alrededor antes que sea aceptable para ti? Y si lo piensas bien, la respuesta es que no necesitas ninguna.

La idea de que Dios está en otra habitación en algún lugar te fue dada por los humanos. Y luego están los pocos elegidos que pueden hablar con Dios, por alguna razón, y tienes que hablar con ellos para descubrir qué es lo que Dios quiere para ti. ¿Eso te parece lógico? «Te amo, querida, pero tendrás que hablar con aquella persona de allá con objeto de comunicarte conmigo. Te amo sin medida, pero por favor habla con aquella persona. No estoy disponible para ti aun cuando te amo». Eso es sencillamente cómico. Entonces, ¿por qué aplicarías esa comedia de disfunción a la Fuente Creadora, cuando llevas la imagen de Dios en tu interior? Ya es hora de que entiendas eso y comprendas que no es lineal. Esto es una multidimensionalidad que llevas dentro de ti, que es la Fuente Creadora, que te está despertando a la luz y al amor en este planeta y pidiéndote que descubras la luz en tu vida, si aún no la encontraste, con ayuda y benevolencia,  a partir de todas las cosas que piensas que son divinas incluyendo a los ángeles y a los entornos que tú nombras, incluso si no lo necesitas; no hay jerarquía pero tú se la das igual, porque te hace sentir mejor. Realmente no la hay. Tienes conexión al 100%, si quieres.

Todavía quedan los humanos que dicen «Ok, te creo. ¿Cómo?» La respuesta es simplemente decir «También te amo» y ver qué sucede. «Espíritu, no entiendo nada de esto, pero estoy dispuesto a intentarlo». Lo que acabas de hacer es extender tu mano a través del velo, y decir «Tómala, ¿sí?» Has abierto la puerta, con libre albedrío, diciendo «Creo que puede haber más que lo que me dijeron, que Dios puede ser más grande que lo que me dijeron, ¡puede que yo sea más grande que lo que me dijeron!» Entonces es cuando te inunda, y ese amor que sientes que viene del otro lado del velo te grita «Tú eres magnífico, naciste magnífico. Vamos adelante con la luz en este planeta». Y no necesitas pensarlo, ni ponerle un nombre, ni hacer listas, porque va a venir intuitivamente según lo necesites cada día. ¿Eso es un poco demasiado suelto para ti? Para algunos todavía lo es. Eso es el libre albedrío del ser humano, queridos.

Este mensaje que he dado durante treinta años solía caer en oídos sordos de muchos, durante mucho tiempo. Y ahora de pronto, el mismo mensaje empieza a tener sentido. Y la única cosa que ha cambiado, querido humano, eres tú. La luz empieza a mostrarse en este planeta, de maneras que nunca han visto antes, y seguirá haciéndolo. A medida que muestre las cosas oscuras, ustedes las rechazarán y las desecharán con horror, porque nunca las habían visto antes. Luego entenderán que la única razón para estar viéndolas es la luz que ustedes llevan.

La invitación siempre fue la misma: permitan las cosas que no entienden. Permitan cosas más grandes que lo que ustedes pensaron. No se dejen convencer de que las cosas siempre van peor y de que ustedes no son nadie. Queridos, esas son las mentiras de la oscuridad, que quiere quitarles esa imagen de Dios dentro de ustedes y llevarlos a un lugar en que no saben quiénes son y pueden ser manipulados. No es eso lo que son. Son magníficos, llenos de luz.

«Kryon, desearía ver esto. Así como lo presentas, me resulta difícil verme como algo distinto de lo que me dijeron».  Queridos, me gustaría decirles que todo lo que necesitan hacer es empezar el proceso, cada uno de ustedes, muy diferente, y levantan la mano y dicen «Querido Espíritu, muéstrame. Estoy dispuesto a ver la luz donde no la vi antes, salir del agujero en que he estado, y del que no puedo salir. No sé cómo funciona; toma mi mano». Y el Espíritu dirá «Ya era hora de que lo pidieras».

En lugar de hacer listas, seguir reglas, y hacer lo que te dice otro que no entiende realmente el amor que siempre estuvo allí para todos.

¿Canalización de despedida? No (se ríe). Porque si la Fuente Creadora realmente está en cada ser humano, si realmente fuiste creado a imagen del amor, eso significa que tú eres familia y siempre tendrás esa conexión, a dondequiera que vayas, hagas lo que hagas, seas lo que seas. Será igual que si estás en esta silla, querido, en este salón; igual. Si vas a casa en coche, si estás solo, incluso si no lo estás, si dedicas un momento, ese amor está aquí y siempre estará aquí; no puedes ahuyentarnos porque somos parte de ti.

Ese es el mensaje y siempre lo será, desde el hombre en la silla.

Y así es.

Kryon

 

Asheville, Carolina del Norte, 24 de marzo de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccioneparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Las Reglas