Canalización Percepciones

Percepciones
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Kryon canalizado por Lee Carroll

5 – Sakkara – Percepciones

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Para quienes recién descubren este mensaje, que no están escuchando en el momento, sino en tiempo futuro, esta es la quinta canalización en Egipto en 2019. El grupo se encuentra una vez más en un lugar semipúblico, afuera, al sol, con una brisa fresca. Estamos en el área de Giza, es un lugar de excavación, un lugar que honra al gran arquitecto de Egipto y estamos mirando lo que llaman la pirámide escalonada.

Sin embargo, queridos, no es de eso  que quiero hablar. A veces estas canalizaciones son sentidas, a veces son emocionales, a veces metafóricas. A veces están llenas de hechos de los que no hemos hablado antes, como esta, totalmente diferente. Quiero hablar muy brevemente de lo que están a punto de ver. Tal vez algunos hayan leído al respecto, pero les garantizo que lo que leyeron no es lo que les voy a contar. Es uno de los misterios más grandes de los últimos 50 años. Supera al misterio de la Gran Pirámide de Giza. Supera a casi todas las cosas en este valle. Es un lugar al que ustedes van a descender, y contra todas las posibilidades, ustedes van a encontrar más de 24 sarcófagos. Mi socio me dice que se llaman sarcófagos; qué extraña palabra. Cada uno de ellos pesa más de 100 toneladas. Cada uno está construido para contener a un animal enorme que ellos asumen que sería un toro. Asombroso de muchas maneras.

Número uno: ¿por qué? ¿Es posible que hayan construido esta clase de cosa bajo tierra, con semejante peso?, y luego – esperen esto – la precisión. Hay que aplicar un micrómetro para ver la precisión de las aristas, de los encajes. Y luego lo más grande: cuando los que decidieron abrir cada uno de los sarcófagos… no encontraron nada. ¿No esperarían ustedes encontrar al menos huesos de toro? ¡Nada! De modo que, antes de contarles lo que muchos creen que sucedió allí, les pinto un cuadro.

Cuando los indígenas de Sudamérica vieron al primer galeón español llegar a sus costas, no lo vieron como un barco. Lo vieron como un monstruo marino con alas, escupiendo fuego y haciendo ruido, y tuvieron miedo. Y no es porque fueran estúpidos; es porque en su consciencia nunca, nunca habían visto algo como esto antes. Sus cerebros no tenían un modelo con qué entender esto.

Nuevamente les decimos: en el Monte Sinaí, cuando esa bola de energía multidimensional se posó sobre la zarza y habló a Moisés, él vio fuego: una zarza ardiendo. No vio lo que realmente estaba allí, porque su consciencia no tenía un modelo para eso. No había nada en su cultura que pudiera sugerirle algo que produjera luz y que no fuera fuego.

La razón por la que les digo esto es que funciona al revés, queridos. Lo que les diré ahora es que han venido muchos pensadores esotéricos a pasar por este lugar, y la consciencia que tenían es de su cultura y de su época. Quiero que entiendan que los indígenas sudamericanos no podían ver el barco porque solo percibían aquello a que su consciencia estaba acostumbrada. Moisés solo podía ver lo que su consciencia acostumbraba. Ahora bien, ¿qué pasa cuando entras en esos lugares de cien toneladas, hechos con una precisión que solo puede medirse con micrómetro? Y habrá muchos en tu cultura y en tu época que miren hacia atrás y digan lo siguiente: «Obviamente los egipcios nunca podrían haber hecho esto. Obviamente esos sarcófagos eran para los ET’s que los ayudaron a construir las pirámides. Y no hay nada allí dentro porque esos ET’s de algún modo se auto-transportaron fuera de allí». Y lo dicen en serio. Y es tal vez uno de los mayores insultos que pueda haber para una cultura que no solo era increíblemente sabia sino muy inteligente en cuanto a la geometría y las matemáticas, y en herramientas prácticas como para construir algo como eso.

De modo que vayamos al núcleo de esto. Ustedes piensan que es raro, ¿no? Cien toneladas cada una, para tumbas. Ustedes piensan «Ellos nunca harían esto».  Simulemos por un momento que ustedes vienen de otro planeta a visitar la Tierra. Lo primero que ven, una estructura tras otra, enormes, magníficas; se ha gastado tanto dinero, son tan antiguas, viejísimas, y ustedes dicen «Estos deben ser sus dioses». Y entonces ustedes van a una de estas enormes estructuras y hay decenas de miles de ellas en el planeta, llamadas iglesias y sinagogas y templos. Y le preguntan a alguien allí «¿Son estos sus cementerios?» «No, no, aquí nosotros rendimos culto a nuestros dioses».  Y ellos les dicen «Bueno, ¿y dónde están los huesos?» Y dicen «No, ustedes no entienden: nuestro Dios está en todas partes». De modo que lo miran y dicen «A mí me parece vacío». Tal vez han venido de un planeta donde entierran a sus dioses (se ríe); no entienden cómo puede ahora haber cientos o miles de estructuras vacías.

Déjenme mostrarles algo más: cuando se dan un baño, entran en la instalación, hacen correr el agua, se lavan, y salen. Y la instalación, la bañera, permanece allí. De modo que alguien que viene de otro planeta dice «¿Qué es esto? Siempre está vacío».  Ustedes cocinan una comida, la terminan, la comen, se van de la cocina, se van de la casa. Alguien entra tal vez, venido de otro mundo, y dice «¿Qué son todos estos espacios vacíos, llamados horno?»  ¿Entienden lo que estoy diciendo? Alguna otra cosa puede haber sucedido. Otórguenles crédito; queridos, cada una de esas tumbas de cien toneladas contuvo justo lo que ustedes pensaban: un toro, porque representaban de hecho a ciertos dioses; los enterraban con honor, con precisión, porque esta era su creencia, esta era su cultura, esto era lo importante para ellos en su época, y no escatimaban gastos ni tiempo para hacerlo. Ahora bien, la suposición  lineal de todos ustedes es que dejaron el área, se fueron y nunca volvieron. ¿Qué tal, solo qué tal, si parte del protocolo de ayudar a ese dios a ascender a un lugar mayor, o ayudarse a sí mismos, es abrir cada sarcófago en cierto momento, cuando están las estrellas correctas en cierto año, y sacarlo y limpiar y decir «Este es su camino a la vida después de la muerte»? O «esta es nuestra manera de determinar que nosotros llegaremos a esa vida después de la muerte». ¿Qué tal si fuera un proceso en dos pasos? ¿Qué tal si fuera un proceso en ocho pasos? Qué lineal de su parte: porque los sarcófagos están vacíos, pensar que pasó algo mágico. ¿Qué tal si fuera a propósito, y parte de una experiencia cultural que ustedes simplemente no entienden todavía? A la inversa, es como ver un monstruo con velas haciendo mucho ruido sobre el agua. No pretendan entender la consciencia de la espiritualidad de ese entonces.

Pero sí quiero que lo vean, quiero que se maravillen ante la precisión y el gasto que ellos hicieron en peso y tiempo con objeto de hacer lo que ellos pensaban que era necesario para su espiritualidad en esa época.

Quiero que se den cuenta de que hay una cultura en este pasado que tal vez sabía más que lo que saben ustedes sobre algunas cosas básicas. Y dicho sea de paso, ¿ya les conté? Ellos usaban matemáticas de base 12. Ustedes usan base 10. Y eso quiere decir que están complicados, queridos; todavía no la descubrieron. Ellos la tenían. Este es el secreto en algunas de las cosas que ven, y en las medidas y en cómo ellos hacían cierta clase de cosas, y en la geometría, que parecen demasiado grandes a menos que ellos tuvieran máquinas como las que tienen ustedes. Las cosas no siempre son como parecen.

Estas son las cosas que quiero que vean, con honor y respeto para los antiguos y para las cosas que sucedieron en este lugar y que están más allá incluso de las maravillas que hoy contemplan. Volveré.

Y así es.

Kryon

 

Tour Épico de Egipto, 4 a 24  de Abril de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Percepciones