Canalización Última Despedida – El otro lado

Última Despedida – El otro lado
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Mensaje de Adironnda, Kryon canalizado por Lee Carroll, Marilyn Harper

21 Última Despedida – El Otro Lado

Marilyn Harper:

De modo que buen día para ustedes, ¿ah? Muy bueno ver a cada uno de ustedes, con su irradiación, su luz, su corazón, su presencia divina, debemos decir que nuestro vehículo Marilyn nunca habló, hemos hablado a la gente en Perú, en Machu Picchu, en toda clase de lugares, pero nunca hablamos con alguien con una cobra en su cabeza (risas – hay imágenes de cabezas egipcias que muestran una serpiente en el tocado). Tal vez en piyamas, pero no cobras, ¿ah? ¡Ahh! Nuestro vehículo Marilyn dice que lo dejemos ahí, porque se hace lío. Oh, seres, ustedes llegaron aquí con este liderazgo divino compartiendo su sabiduría, compartiendo su conocimiento, compartiendo su alma y su corazón. Y ustedes, otra vez compartiendo lo suyo, han encontrado a su gente, encontraron su tribu, encontraron su sabiduría así como ha venido dentro de ustedes. Han encontrado a los dioses y a las diosas y a la gente común que los ha creado. Han encontrado los templos de los antiguos y han encontrado a su propia alma al pararse en lugares de familiaridad, en el rincón, y se dieron cuenta de que habían estado allí antes. Al mirar al Nilo pensaron «Ahora parece más ancho que lo que era – o más angosto». O no se acuerdan de los edificios allí; verán, su alma reconoce esos lugares donde habían estado. Y esto ancla adentro esa energía vibratoria que está entrando profundamente en ustedes. Llegaron de una manera y cada uno se va de otra. Verán, su ADN se ha transformado un poquito. La conexión de ustedes se ilumina con cada grano de arena que invocan, que pisan, que ustedes inhalan hacia su corazón y lo dejan caer al devolverlo al aire.

Ustedes son los guardianes de este planeta, lo saben; son los maestros espirituales de este planeta, lo saben; son los sanadores de este planeta; lo saben. Ustedes son los iluminados de este planeta y lo saben, sin embargo, ¿qué es lo que no saben? Tomen una respiración profunda, porque todo está allí, ya sea que estén conscientes de ello o no. De modo que entren en esa meditación, entren en esa quietud de su corazón y traigan las enseñanzas de su alma mientras miran sus imágenes, todos los miles de ellas, ¿eh? (se ríe) y recuerdan la diversión y las risas, las comidas, y las comidas, y las comidas (risas)

¡Ahh! La sabiduría de nuestro querido amigo Kryon, y de Elan, y de nuestros guías, y la sabiduría de la persona sentada al lado de ustedes, y luego pasa algo inesperado, ¿ah? Y ustedes nunca saben qué pasará. Y tienen una habitación de hotel, y no saben, tal vez tengan vista al Nilo y ven algo que pasa flotando en el Nilo y se dan cuenta que es parte de una rama de árbol que ha caído para darles un regalo de visión. ¿Lo ven? Cuando pasan cosas inesperadas ustedes tienen la oportunidad de entrar en su propia presencia y su propio poder. Cuando pasan cosas inesperadas ustedes tienen la oportunidad de tal vez llevar una cobra sobre su cabeza y bailar un poquito, ¿ah? Entonces, ¿lo ven? esa energía, esa vibración es ustedes entrando verdaderamente en su poder. No el poder del Todopoderoso estando en el ego, sino el poder de la quietud, del amor que irradia desde su corazón debido a su presencia. Eso irradia desde su presencia, porque están entrando en su misión. Sekhmet, en nuestro Consejo, les pidió que asumieran su responsabilidad, en su amor, en su visión. Nosotros reforzamos eso. Isis les pidió que abran su corazón al amor que tiene para ustedes. Les imploramos no retroceder; pongan su pie izquierdo adelante y avancen en su vida, y sepan que si sienten que los pueden voltear, es solo retroalimentación; es solo parte de su viaje, y este viaje en que están es magnífico.

Ustedes están llevando la sabiduría de los antiguos y todo lo que comparten, cuando regresen a casa; entiendan que al regresar a casa son diferentes de cuando salieron de allí. Entonces, suelten sus expectativas de cómo piensan que la gente les responderá. Les preguntarán, «Oh, ¿qué hiciste? ¿Cómo fue?» Y ¿cómo les dices que ayudaste a evolucionar a tu alma, ah? Y empezarás a contarles historias, y ellos pondrán cara de aburridos, y entonces  contarán sobre sus vacaciones, ¿ah? Porque no hay palabras que puedan explicar la transformación ocurrida en cada uno de ustedes en las pocas semanas pasadas.

Les pediremos que escriban un diario sobre ello, que exploren y vean quiénes son ahora, al arrancar ese exceso, arrancamos algo de esa energía que simplemente ya no sirve, para que puedan ser verdaderamente ustedes. Los honramos. Les pedimos que se pregunten a sí mismos quiénes son ahora. ¿Qué están trayendo a este planeta? ¿Qué servicio están brindando? Saben, a veces pueden hacer servicio sin estar parados en una esquina con una gran caja haciendo algo muy loco, a veces ese servicio es simplemente sonreír a todo individuo que encuentran y aceptarlos como son. De modo que les preguntamos, ¿Qué servicio están brindando como guardianes de este planeta? ¿Cómo ayudan ustedes al amor de Dios, sin importar a qué llaman Dios, dentro de ustedes? ¿Cómo reconocen ustedes eso? En estas pocas semanas pasadas se les han dado herramientas, una tras otra y otra, y otra… y preguntas, y luego se les dieron las respuestas. Las respuestas están allí, queridísimos seres de luz. Todo para que ustedes lo tomen. Y recuerden, cuando la antítesis empiece a aparecer, cuando se sienta como si las cosas empujan en contra, ese flujo divino de ustedes en su espíritu elevado, su mundo, no, es solo el contraste para hacerles apreciar lo que tienen aquí ahora.

Les pido que tomen una respiración profunda y sientan esta familia y anclen este sentimiento en una parte particular de su cuerpo; toquen una parte de su cuerpo, no importa cuál, puede ser su cabeza o su hombro o lo que sea, y den un golpecito con la intención de anclar este sentimiento que tienen justo ahora, en Egipto (sopla) Respírenlo. (sopla de nuevo)

Ya saben, la intención lo es todo, ¿sí? Todo es posible, de modo que ahora, cuando sientan que están un poco perdidos, no saben a dónde ir, que hacer, toquen ese lugar y Egipto retornará a ustedes. Respírenlo. Pruébenlo, ¿ah?

Verán, estamos todos conectados. Estamos todos juntos. Todos somos uno. Y estamos agradecidos por eso. Los amamos profundamente. Los vemos, vemos su corazón, vemos su alma y estamos siempre con ustedes – con cobra o sin cobra, ¿eh? (se ríe). Los honramos, y los saludamos namasté.

Lee Carroll:

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Si recién encuentran este mensaje, este es el último de este viaje en Egipto en 2019, estoy ante los asistentes que saben que es la última reunión. Queridos, voy a pedirles que por solo unos momentos den un paso atrás. Ahora bien, esa es una frase que uso para pedirles que por un momento se vayan, se alejen, de todo aquello que creen, o que les han dicho, o que les es querido, solo un momento, para tener un tiempo tranquilo de reflexión. Y en estos momentos, cuando ustedes se pueden apartar, es cuando reciben nueva información, intuición.

A veces le digo a mi socio que estas reuniones, estas reuniones últimas, no las grabe porque son personales y son dulces y significativas para los presentes en las sillas, que han pasado juntos semanas. Es personal; piensen en las cosas que han atravesado algunos de ustedes. Pero en todo lo que han pasado personalmente, quiero que reflexionen en lo que han atravesado juntos, y ese será el tema.

Se pararon ante el grupo y tal vez compartieron y lloraron con sentimientos que no comprenden porque están conmovidos, conmovidos por lo que vieron. Tal vez algunos sienten que han estado aquí, o no, pero no están realmente, absolutamente, 100% seguros. Apártense. Pero sintieron algo, y cuando un ser humano siente algo, suele relacionarlo con lo que tiene ante sí, o donde está, o la situación, y eso también desarrolla algo más: una empatía, una unidad, una coherencia entre todos. Empiezan a mirarse entre sí de modo un poco diferente. Todos los países desde donde vinieron, los miles de millas, los océanos, los desiertos, las tierras que cruzaron para llegar aquí, han significado que llegaron a propósito; que han planeado este tiempo y los encuentra ahora en las sillas; apártense para lo que voy a decir.

¿Podrá ser que esté sucediendo algo más grande que ustedes nunca entenderán? Como humanos, nunca entenderán esto; apártense.

Anoche los invité a pensar por un momento en lo que han visto en Egipto. Muchos dijeron «Bueno, he visto la historia de esta gran tierra» y yo les recordé que en realidad no vieron la historia; la aprendieron de los guías. Que lo que vieron en los jeroglíficos, un templo tras otro y otro más, lo que vieron no fue realmente la historia. Fueron imágenes de la magia, de la luz, de una creencia que todos tenían en esta tierra antigua. Lo que ustedes vieron realmente fue la iluminación que ellos quisieron compartir de lo que ellos creían: un Dios de luz que era para todos, y el enfoque principal era sobre la vida del más allá. Eso es lo que vieron.

Apártense.

En los muros hay algo especial, si lo han notado, si prestaron atención; los antiguos, más de cinco mil años atrás, cuidadosamente grabaron en los muros la idea de que hay parte de ustedes que no es ustedes, una esencia de ustedes que va con ustedes, tal vez una burbuja que lleva algo. Y queridos, esa era su creencia, intuitivamente: que hay más que biología; hay un alma.

Ahora bien, ustedes pueden llamar a esto como quieran. Apártense. Porque todos sus sistemas de creencia lo identificarán, les darán los pasos, pero apártense por un momento. Todos esos años atrás, todas esas dinastías  y esos años preciosos y puros, ellos hablaban de las cosas que nosotros hoy hablamos. Para que pasara eso, queridos, tenía que ser información intuitiva que el humano recibe en algún nivel.

Los hemos invitado a examinar un sistema de creencia tras otro en este planeta. ¿Cuál es el enfoque principal de un musulmán, de un cristiano, de un budista, de un hinduista, de un israelí? ¿Cuál es el enfoque principal? Ellos tienen algo en común. Es la vida del más allá. ¿Han pensado en esto? Eso tiene que ser intuitivo; si retroceden y examinan a los indígenas del planeta, pueden retroceder más años que los que creen haber existido aquí, como luz de guía para ustedes, o ustedes han estado aquí y aún encontrarán seres humanos que creen en la vida del más allá. Para que esto suceda en la mayor parte de la Tierra, para tener algo de intuición, tiene que haber una verdad detrás. ¿Entienden esto? Apártense. No le pongan rótulos. Hay algo más alto que ustedes y lleva su nombre.

Y algunos dicen «Bueno, ¿dónde está esta cosa más alta que es yo?» No hay un dónde en un espacio multidimensional. Si preguntas dónde está Dios, la respuesta es sí. Y eso confunde. En cada átomo; en cada célula de tu cuerpo; allí es donde Dios está. Entonces el alma se convierte en algo que los humanos tienen en común, y cualquiera sea el sistema de creencia, ellos saben que es muy distinta de su biología y es un vehículo que va a llevar con ellos algo que ellos tienen, una consciencia, o lo que sea eso, a aquel lugar que ustedes saben que viene después de la muerte. Diré esto otra vez: la muerte no tiene aguijón. Ustedes pasan a través, hacia algo mucho, mucho más grande y grandioso que lo que alguno de ustedes pueda imaginar.

Ese es el primer paso. ¿Hay un alma? ¿Lo creen? La mayoría de la humanidad lo cree, y en esta sección del tiempo, 2019, las estimaciones de los que estudian los sistemas de creencia dicen que 85% de las casi siete mil millones de personas en el planeta creen en la vida después de la muerte. Eso les dice que es más que un deseo ingenuo; está incorporado.

Si hubieras nacido en una isla y hubieras tal vez sido criado por los elementos solo mientras crecías, yo garantizo que mirarías al sol y al agua y a los árboles y animales a tu alrededor, y sabrías que tienes un alma. ¡Así de intuitivo es!  Serías uno con la tierra, relacionado con el sol y las estrellas y la luna, ¡tal como lo hicieron los antiguos! Es parte de ti. Esa es la pregunta nº1: ¿crees en el alma?

La pregunta nº2 no tiene respuesta. Realmente no, porque está mucho más allá de lo que cualquier ser humano pueda concebir. Esto no es un insulto a su intelecto, queridos, es establecer un hecho. Ustedes solo pueden pensar hasta cierta altura. Y el asunto de qué es un alma y de qué hay más allá es tan grandioso, que ni siquiera pueden rascar la superficie de lo que allí hay. Todo lo que saben es que es bello, todo lo que saben desde los antiguos hasta ahora es que ese lugar es mejor que este. Es un lugar que tal vez esté lleno de amor y compasión, y no entienden realmente qué harían allí o cómo funciona. Apártense por un momento, no de lo que les han dicho, sino de lo que sienten en su corazón ahora mismo.

Pregunta nº2. En todo esto que ustedes no entienden, y todos los millones y miles de millones de almas, ¿creen por un momento que pueda haber un plan benévolo involucrado? Apártense.

Si fueran el Creador, y se tomaran el trabajo de la creación de almas en su amor por este planeta, que les permite tocar al creador cuando están aquí, cuando están equilibrados, queridos, esa es la comunicación, ese es el canal. Y dijimos esto: por medio de su intuición pueden sentir eso. Por sus meditaciones y su quietud, en todo el planeta, meditando, orando regularmente, tocando tal vez el rostro de Dios; esa es la directiva primordial, ¿no? Eres el creador, creaste todo esto. ¿Hay un plan? ¿Puede ser que no todo se trate de la vida del más allá? ¿Puede ser que se trate de tu alma? Entonces, ahora, en el futuro, ahora mismo. Y si eso es así y hay un plan, déjenme darles una pista de lo que podría ser ese plan. Ese plan es tener una confluencia de amor y compasión de unos con otros; a medida que se chocan entre sí aparentemente por accidente, lo empiezan a ver y sentir. ¿Cuántos de ustedes se han ido, se irán, con amigos que son de amistad profunda y que han conocido aquí? ¿Cuántos? ¿Cuántos de ustedes han sido capaces de mirar a los ojos de extraños con otro idioma que no es el suyo, y ver el amor que tienen entre sí o por su familia, o por ustedes? ¿Cuántos de ustedes se han apartado y roto las barreras de sus sistemas de creencia? Y dijeron, «Ya sé que no crees en lo que yo creo, pero yo te siento, siento tu amor y compasión, eres una buena persona».

Eso pasa cuando te apartas de la linealidad de lo que te han dicho sobre «esto funciona así, lo otro funciona de otro modo». Y empiezas a entender que hay un plan. Todos ustedes conocieron a los guías, y ellos los conocieron a ustedes, ¿Qué piensan? Algunos de ustedes los llevarán a casa en su corazón; no lo que ellos les dijeron, ustedes vieron más que su educación; tal vez alguno les habló de su familia, y ustedes se dan cuenta de que ellos son profesionales, y de que hay un plan, y que ellos saben mucho sobre Egipto, pero oh, hay un plan. Y por encima de todo esto, tal vez, más que lo que alguna vez ustedes entiendan o sepan, ustedes no están aquí por accidente y ellos tampoco. Oh, ellos trabajan en esto, con un grupo tras otro y otro más, ustedes los ven diferentes, ¿no? Porque sus almas se entrechocan, de una manera que crea una confluencia e inicia una enseñanza que yo les estuve dando durante treinta años. Este planeta eventualmente tendrá una confluencia de almas que se entrechocan y empiezan a verse unas a otras a un nivel más alto. Y las barreras de separación empezarán a reducirse entre los sistemas de creencias y los países, y les dije eso anoche. Por difícil de creer que esto parezca, ya ha comenzado en el planeta y continúa lentamente.

Esto es un tour de Egipto, y en un nivel lineal es un tour organizado, y están aquí y han visto un templo tras otro, y han comido mucho. Esa es la linealidad de esto. Pero ¿qué tal si hay más? Ustedes se reúnen de un modo que crean un equilibrio y una confluencia con que ya no pensarán lo mismo de estas tierras; si nunca estuvieron aquí, se irán y el Nilo los habrá tocado, y la creencia de los antiguos de la vida de este Nilo los habrá tocado. Tal vez en los muros, su descripción de la belleza de la vida del más allá y la inclusión de todos, la consistencia de su enseñanza a través de los años hará un impacto sobre ustedes. Y cuando alguien diga «Que siempre puedas beber del Nilo» ustedes sonreirán y se darán cuenta de que no se trata de lo físico; es una grandiosa metáfora que los devolverá directamente a este lugar donde celebran la vida que está aquí, que los antiguos vieron, que preservaron en los muros lo mejor que pudieron como algo muy especial. Y sabrán que hay un plan.

Y siempre estarán los que digan, «Kryon, no respondiste a la pregunta, ¿cuál es el plan?» y la respuesta es sí. Sepan esto: este plan los incluye a ustedes, sus nombres, en este lugar, ahora mismo, habiendo experimentado algo con los demás, que es notable y tiene que ver con la iluminación, el equilibrio, y el crecimiento de su humanismo en un tiempo en que se lo necesita mucho, ya.

Váyanse diferentes de este lugar; váyanse más inteligentes sobre las culturas que no habían visto antes, o sobre qué significa apartarse.

Volveremos a esta tierra, y cuando lo hagamos y escuchen las canalizaciones, van a ser las mismas, honrando a los antiguos, honrando al divino femenino, recordando a la gente que los antiguos eran muy inteligentes para haber construido lo que hicieron, como humanos, y tener la sanación que tenían, y el notable progresismo que tenían, y de lo que algunos están recién enterándose hoy. Ustedes están en el lugar correcto en el momento apropiado, por si no lo sabían. Miren a la gente de modo diferente; por cierto, que cada uno de ustedes siempre pueda beber del Nilo. Eso es una metáfora (se ríe).

Y así es.

Kryon.

 

Tour Épico de Egipto, 4 a 24 de abril de 2019

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino – www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

Dejanos tu comentario sobre Última Despedida – El otro lado