Cuento con Mensaje La Fruta del Cielo

La Fruta del Cielo
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Había una vez una mujer que oyó hablar de la Fruta del Cielo; la codiciaba.

Le preguntó a cierto derviche, a quién llamaremos Sabar:

“¿Cómo puedo encontrar esa fruta, para así lograr el conocimiento instantáneo?”

“Lo mejor sería que estudiases conmigo”, dijo el derviche. “Pero si no lo haces, tendrás que viajar con determinación y a veces incansablemente por todo el mundo”.

La mujer lo dejó y buscó otro, Arif el Sabio; y después encontró a Hakim el Docto; luego a Majzub el Loco; más tarde a Alim el Científico y muchos más…

Ella pasó treinta años buscando, al cabo de los cuales llegó a un jardín. Allí se erguía el Árbol del Cielo, de cuyas ramas pendía la resplandeciente Fruta del Cielo.

De pie junto al Árbol estaba Sabar, el primer derviche.

“¿Por qué no me dijiste que tú eras el Custodio de La Fruta del Cielo cuando nos encontramos por primera vez?”, le preguntó.

“Porque entonces no me habrías creído. Además, el Árbol solamente produce fruta una vez cada treinta años y treinta días”.

 

Cuento Sufí tomado del libro Idries Shah – La Sabiduría de Los Idiotas.

Fuente: https://idriesshahfoundation.org/es/books/wisdom-of-the-idiots?gclid=CjwKCAiA9JbwBRAAEiwAnWa4QzqkP9dlZDj8_JLyDcA7EmAOtw0LomAIHjjgIv8d2R6JkqKpXa2LdxoCRhEQAvD_BwE

Dejanos tu comentario sobre La Fruta del Cielo