Cuento con Mensaje Mujer

Mujer
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

– Princesa?

– Si –

Salvada-sanada?

– Por supuesto

– Datos del príncipe?

– Perdón!!

– Los datos del príncipe que la salvó

– Ah!!!, no, a mi no me salvó ningún príncipe

– Como que no la salvó ningún príncipe, eso es imposible.

– Le parece?, puede ser, es cierto, quizás es un poco más difícil. Lleva tiempo, sabe, y a veces es muy duro y dan ganas de abandonar, y volver a ser la ser la no salvada-sanada-víctima de antes, pero sabe cuál es la diferencia?, cuando una se sana-salva a sí misma dura para siempre. Yo ya me había dejado salvar en otras oportunidades, pero claro, los príncipes hacen lo que ellos sienten-pueden-quieren, no lo que una necesita, entiende?, entonces una queda salvada-sanada a medias.

– Y ahora está completamente salvada-sanada?

– Sí

– E insiste en que lo hizo sola?

– Sí

– Entonces usted es una bruja.

– A ver, creí en mí, me di el poder que le había dado a todo lo demás, cosas y personas… me sane a mí misma, y de paso, y sin darme cuenta se sanaron varios de los que me rodeaban. Aprendí a creer en mí. Aprendí que yo estoy primero, y que eso no es egoísmo. Aprendí a no sentirme culpable por todo. Aprendí a darme el poder a mí y no a las personas o cosas. Aprendí que puedo no gustarle a todas las personas. Aprendí que puedo llorar, llorar mucho y eso no es debilidad ni depresión. Aprendí que no siempre hay que ser fuerte, que a veces la fortaleza esta en ser débil como el junco. Aprendí que lo mas importante es este momento, porque no vuelve. Aprendí que no vine a este mundo a arreglarle la vida a todo el que se cruza en mi camino. Aprendí a quererme, a quererme mucho y por sobre todo y todos. Sí, sabe que sí, tiene razón soy una bruja, y una princesa, y una alquimista. Sí sabe que sí. Soy una MUJER que se sano a sí misma.

Dejanos tu comentario sobre Mujer