Saltar al contenido
Esta página web usa cookies: Éstas se usan para personalizar el contenido, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.

Canalización Serie de la Iluminación – Shoud 2 – Parte 2

Publicada el
Mensaje de Adamus Saint Germain
Canalizado por Geoffrey Hoppe

Relájate en Tu Luz – Merabh

Tomemos una buena respiración profunda ahora mismo y pongamos un poco de música para llevar esto a un Merabh. Sé que muchos de ustedes están doloridos en este momento. Hay algo de ansiedad: “Tendría que estar sucediendo más. Debo estar haciendo algo mal. Nada de esto funciona”.

(Comienza la música)

“Otros están haciéndolo funcionar, pero no es para mí”.  No. Relajémonos. Relajémonos ahora mismo (pausa).

Recuerden – tuvimos muchas reuniones en los otros reinos, algunas de estas reuniones nocturnas – recuerden cuando hablamos de todo el diseño para esta vida, para el Tiempo de las Máquinas. Y yo mismo y algunos otros Maestros Ascendidos dijeron: “Ya sabes, eh, que va a ser una época interesante allí abajo, cuando vuelvas a la Tierra en esa vida, y va a haber momentos en que realmente quedas atrapado en toda la cosa vieja – hasta donde sabes ahora – y allí es cuando tienes que relajarte. Va a haber momentos en que estarás preguntándote qué hiciste mal, o pensando que esto es todo un montón de porquería, y está bien. Está perfectamente bien que te preguntes al respecto. Pero luego, solo toma una respiración profunda y relájate. Siente allí, otra vez, siente el por qué estás aquí (pausa).

No fue un error. Tú elegiste estar aquí (pausa).

Recuerda cuando tuvimos esas charlas y dijimos: “Sabes, no vas a estar solo. Yo estaré contigo. Tobías estará contigo. Muchos de los Maestros Ascendidos vamos a estar allí, ya sea que te guste o no. A veces puede que no te guste. Pero vas a estar allí con un grupo de otros humanos en todo el planeta. No se limita a una cultura ni a un idioma. Vas a estar allí con muchos, muchos otros, y, sabes, eso es probablemente una de las cosas que más consuelan; que no estás solo. Vas a poder conocerlos personalmente y de otras maneras.

Ahora, mira: estábamos hablando antes de que vinieras al planeta y para muchos de ustedes la internet ni siquiera era una realidad.

Vas a poder hablar con cada uno y compartir, y llorar cada uno en el hombro del otro. Eso es algo que nosotros no tuvimos. Los otros Maestros Ascendidos, no tuvimos eso. Esto va a ser uno de los regalos más grandes que ustedes se han hecho a sí mismos, estar allí con los otros”.

Habrá momentos en que tal vez no vaya lo bastante rápido en el planeta. Ustedes se preguntan si no habrán irradiado suficiente luz. Habrá momentos en que vaya demasiado rápido, y entonces ustedes tendrán mucha dificultad para seguir ese ritmo.

No se preocupen por eso. No se preocupen por el tiempo del reloj ni por cuándo sucedan las cosas. No es importante. Todo funciona. Todo se resuelve justamente de manera correcta. Pero aquí no estamos apurados.

Habrá ocasiones en que choquen contra la pared. Están atravesando tanto en su vida, a nivel biológico, trayendo luz a su propio cuerpo, que están perdiendo el juicio; están atravesando tanto que simplemente van y pegan contra la pared.

Recuerdo cuando les dije a muchos de ustedes que ustedes dicen: “Oh, no. Yo no. Ese de allá podría, pero no yo”. Sí, bueno, lo haces, y está bien, porque a veces el choque emocional y pegar contra la pared te reorienta, algo así como que te despierta.

No estaría sonriendo por eso si no supiera que ustedes van a recuperar el control. Van a levantarse en seguida. Van a tomar una respiración profunda y van a hacer que su energía se reoriente a sí misma.

Vas a darte cuenta de que solo estabas intentando pensarlo demasiado, y vas a levantarte y decir: “Vaya, no necesito trabajar tan duro. Solo tengo que dejar que mi energía me sirva y me guíe. Solo tengo que permitir el flujo de mi alma. ¡Oh! ¿En qué estaba pensando? Volví a mis viejos hábitos humanos de intentar controlar y manipular y hacer que sucedan cosas. Todo lo que tengo que hacer es estar presente. Eso es todo”.

Mucho está sucediendo ahora mismo – mucho, mucho – en el planeta, y hablamos de eso casi todos los días en el Club de los Maestros Ascendidos. Algunos están totalmente asombrados ante lo rápido que van las cosas. Otros de nosotros sabíamos que iban a ir bastante rápido, pero no tanto como esto.

Sabíamos que habría tiempos en que ustedes iban a llamar, a gritar, a dar alaridos y preguntarse si estaban haciendo lo correcto, preguntarse sobre sí mismos.

Nosotros sabemos, otra vez, que con todo lo que sucede en el planeta y cómo son ustedes, van a querer cargar todo esto sobre sí mismos. Quieren actualizarlo dentro de ustedes, aun cuando no es necesariamente suyo, ver si pueden trabajar para atravesarlo, si pueden dejar que las energías lo resuelvan y permitirles luego trascender y abrirse.

Ustedes quieren tomar todo esto dentro de sí como su cuestión personal, como si estuvieran armando un enorme rompecabezas en nombre de la humanidad. Y realmente no necesitan hacerlo, pero lo hacen. ¿Pueden hacerlo? Y luego sienten que si pueden hacerlo – “Me cargué toda esta porquería” – si pueden hacerlo, realmente cargarse, sobrecargarse, pero igual lo hacen, piensan que van a ser más efectivos entonces en traer consciencia y luz – ¡fíiu! – como el Maestro.

“Me cargué todo esto. Una sobrecarga, más que lo que nadie podría imaginar, y pude trabajar para atravesarlo. Fui capaz – ¡eh! – de transformar realmente todo en mi interior. Entonces ahora que hice eso todo dentro de mí, lo pongo afuera para el planeta”.

Síii, eso es bueno, pero no necesitan hacer eso. En cierto modo, sienten que están poniéndose a prueba. Están diciendo algo como “¿Cuán malo puedo ser.? ¿Cuánto puedo encargarme de todas estas cuestiones?”

¿Por qué? Eso es lo que le dije a mi querida amiga la otra noche. Le dije, “¿Por qué? ¿Estás tratando de probarme algo? ¿Estás tratando de probártelo a ti misma? ¿Por qué? No necesitas hacerlo. Si quieres hacerlo, eres bienvenida, y sí, hablaremos de eso tal vez en el Club de Maestros Ascendidos, pero es innecesario. Absolutamente innecesario”.

Luego le dije: “Solo relájate en tu propia consciencia, en tu propia luz”.

Eso es todo lo que necesitas hacer. No cargues estas otras cosas. Te están tumbando. Sí, trabajarás a través de eso eventualmente, pero ¿vas a sentirte mejor? ¿Algún nivel de más satisfacción? ¿Algo más cumplido?

Si piensas que sí, si piensas que haciéndolo rudo puedes tener una experiencia mejor y tu luz brillará más, adelante, hazlo. O no.

Date cuenta de que ya has hecho todo lo que necesitas hacer. Ya has cargado todo lo que necesitas cargar. Y date cuenta de que ahora mismo no necesitas atravesar todo eso. Ahora mismo solo se trata de tomar una respiración profunda, relajar y dejar que la pureza de tu luz brille sin agendas. Eso es todo.

“Depende de ti”, le dije. Vamos a observar, o yo voy a observar y ver lo que ella hace, lo que hacen todos ustedes.

¿Realmente van a permitir o van a continuar cargando las experiencias? A mí no me importa realmente. Estoy allí, de cualquier modo.

Pero ahora mismo, justo en este pequeño momento ahora mismo, solo relajémonos.

Relájense en su Realización.

Relájense en su Yo Maestro.

Relájense en esa gracia, la gracia de la vida (larga pausa).

No quiero disminuir lo que han estado haciendo, lo que cualquiera de ustedes estuvo haciendo, ni siquiera un poquito.

Es duro, y ustedes no me ven allí, excepto por estas ocasiones en que entro a través de Cauldre. No ven mucho de los otros Maestros Ascendidos.

Es duro, y ciertamente no quiero reírme de eso, de ningún modo. Pero quiero tratarlo livianamente. Tomemos juntos una respiración profunda. Juntos, una respiración profunda.

Solo relájense, ¿está bien? Solo relájense (pausa). (La música termina)

21 Realizaciones de Shaumbra

Ahora, cambiando de tema. Estoy especialmente complacido, deleitado, orgulloso de esta nueva creación de Shaumbra llamada 21 Realizaciones de Shaumbra.

Como Cauldre contó en su reciente artículo en la revista, yo llegué a él temprano en el año y le dije: “Cauldre, necesitas trabajar con los otros y tomar la sabiduría, reducirla a unos 20 puntos y ofrecerla a Shaumbra”. Sonaba como una tarea fácil. Yo sabía que no era así. Sabía que sería muy difícil. Difícil, no en sentido de sufrimiento, sino en “¿Cómo se toma todo esto, cómo se toma todo lo que se ha discutido y lo que se ha estado experimentando y se destila?

Fue una buena lección de destilar, pero también fue una belleza observar cómo salió todo esto. Y no fue solo el personal. Cada uno de ustedes estaba comprometido en ello de diferentes maneras. Cómo tomar todo esto, integrarlo en lo que resultó ser 21 puntos, no 20, sino 21 puntos. Y luego tomar no solo las palabras, no solo el punto individual, sino una breve explicación y luego convertirla en algo hermoso, energía hermosa. Quiero decir, estéticamente hermoso, sí, pero hermoso en energía. Y eso es exactamente lo que sucedió. Llevó casi un año hacerlo, pero, otra vez, justo a tiempo. Justo a tiempo.

Estamos lanzando esto, el Círculo Carmesí está lanzando esto, y lo que me gustaría que hagan todos ustedes ahora mismo es tomar una profunda respiración y permitirse sentirse a sí mismos en esto. Ustedes son parte de esto. Permítanse sentir su propia sabiduría en esto, así como la sabiduría de los demás. Su propia luz en esto.

Integremos esto todo junto ahora. Voy a pedir a la producción que reproduzcan la versión en video 21 Realizaciones de Shaumbra, y pido a todos y cada uno de ustedes que agregue su energía a esto ahora mismo. Traigan su energía a esto, de modo que, cuando salga más allá de Shaumbra, a los demás, que esté infundido con la belleza de su alma, de su sabiduría.

Entonces, Cauldre me está diciendo que esto dura unos 18 minutos. Les pido que de cierto modo se concentren en esto, traigan la consciencia dentro de esto. Yo volveré después de este video. Ahora, echen una mirada a su creación.

21 Realizaciones de Shaumbra (this video narrado por Geoffrey Hoppe)

Texto del video  21 Realizaciones de Shaumbra– Sabiduría destilada para su viaje al hogar

Número Uno – Yo Existo. Yo soy el que Soy. Todo emana de esto.

Esta es la pasión de tu consciencia: “Yo Existo. Yo Soy el que Soy. Siempre he existido. No tengo comienzo. No tengo final. Soy eterno. Puedo existir en formas diferentes. Puedo existir en esta vida como mi identidad humana, pero incluso cuando esa parte de mí va más allá, igual existo”. Todo fluye desde esto, tu puro estado de consciencia.

Número Dos – La Consciencia debe estar presente para que algo ocurra.

Para que exista cualquier creación o experiencia, la consciencia debe primero estar allí para percibir y llamarlo a su expresión. Sin la presencia de la consciencia para observar y experimentar su creación, la creación no existe excepto como un potencial. La Consciencia no procede de la materia; es la fuente. La Consciencia es la clave de todo; nada sucede hasta que algo es percibido.

Número Tres – Todo es un acto de la Consciencia. Todo es un acto de la Consciencia. Desde el rostro que ves en el espejo al impulso más débil; desde la iluminación más elevada a la brutalidad más oscura; desde el amor más profundo a la indiferencia más fría, de la víctima al victimario, del nacimiento a la muerte – todo lo que haces es simplemente un rol desempeñado por tu Consciencia con el propósito de una experiencia. Puedes cambiar el acto cuando quiera que elijas moverte desde el acto actual o desees tener una experiencia nueva. Es tu libre albedrío.

Número Cuatro – El viaje humano se trata de experimentar tu Consciencia y energía. La Tierra fue creada específicamente para que seres angélicos tomaran un cuerpo en una realidad ralentizada de modo que pudieran descubrir y comprender la relación entre la Consciencia y la energía. Tu Consciencia es pura, y tu energía es neutral hasta que es llamada a entrar en expresión por tu percepción y el deseo de experiencia. Comprender la relación entre la Consciencia y la energía es el propósito de la vida en la Tierra.

Número Cinco – La Energía es comunicaciones. Nada más, nada menos.

La energía es comunicaciones; no partículas, ni una fuerza, ni poder. Es lo que tu consciencia creó en el deseo de conocerse a sí misma. La energía está en un estado neutral hasta que se enciende por el deseo de la consciencia de tener una experiencia. Eso pone a la energía en movimiento, y su dinámica y diseño siempre van a estar en acuerdo exacto con cómo la consciencia se percibe a sí misma. La energía es una comunicación constante que la consciencia tiene sobre su propia naturaleza y estado.

Número Seis – Todo en tu realidad es tu energía.

Toda la energía es tuya, la canción de tu propia alma. La Consciencia percibe todo solamente a través de su propia energía, del mismo modo que solo puedes ver a través de tus propios ojos físicos, nunca a través de los ojos de otro. Por lo tanto, todo en tu realidad es tu propia energía convocada a su forma actual por tu percepción de tu propio yo. Aun cuando hay un diseño de energía “exterior” a ti, tal como la naturaleza de otras personas, tú igual llenas ese diseño con tu propia energía para ser capaz de percibirlo. No percibes a otros directamente como son, sino solo a través de tu propia energía. La energía no puede ser dada ni tomada, aunque puedes crear una ilusión de un intercambio tal. Depende totalmente de ti cómo percibir y recibir tu energía.

Número Siete – El Maestro permite que la energía le sirva.

Cuando todo en tu realidad es tu energía, ya no es necesario elegir, proteger o rechazar nada en tu vida. Como Maestro, entiendes que todo momento de la vida es tu creación, un regalo de tu Ser Libre a tu Ser Humano. Por lo tanto, puedes recibir plenamente tu energía en absoluta confianza y flujo, sabiendo que te está sirviendo en perfección. Otros no pueden robar tu energía, y tampoco puedes tú conseguir energía de algo fuera de ti mismo. En lugar de limitar, manipular, y resistir a la energía, un Maestro le permite que lo sirva.

Número Ocho – Toda energía busca resolución.

Tu energía está en neutral, hasta que toma una polaridad para formar y expresar una realidad. Está destinada a fluir libremente a través de la experiencia, pero suele atascarse debido a traumas, culpa, vergüenza, y otras cuestiones. Esta energía atascada puede entonces manifestarse en el cuerpo como dolores, molestias y enfermedad, y en la vida como repetición de patrones, problemas y desafíos. Cuando sueltas las cuestiones y permites la sabiduría, tu energía retornará a su flujo natural, trayendo sanación, resolución, y renovación.

Número Nueve – Tú eres tu propia Unicidad.

A través de la espiral atemporal de su existencia, tu alma ha generado incontables expresiones de sí misma. Y como la energía siempre encuentra su resolución, todas las vidas, los aspectos y las experiencias inevitablemente regresan a esta profunda unicidad interior. Todo – pasado, presente y futuro, cada potencial – ya está en tu interior. Tu Unicidad es soberana, no dependiente de cualquier otro ser ni fuerza, ni siquiera fusionándose con ninguna cosa fuera de sí misma. Tú estás en un viaje que culmina con el retorno a tu propia Unicidad.

Número Diez – La realización es una ocurrencia natural.

La iluminación es la integración plena de cada parte de ti mismo. La energía siempre se está moviendo hacia la resolución, lo que significa que tu Realización es una conclusión anticipada. No importa cuán profundo uno se sumerge en la experiencia, la canción del alma siempre te cantará de regreso al hogar. El humano no puede posiblemente diseñar y manufacturar su Realización. De hecho, ya estás Realizado y ahora solo estás pasando por la experiencia de cómo llegaste allí, como si viajaras de regreso a través del tiempo.

 Número Once – Tú no eres responsable de tu Realización

La Realización ocurre desde el deseo y la instigación del alma y del Maestro interior, que es la culminación de todas tus vidas. Como la expresión humana del alma, tu única responsabilidad es experimentar sensualmente el viaje. El destino está confirmado; cómo llegas allá depende de ti.

Número Doce – El futuro es el pasado sanado.

Como humanos, tendemos a construir el futuro sobre el pasado. El mañana probablemente se parezca a ayer; las heridas de la infancia crean vidas problemáticas; los asuntos no terminados conducen a reconexiones kármicas. Sin embargo, cuando uno suelta los problemas, se aparta del sufrimiento, y elige el amor a sí mismo, el futuro se vuelve muy diferente. Te das cuenta de que nada nunca estuvo equivocado; todo fue simplemente una experiencia que ahora puede ser entregada al alma y traída a la sabiduría.

Número Trece – El sufrimiento es para los tontos y para el clero.

La intención nunca fue que el sufrimiento fuera parte de la experiencia humana. Sin embargo, tal vez debido a la culpa original de venir a la Tierra y olvidarse del Ser, se afincó en la consciencia humana. No hay absolutamente ninguna necesidad de sufrir, ya sea para fortalecer tu carácter, pagar por tus pecados o para iluminarte. Puedes cambiar una consciencia de sufrimiento a una consciencia de alegría cuando quiera que lo elijas.

Número Catorce – Tú no eres víctima de nadie ni de nada.

Cada rol desempeñado por los humanos es un acto de consciencia, y todo en tu realidad es tu energía. Por lo tanto, ningún ser ni organización puede dañarte ni robar tu energía a menos que elijas desempeñar ese papel. Si crees que eres una víctima, crearás en tu vida ese patrón. Y toda víctima es siempre un abusador. Cuando sueltas el acto de consciencia de víctima y tomas plena responsabilidad por tu experiencia, te liberas.

Número Quince – La abundancia y la salud son estados naturales de ser. Tu alma existe naturalmente en la abundancia, el bienestar, la paz y la alegría. Es antinatural vivir en carencia, limitación y dolor. Permítete sentir tu estado natural de ser, y restaurarás tu estado natural de facilidad y equilibrio.

Número Dieciséis – Si tienes cuestiones en tu vida, es porque todavía estás obteniendo algo de ellas.

Lo que esté en tu experiencia de vida, está allí porque todavía estás obteniendo algo de eso. Incluso las cosas no deseadas están allí porque todavía te están sirviendo de algún modo. Tú eres el creador. Pregúntate qué estás ganando con este asunto y si estás listo para seguir adelante, soltarlo de tu vida y permitirle que se destile como sabiduría.

Número Diecisiete – Mas del 90% de tu biología y de tus pensamientos no son tuyos.

Tu cuerpo es mayormente producto de tus ancestros. Tu mente ha sido programada para seguir patrones, recoger creencias, percepciones y miedos de la familia, de los maestros, de amigos, noticias y de la consciencia de la masa – ya sea que estén expresados en alguna forma tangible o no física, como los pensamientos – e internaliza todo eso. Los humanos tienden a asumir todas las percepciones y experiencias que vienen desde adentro, pero pueden usar su percepción consciente para discernir qué es realmente suyo. Lo que es suyo es lo que eligen. Conserven solo lo que quieren, luego tomen una respiración profunda y dejen que todo lo demás se vaya.

Número Dieciocho – Solo tu alma puede sanar tus heridas, y solo cuando estás listo.

A lo largo de tu vida puedes huir de tus heridas, reaccionar a ellas, obsesionarte con ellas, buscar consejo, procesarlas, y tratar de sanarlas de incontables maneras. La verdadera sanación solo puede encontrarse liberando las heridas hacia tu alma y recibiendo su perdón. El alma tiene paciencia infinita y esperará hasta que hayas terminado con las cuestiones y estés listo para soltarlas. Entonces dará la bienvenida, sanará y transformará todo en sabiduría pura.

Número Diecinueve – Tú no estás obligado por la gravedad, ya sea física, emocional o social.

En el mundo físico, la gravedad es una fuerza que sostiene juntas a las cosas, y tiene la misma función en los reinos de los pensamientos, emociones, creencias, consciencia masiva, y más. En la física cuántica existe gravedad expansional, a veces llamada energía oscura. Permite todo desde la expansión del universo físico a la apertura de pensamientos, creencias y emociones. En la perspectiva limitada del humano, solo vemos y experimentamos la gravedad “hacia adentro”, pero de hecho también tenemos acceso a la gravedad “expansional” con objeto de movernos más allá de las restricciones de la mente y la materia.

Número Veinte – No hay Seres más grandes que el Ser Humano.

En tanto otros seres y civilizaciones pueden existir e incluso ser tecnológica e intelectualmente avanzados, son los seres angélicos en forma humana los que se han sumergido en lo más profundo, olvidado lo más duro, dolido más, y aún así, han seguido aprendiendo, creciendo, y eventualmente recordando. Como ángeles buscando el Hogar, hemos descubierto el amor aquí mismo en la Tierra. En las noches más oscuras, hemos elegido la luz. En el dolor más profundo elegimos la compasión. Y ahora nuestra sabiduría irradia a través de la creación, afectando al Cosmos entero. Ningún otro ser ha soportado y aprendido tanto como los humanos, creado cosas tan profundas y sensuales como el arte, la poesía y la música. Esto hace de los humanos los seres más sagrados y avanzados de todos.

 Número Veintiuno – Todo está bien en toda la Creación.

Tú adoptaste la condición humana para experimentar de las maneras más profundas y aprender sobre la consciencia, la energía y el amor a sí mismo. Ser humano nunca fue un castigo ni una maldición; fue una elección valiente para explorar y crear. Cuando estés plenamente realizado y ascendido del planeta, tus historias inspirarán y edificarán a otros incontables seres, porque eres la prueba viviente de que todo funciona. Con este conocimiento, puedes relajarte en tu Realización y experimentar estos años finales en el planeta de cualquier manera que elijas. Ningún ser con alma se pierde verdaderamente, y ningún problema queda sin resolver jamás.

Texto “Tú ya estás Realizado, y ahora solo estás pasando por la experiencia de cómo llegaste aquí”.

Adamus Saint Germain

LINDA: Oh, espero que puedan sentir la belleza y la gracia. Así destilada. Quiero decir, 24 años de trabajo, y tenemos este bello regalo de las 21 Realizaciones. Vaya.

ADAMUS: Por cierto, y fue un momento especial para mí justo ahora, porque tuve a todos los Maestros Ascendidos, reunidos en el Club de Maestros Ascendidos, por supuesto, mirando y observando. Preguntan mucho: “¿Qué haces con Shaumbra? ¿Qué está pasando con este grupo tuyo?” Y este fue el show estreno para mí, teniendo a todos ellos reunidos, y diciendo: “Esto es quienes somos. Esto es lo que hacemos.”

LINDA: Es hermoso.

ADAMUS: Y para mi querida amiga que me contactó esta semana, semana infernal, con toda su consternación y agitación y frustración. Después de conseguir que se relajara un poco, después de conseguir que entrara en su sueño sobre todo lo que se ha hecho en esta vida – conduciendo a esta vida y luego a esta vida – y a donde estamos ahora, yo dije: “En el Shoud del sábado tengo un regalo especial para todos. Mírenlo y siéntanlo. Agreguen su energía a él”.

Y miren cuán lejos hemos llegado en estos pocos y breves años en que estuvimos juntos. Miren cómo hemos traído tanta sabiduría y la hemos vivido. Ustedes la han vivido en su vida, y ahora la estamos dejando en libertad. La dejamos volar alto. La dejamos volar hacia otros, cualesquiera puedan estar en ese sendero buscando respuestas. Pero más que nada, buscando luz.

En tanto las 21 Realizaciones de Shaumbra están en este formato de libro (aquí) y en formato de video, los que lo vean realmente obtendrán, los lectores, lo que obtendrán es su luz.

Entonces tomemos una respiración profunda con eso, y para los del Club de Maestros Ascendidos tenemos quienes ahora sirven mi bebida muy especial, de la que tengo una copa aquí. Un brindis con el licor de Saint Germain, y a la salud de todos los Shaumbra por hacer esto posible. Agradecemos a todos y cada uno de ustedes. Salud (chocan las copas).

LINDA: Salud.

ADAMUS: Y salud, compañeros (Adamus mira hacia arriba elevando su copa).

LINDA: Salud.

ADAMUS: Esto es lo que hacemos (Linda y Adamus toman un sorbo del licor)

Y con esto, volveremos por más.

Tomemos juntos una buena respiración profunda. Relájense y dense cuenta de que lo otro obtenido hoy es que todo ahora mismo, las fuerzas, están aflojando. Todas las fuerzas – gravedad, magnetismo, electromagnetismo, la misma luz, todo lo que sostiene la realidad en su lugar, todas las partículas, todo lo que ellos llaman energía oscura, que es simplemente la fuerza gravitatoria inversa – todo lo que sostiene la materia en su lugar, todo está aflojando ahora mismo. De modo que es buena señal lo que todos nosotros hemos hecho y un buen recordatorio para que ustedes también se aflojen.

Con eso, todo está bien en toda la creación. Gracias.

 

Presentado el 4 de Noviembre al Círculo Carmesí

Traducción: M. Cristina Cáffaro

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Fuente: Traducciones Para El Camino

0 comentarios

Dejanos tu comentario sobre la canalización Serie de la Iluminación – Shoud 2 – Parte 2