Artículo Ardha Purvottanasana, Postura de la mesa

Ardha Purvottanasana, Postura de la mesa
0 comentarios. ¡Dejanos el tuyo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Este Artículo se encuentra bajo las categorías de En la categoría ,

Esta vez compartimos una postura simple de ejecutar, pero que requiere un gran trabajo de muñecas, brazos y hombros.

NIVEL DE DIFICULTAD: 2.

FOCALIZACIÓN: Fuerza, Movilidad

PARTES DEL CUERPO INVOLUCRADAS: Pelvis, Abdomen, Hombros, Glúteos, Brazos, Articulaciones.

Significado

Ardha significa mitad; purva se traduce como este; ut es un prefijo que indica intencionalidad o intensidad; el verbo tan indica estiramiento o alargamiento, y asana es postura. Purva, este, se refiere a toda la parte anterior del cuerpo, desde la frente hasta los dedos de los pies, pasando por el abdomen. La traducción literal es media postura de estiramiento intenso de la parte anterior del cuerpo, que es lo que ocurre al realizarla. Comúnmente se le conoce como la postura de la mesa, por la forma en la que queda el cuerpo al realizarla.

Cómo ejecuta la postura de la mesa:

  1. Siéntate sobre el mat, con los pies a una distancia aproximada de 40 cm de tu cadera y tus rodillas flexionadas. Cuida que tus piernas estén separadas entre sí a una distancia igual al ancho de tu cadera.
  2. Inhala y apoya las manos sobre el piso atrás de tu espalda, a unos 40 cm de tu cadera, con los dedos de las manos apuntando hacia tu cuerpo. Las manos deben presionar el piso alargando tu pecho. Exhala y haz una pausa respirando tranquilamente, como en la foto A.
  3. Inhala y eleva la cadera a la altura de tus hombros y rodillas, alarga tu cuello mirando hacia atrás con mucho control, pero si sientes molestias en el cuello o quijada, regresa tu cabeza hasta que pegues tu barbilla al pecho, mirando hacia el frente. Cuida que tus pantorrillas y tus brazos estén completamente verticales, formando un ángulo de 90° con el piso. Siente como tus manos y tus pies están muy activos sosteniendo tu peso, y contrae tus glúteos para fortalecerlos y darte apoyo, como se ve en la foto B.
  4. Exhala y lleva tu mirada entre tus cejas. Sostén la postura de 2 a 3 respiraciones.
  5. Si no te es posible sostener la postura, puedes fortalecer poco a poco los músculos involucrados, como son glúteos, muslos y piernas, dándole movimiento; al inhalar eleva tu cadera y al exhalar apóyala en el piso, en lugar de quedarte inmóvil con la cadera levantada. Haz esto de 4 a 6 repeticiones.
  6. Para salir de la postura, baja tu cadera lentamente y con control para quedar sentad@, en la posición que se muestra en la foto A.

Foto A

Foto B

Beneficios

  • Fortalece glúteos, piernas y espalda.
  • Flexibiliza hombros y muñecas.
  • Fortalece y flexibiliza el cuello.
  • Te ayuda a enfocarte en tu presente; y, al llevar la mirada entre tus cejas, te ayuda a estimular tu glándula pineal que, entre otras cosas, sirve para desarrollar la intuición.

Video:

El siguiente video está en inglés, pero fácilmente se observa como es su ejecucion.

Al ser una postura con pocas contraindicaciones puedes ejecutarla en tu casa, siempre realizarla con cuidado y lentamente. Una recomendación: abrir bien los dedos de las manos para protejer las muñecas al realizar la postura.

A practicar!

NAMASTE.

 

Edición: Romina Medina – Profesora de Hatha Yoga Dinámico

Fuentes: https:

  • //www.msn.com/es-mx/salud/ejercicio/yoga/postura-de-mesa/ss-BBtSDqi
  • Del libro «Yoga es vivir» por  Edaly Karenine.

 

Dejanos tu comentario sobre Ardha Purvottanasana, Postura de la mesa